RSS

Reduciendo los Pensamientos Negativos

16 Ago

Me pidieron escribir sobre un tema que confieso es muy difícil de tratar, porque para ello hay que salirse de uno mismo y/o desdoblarse, ya que representa un elemento intrínseco del ser humano, y al ser yo parte de esta especie y por ende de su cosmovisión racional, también en menor o mayor grado soy susceptible de sufrirlos o padecerlos, por lo que les indico que lo que desarrollé en este espacio, está más bien relacionado con las herramientas y las prácticas que en el transcurso de mi vida fui aprendiendo con la finalidad de ir reduciendo su influjo, algo que no siempre pude o me fue fácil aplicar.

El tema en cuestión es el de la reducción de los pensamientos negativos, aquellos que se conciben desde el subconsciente y que permean significativamente la conducta, moldeando en gran medida la personalidad del individuo. Según el Diccionario de la Real Academia de la lengua española, la negatividad es la cualidad de ser negativo o pesimista, entendiéndose por negativa a la persona que tiende a ver y a juzgar las cosas en su peor aspecto, del modo más desfavorable.

Con sus bemoles, y no alcanzando ambas definiciones la acepción exacta de lo que aquí queremos plasmar, es importante que seamos conscientes de que los pensamientos son energías por lo cual podemos inferir que aquellos que más dominen en nosotros, indudablemente crearán y conformarán nuestras vidas. En ese sentido, un pensamiento negativo genera situaciones desfavorables (o las mantiene en el caso de que ya existan) por lo que es prioritario controlarlos y reducirlos lo más que se pueda.

Para controlar los pensamientos negativos lo primero que debemos hacer es aceptar su existencia, así como el hecho de que ellos surgen ante una situación específica que nos incomoda, que no podemos manejar o que no es de nuestro agrado. Ante ellos no hay que resistirse cuando aparezcan sino que por el contrario hay que reconocerlos y prestarles atención. Logrando esto, estamos dando el primer paso para ser menos negativos (reconocemos luego controlamos).

La negatividad es en efecto un pensamiento, por lo que si lo enfocas de esa forma no ejercerá tanta fuerza en ti. En tal sentido es recomendable ser tolerantes con nuestra propia forma de pensar para que podamos observar de manera inteligente lo que sucede en nuestra mente.

Cuando concienciamos e internalizamos lo anterior, ya podemos aprender a reprogramar nuestra mente con pensamientos que nos generan buenos sentimientos. Imagínenlo como si fuese un proceso de sustitución de archivos, es decir, véanlo como si estuviesen sembrando en sus cerebros nuevos pensamientos que repongan los anteriores y que con ello se produzcan cambios de pensamientos que a su vez impulsen modificaciones en los patrones de sus comportamientos tradicionales.

No es un paso sencillo, lo sé, cambiar patrones y modos de pensar se dificulta grandemente porque ello nos conlleva a salir de una zona “de confort” o “de resignación por miedo”, de la cual muchos no nos movemos fácilmente. Para ello se necesita, como para el resto de los ámbitos de la vida, de VOLUNTAD, mucha voluntad y constancia.

Importante es tomar la decisión de cambiar de pensamientos pero mucho más importante es poner en práctica esta decisión. Si lo hacemos indudablemente cambiaremos de conductas y beneficiaremos de mejor manera nuestros estilos de vida. Una vez que controlemos el pensamiento negativo, ya podremos elaborar una frase con la cual comenzar a gratificarnos y afirmar positivamente nuestros progresos.

Todos tenemos y necesitamos frases afirmativas que nos produzcan buenas sensaciones, son técnicas que muchos practicamos inconscientemente y que son altamente efectivas en su misión de llegarnos a la mente de forma positiva. De igual manera podemos visualizar estas frases, otra técnica muy poderosa que produce efectos casi inmediatos si la desarrollamos de manera continua.

En muchos casos la visualización es más efectiva que decirnos constantemente que no aceptamos un pensamiento negativo o tratar de resistirnos a él. Al aplicar la técnica de la visualización o cualquier otra técnica, debemos recordar que siempre es necesario conectarse con un pensamiento positivo y una frase afirmativa. Aplicarlas les llevará poco tiempo y les producirá buenas sensaciones.

Al respecto, si logramos disciplinar estas prácticas y hacerlas rutinarias en el proceso de nuestro desarrollo personal, podremos comprender y dominar de mejor forma la naturaleza de nuestro comportamiento. De la misma manera conoceremos y entenderemos más acerca de nuestros procesos mentales para así emplearlos de manera más eficiente. Del resultado de esa constancia y ese logro, ganaremos significativamente en confianza, seguridad y autoestima.

El liberarnos de patrones, de pensamientos que nos limitan, nos permite tener una vía expedita para alcanzar el éxito deseado en proyectos y trabajos, así como en nuestro interrelacionamiento con las personas a nuestro alrededor y con la sociedad en general. Esto última gracias a que nos facilita herramientas para crear mayor sintonía social, usando de forma efectiva el lenguaje verbal y la fisiología para transmitir de manera óptima los mensajes que queremos hacer llegar.

Reduciendo la propensión a la negatividad mejoraremos la relación con los compañeros (en el trabajo) y con los clientes (en la empresa), así como desarrollaremos un lenguaje correcto y exacto para el manejo de personas a nuestro cargo.

En las ventas nos ayuda a desarrollar habilidades para ofrecer de forma sobresaliente productos y servicios, satisfaciendo de manera óptima los deseos de los clientes. Nos enseña como aumentar la rentabilidad de las empresas, fomentando la fidelidad de los clientes y ampliando de manera efectiva las negociaciones.

En la salud nos aporta técnicas específicas para ayudar notablemente a mejorar las enfermedades a través del cambio de creencias o patrones mentales y desarrollando actitudes positivas con el fin de elevar la energía y aumentar la calidad de vida.

En la educación sirve de gran herramienta para profesores y maestros, facilitando en la enseñanza y a la transmisión de conocimientos basados en las necesidades de los alumnos, para que siempre estén motivados al aprendizaje.

Reduciendo la negatividad, los alumnos aprenden a dirigir su mente para formarse con mayor facilidad y para que realicen sus tareas con efectividad, así como les fortalece y les apoya para que definan sus objetivos y diseñen su vida hacia el futuro. De igual forma les ayuda a solucionar problemas como fobias, miedos, traumas, falta de autoestima, falta de confianza, depresiones, inseguridad y ansiedades entre otras afecciones psicológicas, claro está, siempre con la ayuda del educador y el especialista.

Para finalizar les recuerdo lo expresado al principio de este escrito, el pensamiento y la actitud negativa es otra característica más de las diversas que habitan dentro del ser humano, no lo puedes erradicar del todo pero si controlarlo y reducirlo de manera significativa. Yo sigo en mi propio proceso individual, y las técnicas que aquí compartí con ustedes me han servido de mucho.

Esta nota fue publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para BlackBerry Playbook.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 16/08/2011 en Culturales, Curiosidad, PNL

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: