RSS
Galería

Los Intereses tras la Noticia de la Supuesta Muerte de Osama Bin Laden

12 May

Dos caras de un conflictoEn Septiembre de 2001 la mayoría de los seres humanos sobre la faz de la tierra dieron credibilidad a la gran propaganda mediática según la cual, Osama Bin Laden, otrora gran amigo de la familia Bush (gobernante en el poder para la fecha, con quien además tenía grandes e importantes inversiones en diversas regiones de Estados Unidos) había sido el principal responsable de los supuestos “atentados al World Trade Center”. Se convertía así este ser DESCONOCIDO para el común de las personas, en el principal enemigo, no solo de EEUU, sino del mundo entero. De inmediato pasaba a ser este hombre barbudo, el terrorista más peligroso para la humanidad, ese al que supuestamente debía buscarse hasta debajo de las piedras.

No hace falta, ni es el interés de esta nota, centrar la información en la infinidad de elementos que no cuadran o concuerdan con esa historia de los supuestos atentados liderados intelectualmente por el otrora gran socio el 11/09/2001. Menos aún voy a describir las múltiples contradicciones, hechos inexplicables y cabos sueltos que dejaron las investigaciones del hasta ese entonces infalible Consejo Nacional de Seguridad del país que se creía contaba con la tecnología y el poder armamentístico más sofisticado (USA o EEUU, como se les conoce por sus siglas). Ese que hacía impensable que hechos como los sucedidos en el momento antes mencionado pudiesen ocurrir, más aún con el increíble grado de negligencia e incompetencia que posteriormente adujeron para tratar de justificar lo acontecido.

Sobre ese tema hay infinidad de documentos, análisis, vídeos y documentales en los cuales cada uno de ustedes puede conseguir y darse su propia opinión al respecto. Pero a lo que si me quiero referir en este artículo, es a las circunstancias (a la conveniencia, intereses y consecuencias) en las que esta noticia sobre la muerte de OBL sucedió, No hay que ser muy perspicaz para observar el porque un hecho como ese se de justo en un momentos como el actual, fundamentalmente por las implicaciones que su muerte pueda tener en el futuro inmediato, tanto a nivel internacional como en el propio seno interno de la sociedad estadounidense.

Resulta paradójico que la localización y muerte del enemigo y terrorista principal de los norteamericanos, el más buscado por EEUU en el mundo, haya durado casi 10 años escapando de la forma en la que supuestamente lo hizo, para luego terminar según la historia de folletines cómicos que luego nos quieren vender. Aunque más extraño aún (o conveniente diría yo) es el hecho de que su asesinato se haya dado justo cuando el problema del mantenimiento de tropas en Afganistán se tornase inmanejable e insostenible desde el punto de vista económico.

¿No les parece suspicaz que su desenlace venga a darse justo en momentos en que EEUU no consigue reducir sus problemas fiscales como tampoco le consigue la vuelta a una crisis financiera, tal vez la más importante en lo que va de Siglo XXI, la cual les ha tomado casi 2 años para intentar revertir?. Por lo menos les resulta “más que beneficiosa” esta noticia en el marco de su política exterior, me refiero a la foreign policy estadounidense, ya que la permanencia de sus tropas así como los reiterados ataques de estas en diversas zonas de Afganistán, les estaba haciendo cada vez más difícil e injustificada la empresa de defender la perspectiva supuestamente humanitaria de su intervención militar en ese país, tanto dentro del seno de su propia sociedad (sobre todo para varios sectores de la población, algunas instituciones del Estado y cierta parte de la oposición política), así como ante la comunidad internacional, para la cual la presencia de las fuerzas militares estadounidenses en diversas zonas del mundo árabe sigue siendo intolerable e irritante, cuestión que no solo afecta la credibilidad de la imagen exterior del gobierno del Tío Sam, sino que les suma más detractores en diversas organizaciones internacionales, tanto multilaterales como las gubernamentales propiamente dicho, en las que las propuestas de Estados Unidos son vistas cada vez con mayor reticencia y desconfianza.

Es en este marco, por su presencia en Afganistán e Irak, por su ocupación e intervencionismo así como por la actuación unilateral a la que supuestamente estaban condicionados por su “Guerra contra el Terrorismo”, que ocurre la localización y posterior asesinato del máximo lider de Al-Qaeda. Sin duda alguna que fue justo el momento en que una noticia como esa le cae como anillo al dedo al gobierno de Barack Obama, ya que es la excusa perfecta para salir de una zona en la que ya no ven utilidad alguna y en la que su permanencia les estaba acarreándo un desprestigio internacional bastante importante.

Como dije antes, no es un secreto que prolongar su estadía en Kabul les generaba cada día más detractores no solo ante la opinión pública estadounidense, las ONG nacionales e internacionales, así como ante cierta parte de la opinión pública mundial. También le seguía ocasionando una gran demanda de recursos monetarios, equipos y hombres, en momentos de una gran crisis económica – financiera. En definitiva era un gran gasto que ya no admitía solo la excusa de combatir (y sin éxito) en contra de un enemigo casi invisible que paradojicamente se multiplicaba como la espuma, ese que además era (erróneamente hay que decirlo) estaba siendo tomado cada vez más como modelo por otras agrupaciones subversivas en el mundo entero.

Si a ello agregamos el coste en vidas humanas de soldados y civiles estadounidenses, es obvio pensar que la anunciada muerte de OBL era al menos política, social y económicamente necesaria. En ese sentido su acontecimiento es la excusa perfecta que tienen para salir corriendo de semejante atolladero, de una zona que dejaron igual o peor que antes de que comenzara la guerra. De igual forma, esta noticia, que intentarán seguramente adornar de manera tal que les haga ver como “victoriosos”, también les sirve para “matar a otro pájaro con el mismo tiro”, ya que su suceso mucho tiene que ver con la situación interna de la que ya adelanté algo, debido a que producto del mismo sensacionalismo que genera el hecho en sí, se sacude y se le da un nuevo impulso a la candidatura presidencial del actual mandatario, Barack Obama, quien parecía sufrir de un notorio estancamiento de su muy cuestionada popularidad, la cual estaba tendiendo a la baja dado los escasos resultados de su administración con respecto a las expectativas que generó en un principio.

Recuerden que Obama accedió a la Presidencia de EEUU con gran apoyo de las diversas corrientes “minoritarias” que habían depositado en él sus expectativas. La campaña que lo llevó a la Casa Blanca estuvo centrada en el apoyo de algunos sectores del electorado estadounidense, quienes motivados por el hecho de ver en él a un hombre relativamente nuevo en el argot político estadounidense, así como por su ascendencia racial (primer gobernante Afrodescendiente que arribaba a la primera magistratura), supusieron que las mencionadas características lo hacían el idóneo para llevar a cabo cambios fundamentales durante su gestión, sobre todo en aquellas áreas sociales e inherente a los derechos de las minorías, cambios que según las encuestas, el gobernante afroamericano no ha impulsado decididamente.

Precisamente, por no haber impulsado los cambios que los ciudadanos estaban requiriendo de su administración, así como por el hecho de profundizar políticas continuistas del “Status Quo” que le precedió en anteriores administraciones (incluyendo las republicanas), es que ha perdido mucha de la popularidad que ostentaba al principio. Esta es otra razón, muy efectista por cierto, por la que una noticia como la de la muerte de Osama Bin Laden, significaría una especie de respiro, ya que muy probablemente acalle por un buen tiempo las críticas y hasta logré aumentar la maltrecha popularidad de Obama, justo en momentos cuando comienzan los sondeos de cara a las elecciones presidenciales del año próximo en ese país. Algo muy valioso para alguien con sus características, a quien además se le critica por mantener una personalidad algo grisácea, poco carismática y hasta tímida.

Por allí leí una interesante opinión de un articulista y bloguero que decía que si bien la administración Obama se había anotado un triunfo internacional en su lucha contra Al-Qaeda, que más que hacia afuera, este era un triunfo contra la derecha interna y radical en Estados Unidos. Según el analista, “para nadie era un secreto la relación estrecha, de intereses comerciales y de negocios entre la familia Bush y la Familia Bin Laden”, relación a la que también acusa de haberse confabulado “para crear terror y robarse el petróleo del mundo árabe”. Muchos dirán que tal comentario proviene de aquellos que se inclinan por la Teoría de la Conspiración, pero en la búsqueda de la mayor objetividad posible, me he hecho preguntas que al final terminan consolidando esa matriz de opinión, por descabellada que ella parezca. ¿Por qué Obama tuvo que “consultar acerca de este importante logro” con G.W Bush y Clinton antes de dar la noticia al mundo?, ¿Qué buscaba afinar con ellos antes de su pronunciamiento?, ¿Qué quería negociar si lo que buscaba (la eliminación física de Osama Bin Laden) iba en el orden de conseguir la limpieza que tanto interna como externamente los demócratas deseaban hacer luego del desastre humanitario y económico ocasionado y que les heredó la Administración Bush con sus socios?. ¿No es un contrasentido entonces que coordine y consulte que decir y hacer con quien lo metió en ese laberinto y fue incapaz de resolver el problema por casi 10 años?

Además, ¿No se suponía que ya OBL había muerto hace unos años?. Necesario es recordar las declaraciones de la “asesinada” ExPrimer Ministro de Pakistán, Benazir Bhutto, quien el 2 de noviembre de 2007, coincidencialmente un mes antes de que muriera en extrañas circunstancias, informaba al mundo que el otrora máximo líder de los Muyahadines había dejado de existir. Asimismo, ¿No se suponía que esta misma muerte ya había sido aseverada, previamente a lo indicado por Bhutto, nada más y nada menos que por el mismo Ex Presidente Bush?. Entonces, ¿No les parece extraño, absolutamente extraño, que se nos vuelva a decir qu han asesinado, por milésima vez, a esta persona?

Indudablemente que hay otras motivaciones e intereses que no alcanzo a vislumbrar. Ciertamente Estados Unidos, sus aliados, la comunidad internacional y el ámbito político-diplomático mundial sabe de sobra que la supuesta muerte de uno de tantos lideres y cabecillas de una de las innumerables organizaciones extremistas que existen y pululan por todo el globo terráqueo, no va a resolver en gran medida el problema del Terrorismo Internacional. Por el contrario, lamentablemente saben muy bien que sucesos e informaciones como la que nos ocupa en esta nota, históricamente sólo han incrementado el odio y el activismo violento y subversivo de los que en términos de hoy en día llaman terroristas.

Tan cierto es, que a instantes de darse la noticia oficial, el gobierno estadounidense incrementó su nivel de alerta e instruyó a sus Embajadas y ciudadanos al respecto.

Tratando de entender, me pregunto a pesar de lo ya desgranado, ¿Por qué Obama ha acabado con esa conveniente “Carta de Inmunidad” que les daba mantener supuestamente viva a esa persona y que la maquinaria bélica estadounidense venía utilizando convenientemente bien para justificar todas sus acciones militares e intervenciones? ¿Por qué ahora?, ¿Será que ya no les aceptan más el “Yes We Can”?, ¿Qué están preparando que necesite legitimarle con un supuesto “triunfo” o una “venganza” por las muertes del 11-S y las guerras que vinieron después?, ¿Por qué es necesaria la percepción de que Obama ha cumplido?. Ciertamente el interés ya no es Irak, eso es indudable, en donde si apresaron y exhibieron (con fotos incluidas), del depuesto Presidente y enemigo al que colgaron y mostraron como un trofeo. ¿No será Libia?, en donde no quieren tener participación directa y en donde sus aliados hacen el trabajo que por alguna razón se frenaron de hacer ellos mismos. ¿Van a mandar a sus chicos a casa o los van a concentrar convenientemente en donde les salga el terrorista acomodaticio de turno?, ¿Irán, tal vez?, ¿Será Corea del Norte?, Tic Tac, Tic Tac, ¿Por donde y con qué cosa nueva vienen?, no los puedo predecir, pareciera que estamos ante un cambio de estrategia o de modus operandi del país más poderoso sobre el planeta.

Sin Embargo no me refiero sólo a Estados Unidos y su mandatario de turno, no me centro en los convencionalismos analíticos tradicionales de quien quiere seguir siendo el gran hegemón, me refiero a aquellos otros que desde que existe la humanidad han llevado los hilos y destinos del planeta, así como su historia, siempre mandando desde atrás, tras bastidores. ¿Qué estará buscando el poder oculto detrás del poder?

Esta nota fue publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Torch.

Anuncios
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: