RSS
Minientrada

WhatsApp Image 2018-03-13 at 11.15.15

I
Así como el color moreno de sus arenas,
así como la piel de sus mujeres,
un caramelo que mientras más tostado,
más derretido,
más apetecible al paladar es.

II

Cafecito endulzante de las papilas,
atrayente y ducho para controlar las pupilas.
Hermosura exótica de estos lares,
como canela aromática de los ensueños,
eres lechosa madura que surge deliciosa,
como el olor de la vainilla al ser desgranada.

III

Dulce fruto del árbol del cacao de origen,
quiero tomarla de entre sus ramas,
desenvainarla,
desgranarla,
para luego engullirla cual chocolate.

IV
Quiero germinarla,
plantarla,
cultivarla,
cosecharla,
engullirla como maná desarbolado de mis sentires.

V

Sabrosura de mis gustos,
de mis arraigos,
de mi gentilicio,
de mi bandera,
de esas ganas también moras,
igual de morenas como las suyas.

 

El Señor de las Letras.

 

 

 

 

Ganas moras.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , ,

Sueño de aliento y desasosiego.

tormenta pajaro lluvia

Detrás de mí el recuerdo de la humedad de tus labios,
delante mis sentidos gritan
como si fuesen pájaros cantarines al alba.

Sujetarte espero y de las alas intento,
con mis manos tomar y asegurar tu influjo, 
pero son mis piernas cuales lianas, las que abarcan tu gemido,
buscando sumergirlo en el fondo marino
en el que tu, mi ave, no puedas volar,
porque no quiero que escapes,
de esa red de ganas donde deseo que habite el rocío de tu aliento.

Ahí siempre podré mantenerte,olerte, inhalarte,
sostenerte en el deseo,
ya que mucha es la necesidad de tu presencia,
mucha la necesidad en la sinuosidad de tu palabra,
de la activa y devoradora forma como tu respirar la transforma,
extraño ese desasosiego que causa uno solo de tus hálitos,
esos que no sacia el agua,
pero si la brisa que produce el resollar de tu existencia.

 

El Señor de las Letras.

 

 

Etiquetas: , , , , ,

Adaptándome al neo-medioevo.

WhatsApp Image 2018-02-27 at 17.11.14Empezó siendo adoptado por cierto sector social a comienzos del Siglo XXI, pero con intenciones de permear a toda la sociedad entera a nivel mundial en menos de una generación, y es que el carácter cotidiano de la tecnología de punta, todo lo invade, todo lo cambia, la transformación es vertiginosa y radical. Siendo así, no debe causarnos extrañeza que la gran mayoría de la gente menor de 30 años crea que lo que es cotidiano y no puede ser alcanzado por el factor tecnológico, ya ciertamente no exista de hecho o esté por desaparecer.

Suena extremista lo anterior, pero ves que la cosa va en serio cuando notas que en la misa del domingo el sacerdote de tu iglesia ya no da el sermón sosteniendo el libro de las sagradas escrituras, sino que lo hace sosteniendo un IPad o un IPhone en la mano. Te das cuenta de ello en ese momento, aunque minutos antes hayas estacionado tu vehículo cerca de un punto de recargas eléctricas para carros que está junto en frente de la catedral.

Te detienes en tus pensamientos para concentrarte en la eucaristía, pero al fondo ves a un Dj atrás de su mezclador con los audífonos probando las mezclas que va a colocar durante las procesiones y las marchas de Semana Santa, a la espera de que el padre le haga señas para colocar la música de la misa.

Que no es tan así la cosa del mundo de los Millenials, ¡coño! – me digo para mis adentros – justo cuando delante de mi hablan dos niñas, que más bien parecen dos Kardashian con el mínimo de tela por ropa posible permitido para entrar en una iglesia, quienes conversando se dicen la una a la otra que asisten a estos sitios “neo-medioevos” para conectarse al wifi, que, si no, ni les pasarían cerca.

 ¡Neo-medioevo coño! ¡Qué más! Si hasta las iglesias de pueblo tienen wifi, los párrocos tienen ahora Redes Sociales y desde ellas nos convocan a las ceremonias y las liturgias de los domingos vía Twitter, que las monjas y los seminaristas usan Instagram y compran por Internet los formatos para preparar las misas diarias que le envían al cura. Ya solo falta que los pecados se puedan confesar al padre por Whatsapp y que este nos envíe las ostias a casa a través de FEDEX.

Ante tales evidencias, una vez terminada la misa, salgo con el termino metido en la cabeza, Neo-medioevo, palabra escuchada y aprendida de las modelitos aquellas en la iglesia. Con la curiosidad a millón llego a casa para investigar sobre el concepto, del que una vez leído, si bien me ha valido por conocimiento, con respecto a este escrito solo es atinente decir que los estudiosos se han preguntado por qué lo medieval sigue gustando a las personas hoy en este mundo tecnológico, a pesar de las abismales diferencias, sin encontrar respuestas ciertas.

En mi opinión creo que, si bien el hombre ha alcanzado grandes conocimientos y avances científicos, tecnológicos, necesita de un equilibrio que precisamente lo haga más humano y menos robótico, siendo por ello que, de manera casi empírica, incluso literaria y hasta espiritual, busque la explicación posible en la necesidad de una narración histórica romantizada que le permita clarificar el panorama confuso de los acontecimientos políticos y culturales de estos tiempos. ​

En todo caso, ya para finalizar, y en una onda muy Neo-medioevo les digo que las plataformas y los recursos tecnológicos bien utilizados pueden acceder a todos nuestros ámbitos cuando ello coadyuve a hacernos la vida más fácil y nos lleve a progresar más. Siendo así, comenzaré a utilizar la clave “Benedicto 16” para estar más comunicado durante la misa de los domingos, o la otra “devotasalespiritusanto1” cuando me toque estacionar y hacer diligencias cerca de la congregación de monjas que está cerca de donde me desenvuelvo diariamente.

Total, para mí, DIOS es la clave…

 

 

 

 

 

 

Etiquetas: , , , ,

Cadenas en la Mente.

WhatsApp Image 2018-02-20 at 02.57.24Hoy amanecí nostálgico de los viajes que tuve la dicha de hacer por cuestiones profesionales al oriente medio, por lo que al retomar la lectura del libro “La Historia de los Árabes” de Albert Hourani, recordé una fábula que alguna vez me contó uno de los empleados del Hotel Continental en la Bahía de Sharm El-Sheik, al sur de Egipto, en una de esas tardes del más intenso verano, de esos que caracterizan al clima del norte de África, en donde es tal la temperatura y la humedad, que justo frente a ti puedes experimentar esa especie de humo transparente que generan los líquidos al evaporarse.

Inmediatamente me transporté a las remembranzas de ese desierto dominado por beduinos con sus animales, y perfectamente extrapolé en mis recuerdos a una larga caravana de camellos que avanzaba por el Sahara hasta que llegaron a un oasis y los hombres decidieron pasar allí la noche.

Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal, pero, a la vez, tampoco querían perder al camello. Después de mucho pensar, uno de los miembros de la caravana tuvo una buena idea.

Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara al animal a un poste imaginario. Después, el camello se sentó convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar.

A la mañana siguiente, desataron a los camellos para prepararlos y alistarse para continuar el viaje, pero se dieron cuenta, que había un camello, que sin embargo, no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de él, pero el animal no quería moverse.

Finalmente, uno de los hombres entendió el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal. Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación, creyendo que ya estaba libre.

Tal acto, le hizo ver a todos los beduinos de la caravana, que hay creencias y costumbres que limitan la mente y estancan la vida, por lo que reflexionaron y se dieron cuenta de que mejor es ayudarse a sí mismo a descubrir cuáles son las cuerdas con nudos que no nos dejan progresar en los distintos ámbitos de nuestra vida, para así poder liberarse de ellas para poder progresar.

El Señor de las letras.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Una rara excepción.

 

 

Raras Excepciones

Si, benditas sean, porque por raras son únicas, son auténticas, son irrepetibles, no tienen copias.

Hoy quiero referirme a esas mujeres que son verdaderas y raras excepciones, pero no estoy hablando de aquellas que te cautivan con un alucinante físico sino de aquellas que en su esencia saben resaltar cualidades.

Mujer inteligente aquella que destaca por lo que es y no por lo que aparenta, mujer hermosa la que se cultiva y crece desde sus sólidas raíces, sus principios.

Maravillosa y rara excepción la mujer con garbo que no necesita un corpiño o un negligé para hacerse sentir y decir ¡aquí estoy yo! a pesar de que tenga los atributos (y muchos) para ello.

Me gustan esas excepciones a la regla convertidas en profesionales brillantes, las que por su propio tesón prefieren ser independientes y desde esa estabilidad individual e integral se relacionan y comparten sin depender.

Bendita la mujer excepcionalmente madre, deportista, trabajadora, chef, hermana, amiga, esposa, amante, forjadora, tierna, constructora, dulce, en fin, esa dama polifuncional y polivalente que además es infinitamente por sensual y provocativa, pero que no necesita de esa su belleza exterior para destacar, sino que irradia con foco propio, aquel que le emana de lo interno de su ser.

Felicidad a todas aquellas mujeres que se sienten “una rara excepción”

El Señor de las letras.

 

Etiquetas: , , ,

El hombre y su reverso.

WhatsApp Image 2018-02-19 at 00.34.03

Un científico, que vivía preocupado con los problemas del mundo, estaba resuelto a encontrar los medios para aminorarlos. Pasaba días en su laboratorio en busca de respuestas para sus dudas.

Cierto día su hijo de 7 años invadió su santuario decidido a ayudarlo a trabajar, por lo que el científico, nervioso por la interrupción, le pidió al niño que fuese a jugar a otro lado y viendo que era imposible sacarlo, pensó en algo que pudiese darle con el objetivo de distraer su atención. 

De repente se encontró con una revista en donde aparecía un mapa del mundo, algo que estaba precisando, pensó. Con unas tijeras recorto el mapa en varios pedazos y junto con un rollo de cinta se lo entregó a su hijo diciéndole: – Como te gustan los rompecabezas, te voy a dar el mundo todo roto para que lo repares sin ayuda de nadie –.

Calculó entonces que al pequeño niño le llevaría al menos 10 días componer aquel mapa, cosa que no fue así, ya que pasadas algunas horas, escuchó la voz del infante quien de manera calma lo llamaba: – Papá, papá, ya hice todo, conseguí terminarlo –.

Al principio el padre no creyó en el niño, pensó que sería imposible que, a su edad, hubiese conseguido recomponer un mapa que jamás había visto antes. Desconfiado, el científico levantó la vista de sus anotaciones con la certeza de que vería el trabajo digno de un niño.

Para su sorpresa, el mapa estaba completo.

Todos los pedazos habían sido colocados en sus lugares correctos. ¿Cómo era posible? ¿Cómo el niño había sido capaz? – Hijito, si tu no sabías cómo era el mundo, ¿cómo lo lograste? – Papá, yo no sabía cómo era el mundo, pero cuando sacaste el mapa de la revista para recortarlo, vi que del otro lado estaba la figura de un hombre.

Así que di vuelta a los recortes y comencé a recomponer al hombre, que sí sabía cómo era. Cuando conseguí arreglar al hombre, di vuelta a la hoja y vi que había arreglado al mundo –.

La moraleja de este cuento tiene que ver con esa conducta muy humana según la cual pretendemos o queremos resolver problemas más grandes, o incluso de otros, sin primero haber resuelto los propios.

Lo lógico y lo natural es que primero logremos el equilibrio interno, personal e integral de cada uno de nosotros, para luego así poder coadyuvar a emprender y ayudar en otras causas. ¿Quieres sanar el mundo? Empieza entonces primero por sanar tu vida.

Cuento con moraleja.

 

Etiquetas: , , , , ,

La calidez o las espinas.

WhatsApp Image 2018-02-18 at 18.53.32

Durante la era glacial eran muchos los animales que morían a causa del frío. Por esa causa los erizos, percibiendo tal situación, resolvieron juntarse en grupos para así protegerse mutuamente, pero sin percatarse que las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, justamente a los que más le ofrecían su calor.

Ante tal eventualidad, decidieron apartarse unos de otros y comenzaron a morir congelados nuevamente. Siendo la situación insostenible, tuvieron que hacer una dura elección: o aceptaban las espinas de los compañeros o desaparecían del planeta.

Con sabiduría decidieron volver a juntarse, aprendiendo así a convivir con las pequeñas heridas que las relaciones con personas muy próximas les podía causar, ya que se dieron cuenta que lo más importante era el calor de los otros…Y fue así, solo así, que sobrevivieron a las heladas.

Ante esta corta, sencilla, pero muy aleccionadora fábula, lo que quiero hacer significar es que las mejores relaciones afectivas son aquellas en las que se acepta lo que no nos gusta al uno del otro, y en las que se conservan las respectivas distancias, los espacios, es decir, el respeto mutuo para así no clavarse las espinas, sin menospreciarse, sin que exista el detrimento del uno por el otro.

Entonces ¿Cuál es la clave? ¿Cuál es el secreto? aunque no haya una receta absoluta en el relacionamiento entre los seres humanos, si se aprende a convivir con aceptación reciproca, con admiración por las cualidades mutuas, sabiendo brindar calor para recibir, pero también honrando los espacios y la individualidad de cada quien, entonces sin duda estaremos muy cerca de lo que queremos en nuestra vida.

El Señor de las letras.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,