RSS

Mágico no solo con el guante sino con los pies

30 Sep

Disculpen mi ausencia por estas dos largas semanas en que estuve haciendo algunas diligencias personales, viajando y viviendo, cosas que cada vez con menos frecuencia hago por la adicción que me induce la tecnología, pero por sobre todo las redes sociales.

El tema de hoy surgió casi sin tenerlo en mente estando en Oranjestad, capital de Aruba, a donde fui invitado por un amigo que trabajó en el “Aruba Music Explosion” entre el 22 y el 24 de este mes que ya casi culmina. Precisamente estando en uno de los intermedios de la noche latina de ese festival me percaté de que en un monitor cercano proyectaban imágenes en un programa de la cadena estadounidense ESPN en ingles sobre el pelotero venezolano, Omar Vizquel, las cuales me llamaron poderosamente la atención. Dado que me esperaban para ir a ver otra de las presentaciones musicales de ese día, sólo me dio tiempo para anotar el nombre del columnista que hizo la crónica para luego buscar la reseña y leerla con más calma.

Ya al día siguiente, ante de hacer un tour por Flying Fishbone, Tamariji, Divi, Eagle Beach, Palm Beach, Renaissance Island, Docks Oranjestad, Colorado Point and Oranjestad Downtown (no en ese orden precisamente, pero son los lugares que más recuerdo), y ante un buen desayuno con un clima excelente y mejor compañía, pude acceder por fin al portal web de ESPN en el cual aparecía el artículo “Omar Vizquel will forever be a magician” (Omar Vizquel será siempre un mago), del periodista Kim Kurjian, quien es escritor senior de la Revista ESPN y autor del libro “Is This a Great Game, or What?” (¿Es este un gran juego o qué?) del que si bien tengo mis comentarios, como también los tengo sobre la historia de este gran pelotero y orgullo nacional de los venezolanos, nada mejor que regalarles la traducción no oficial de dicha nota, sobre todo al cumpleañero de hoy, el gran cronista deportivo e internacionalista, Vladimir Ramirez Ruiz, a quien estoy seguro que esos párrafos bien traducidos inflarán de orgullo como me pasó a mi cuando tuve la oportunidad de leerlos.

Omar Vizquel siempre será un mago

“Un periodista viajó a Seattle en enero de 1998 para examinar de cerca las que tal vez son consideradas las manos más seguras en la historia del béisbol, específicamente para ver de cerca la técnica que posee Omar Vizquel. Los dos se hicieron lanzamientos por 15 minutos en el pórtico de la casa de Vizquel en un día frío y lluvioso, siendo la primera vez en dos meses que Vizquel tomaba un guante. Cincuenta lanzamientos recibió Vizquel, de los que aparentemente ninguno había entrado en su guante, cuando entonces listo, la pelota estaba en su mano de lanzar, y en su camino de regreso. El reportero no pudo ver el traslado de una mano a la otra, era demasiado rápido, por lo que exigió que se lo demostrara en cámara lenta. Vizquel estaba rebotando (o desviaba) la pelota de su guante a su otra mano que estaba a un pie del mismo. El había recibido 50 tiros, ninguno entró al bolsillo de guante y no se le cayó ninguno.

‘Omar’, el escritor preguntó incredulamente, ‘¿cómo eres tu capaz de hacer eso?’

‘Es mágia’, dijo él.

Ha sido una carrera mágica — quizás algún día, una carrera de Salón de la Fama — para Vizquel. Fue firmado por 2,000 dólares estadounidenses en 1984 a la edad de 16 años desde Caracas, Venezuela, y sigue aquí, 27 años más tarde, jugando en las Grandes Ligas a la edad de 44. Ha ganado 11 Guantes de Oro en el campo corto, sólo Ozzie Smith ha ganado más Guantes de Oro en esa posición. En el 2006, a la edad de 39, Vizquel se convirtió en el torpedero de mayor edad en ganar un Guante de Oro. Vizquel tiene 2,839 hits — más que Ted Williams, Lou Gehrig y Ken Griffey Jr. y más que cualquier otro campo corto de lo que nadie en la historia, además de Derek Jeter – y ha robado 401 bases. Vizquel ha jugado más partidos que cualquier otro jugador nacido en el extranjero en la historia de las Grandes Ligas. Él y Bobby Wallace (en 1918) son los únicos jugadores en la historia del béisbol en jugar un partido como parador en corto después de cumplir los 44 años.

‘De eso es de lo que estoy más orgulloso, que todavía estoy jugando, estoy compitiendo con la crema del béisbol a la edad de 44, jugando segunda base, campo corto y tercera base — no muchos otros chicos han logrado eso”, dijo Vizquel. “Me enorgullece el trabajo que he hecho. Y amo este juego. Tengo pasión por él. Me levanto todos los días con energía para ir al estadio. Me encanta jugar con los chicos. Amo el olor del juego, la resina de pino, los perros calientes. Amo todas las cosas alrededor del béisbol. Soy muy humilde. Le doy mucho crédito a mi mamá y a mi papá por llevarme a todos mis juegos cuando yo era un niño. Esto es lo que siempre he querido hacer.’

Cuando era niño, Vizquel desarrolló esas manos extraordinarias. Rutinariamente cargaba una pelota de goma o una pelota de tenis con él, y estaba constantemente arrojando algo, y atrapándolas a mano limpia. ‘Pero mis manos son realmente buenas porque he jugado en muchos campos terribles con piedras por todos lados’, dijo Vizquel. ‘Era realmente malo. En un montón de roletazos, el objetivo era no dejar que la pelota te diera en la cara. Así es como desarrollé la rapidez en mis manos. De jugar en esos campos, sentí que tuve una ventaja sobre todos los otros chicos’.

Cuando Vizquel firmó con los Marineros en abril de 1984, vino a los Estados Unidos con otros tres jugadores jóvenes de Venezuela. Vivieron juntos durante el primer año, pero en el segundo año, Vizquel optó por vivir con una familia americana con el fin de aprender el idioma y las costumbres. Los otros tres jugadores se quedaron juntos, nunca lograron pasar de la pelota Clase A y regresaron a Venezuela.

‘Muchos chicos tuvieron las mismas posibilidades que yo tuve, pero no las aprovecharon’, dijo Vizquel. ‘Yo sabía lo valioso que era, sabía el valor de todo lo que tenía, de hacer las cosas bien, de escuchar a mis entrenadores. El béisbol es algo más que talento, se trata de ser lo suficientemente inteligente como para adaptarse a las cosas. Yo no tenia 6 pies 2 pulgadas, 200 libras ni batear la bola fuera del parque. Yo sólo era un hombre pequeño con un bono de 2.000 dólares. Hubo 10 otros chicos [en Venezuela] que se veían mejor con el uniforme, y estaban más en los periódicos (estaban mejor en los papeles). Pero aprendí a ajustarme.’

Él pudo haber no sido el más grande, o parecer el mejor, pero nadie pudo atrapar roletazos mejor que Vizquel. Tan pronto como llegó a las Grandes Ligas en 1989 a los 22 años, la defensa dentro del cuadro de los Marineros fue significativamente mejor. Se convirtió en “Omar el hacedor de outs”, el hombre que atrapó de todo, incluso a mano limpia. En 1993, el no-hit no-run de Chris Bosio en Seattle fue preservado cuando Vizquel tomó con las mano sin guante un batazo de machucón de Ernest Riles para el último out.

‘Tomar la pelota a mano limpia no es tan difícil’, dijo Vizquel. Mira, cuando yo lo hago. La pelota está siempre al lado de mis ojos. Puedo verla. No tomo la bola a mano limpia aquí abajo o por allá arriba’.

Vizquel hace las cosas un poco diferente, no como se les enseñó a jugar a los torpederos su posición de juego en los Estados Unidos. Él atrapa las pelotas a la carrera, ocasionalmente coge la bola de revés en vez de colocarse en frente de ella y, a veces, con el sol como una ventana emergente en lo alto, capturará la bola de espaldas al plato para protegerse los ojos. ‘Les enseñamos a nuestros hijos, ponte en frente de la bola, derríbala (túmbala), deja que te pegue en el pecho, dijo Scott Bradley, el entrenador de béisbol de Princeton, y un ex compañero de Vizquel en Seattle. ‘Le pregunté a Omar,’ ¿Cómo se aprende a atrapar roletazos? Él dijo, ‘No nos dijeron para colocarnos siempre delante de la pelota, para derribarla, se nos dijo que siempre atrapáramos la bola de cualquier forma posible’.

Nadie en la historia del juego ha atrapado la bola mejor que Vizquel. Él y Ozzie Smith son, por definición, los dos mejores torpederos defensivos de todos los tiempos, lo que los califica por lo menos para estar en el debate sobre quienes son los dos más grandes jugadores defensivos de todos los tiempos. Cuando Vizquel se fue a Cleveland en 1994, y su equipo comenzó a llegar a los playoffs, el mundo del béisbol comenzó a tomar nota realmente de su brillantez defensiva. El ex entrenador de los Indios Buddy Bell, quien fue uno de los mejores antesalistas defensivos de todos los tiempos, dijo de Vizquel, ‘Él tiene las mejores manos que nunca he visto. Podía verlo tomar rodados todo el día.’

En el año 2009 con los Rangers, jugando todo el infield por primera vez en su carrera, Vizquel no ha cometido ningún error en 62 partidos. El año pasado, él firmó con los Medias Blancas y, en vez de usar el Nº 13, como lo hizo en Seattle y Cleveland, Vizquel eligió usar (con permiso) el Nº 11 como un homenaje a otro gran parador en corto venezolano, el Salón de la Fama Luis Aparicio, quien ganó nueve Guantes de Oro. Con los Medias Blancas, Vizquel cometió tres errores en toda la temporada, y terminó con una racha de 111 juegos sin pifias. Esta temporada, ha hecho un error en 54 juegos, incluyendo 41 aperturas. Los Medias Blancas de maravilla con él. Ozzie Guillén dijo: ‘Me gustaría que hubiese nueve hombres al igual que Omar Vizquel’. ‘El entrenador de bateo Greg Walker dijo: ‘Él todavía puede batear. Y quizás sea el de mejor forma en nuestro equipo.’

‘Fue increíble aquí,’ dijo el infielder de los Rangers Michael Young. ‘Gran compañero. Él podía mantener una corte mientras estaba tomando rodados en el estadio. Cada vez que me cuesta un poco a la defensiva, me gusta verlo tomar roletazos. El tiene un ritmo perfecto, y me ayuda sólo el mirarlo, porque su cuerpo nunca está apresurado (nunca se sobresalta). Cuando jugamos con los Medias Blancas, todavía lo veo tomar rodados, y eso me hace mejor’.

Todavía es muy emocionante ver a Vizquel tomar rodados durante la práctica de bateo, el movimiento fácil y fluido, las maravillosas manos. Después de tomar un cierto número de roletazos a su izquierda, derecha, viene hacia adelante, va hacia atrás, todo muy bien coreografiado, Vizquel tiene siempre algo de diversión para los últimos minutos de la practica, tira (y mueve) balones con su espalda, golpeando la pelota al segundo, mientras que de vez en cuando da patadas a otro balón al mismo segundo. Hay que tener buenas manos y grandes pies para jugar en el medio del cuadro en Grandes Ligas, Vizquel es con los pies casi tan bueno como con sus manos. Él era un gran futbolista cuando niño, y ese día en su casa de Seattle en 1998, recogió un balón de fútbol y regateó en el aire con los pies por lo menos durante dos minutos. ‘¿Cuándo fue la última vez que lo has hecho?’, se le preguntó.

‘Oh, tal vez hace cinco años’, dijo él.

Mágico, de hecho.”

 

Mi Epílogo sobre “Manos de Seda”

Este muy humano e inspirador artículo de Kurjian, si bien nos ofreció algo que los amantes del béisbol en Venezuela ya sabemos de sobra, a mi en particular me reveló una capacidad y características desconocidas de Vizquel como gran jugador de fútbol en su niñez, pero más aún, sobre su gran técnica para el dominio de un balón de fútbol.

Sinceramente le conocía más sus dotes de timbalero, salsero, pintor y sus consabidos intentos como cantante de música caribeña. De todas maneras, con dotes de futbolista o no, con sus otras características fuera del terreno que lo catalogan como polifacético, al momento de esta nota, el futuro como jugador activo de este gran beisbolista venezolano es incierto, ya que su contrato con los Medias Blanca de Chicago venció al terminar la temporada y por otra parte, quien lo llevó al club, el manager Oswaldo Guillén, ya no está.

Vizquel ha manifestado que todavía tiene para ayudar como utillity y como formador de jugadores del infield en la gran carpa. Su compatriota Guillén le ha recomendado que finalice su gran carrera en la Liga Nacional.¿Será que tal vez piense en llevárselo a los Marlins de Florida, equipo que dirigirá el mirandino desde la próxima campaña por 4 años?. Habrá que esperar, aunque es el deseo de millones de caraquistas y venezolanos que quieren verlo romper los récords que tiene a tiro y así poder allanar aún más su camino a la inmortalidad, al Salón de la fama en Cooperstown que es sólo un mero formalismo.

De mi parte, ciertos pareceres del gran quique (kike) en los tiempos en que le daba por venir a jugar por una semana o sólo un día con mi amado y glorioso equipo Leones del Caracas ya quedaron en el pasado, así como lamentablemente ya quedó en el pasado esta mi muy corta visita a Aruba, desde la cual escribí estas nota hace casi 5 días en el Queen Beatrix Airport como promesa a mi mismo de que volveré en un futuro cercano.

Aquí tienen el link de la nota en inglés http://t.co/BhATNd5L y en este otro en español http://es.pn/mOAYht por si desean tenerla con ustedes.

Esta nota fue publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta WordPress para Blackberry Playbook.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 30/09/2011 en Curiosidad, Deportes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: