RSS

PURO FÚTBOL (Parte I): Colombia

10 Nov

Se viene una ronda de jornadas más de las eliminatorias al Mundial Brasil 2014. Más dosis de fútbol, ese deporte que en nuestro país estuvo dormido por muchos años y que hoy es el estandarte donde se concentran las esperanzas de unión y reconciliación de un pueblo. La Vinotinto genera verdadera pasión, fervor, delirios diría yo, una cosa nunca antes vista por deporte alguno en esta tierra antiguamente proclive a juegos más anglosajones o norteamericanos. El béisbol y el baloncesto, en ese orden, parecen haber quedado atrás, relegados tal vez a un segundo y tercer plano por ese otro, masificador y de ámbito mundial llamado “Planeta Fútbol”.

Es tanto el fervor que genera por estos días el llamado deporte rey, que el tema de la clasificación al próximo campeonato del mundo se ha tornado casi que en un “Asunto de Estado” para los venezolanos, es el orgullo de un gentilicio y una camada de deportistas que creen que ya es hora de estar en su justo lugar, en la “élite de la geografía fútbol”.

Muchas son las expectativas y sueños, pero para acceder a esa difícil meta hay que ser ecuánimes y tener los pies sobre la tierra, hay que trabajar, ser parcos y ver las cosas con objetividad. En ese sentido, para aquellos que con el resultado ante Argentina pensaron que buena parte del camino ya estaba abonado, les voy a dar por acá algunos datos fríos para que entiendan que, aunque fue una gran victoria, todavía no se ha logrado nada y que falta un largo y arduo camino por recorrer. Si hacemos un ejercicio de extrapolación con respecto a la eliminatoria anterior, para esta misma fecha, Venezuela tenía el mismo récord que ostenta hoy, o sea, tres unidades en dos juegos.

Si profundizamos un poco más en ese ejercicio, les puedo decir que en la misma tercera jornada y ante el mismo rival, Colombia, la Vinotinto perdía ante el cuadro cafetero por la mínima diferencia (1-0) para luego ganarle unos días después a Bolivia en San Cristóbal, con resultado final de 5-3 en un juego que comenzó complicándosele al cuadro llanero. Al respecto, el propósito e idea de este ejercicio de extrapolación es lograr mentalizar al fanático, los medios, jugadores, cuerpo técnico y si se puede, al país entero, de que para lograr cambiar la historia de la anterior y todas las eliminatorias pasadas, hay sin dudas que arriesgar, con previsión eso sí, pero tratando de hacer algunas cosas de manera distinta a las anteriores, en la búsqueda de dar el necesario golpe en la mesa y poder decir: FIFA, Brasil, aquí estamos, por esfuerzo propio, sin repechaje, sin calculadoras, con autoridad.

Ahora, si queremos hacer diferencias, si queremos llegar al mundial, pues hay que romper con la historia. Para cualquier planificador, analista o estudioso de fútbol, incluso para el cuerpo técnico nacional, resignar los puntos en Barranquilla y sumar en San Cristóbal sería lo lógico, pero si lo analizamos con frialdad, quedaríamos en las mismas condiciones del proceso anterior, con 6 puntos en 4 partidos a sabiendas que para la quinta y sexta fecha a jugarse a mediados del 2012, se nos vienen dos partidos complicadísimos, Uruguay y Chile.

Señor@s, si queremos de verdad empezar a ser distintos, si queremos ser diferentes, si queremos patear esa historia del fútbol que no nos ha dejado “bailar en la sala mundial”, si queremos dar el salto de calidad, debemos sumar de a seis unidades por primera vez en una fecha doble, algo que nunca, lease bien, nunca en la historia del fútbol venezolano de selecciones hemos podido lograr.

Todos hablan de que hay que hacer respetar la casa y tienen razón, son 24 puntos en juego, que de lograrlos en su totalidad, serían un gran espaldarazo. Pero a quienes piensan así y se conforman sólo con los puntos de local, también les recuerdo que en el pasado proceso eliminatorio arribamos por primera vez en nuestra historia a 22 unidades, las cuales no fueron suficientes e incluso solo nos alcanzaron para quedar en un triste y sombrío octavo lugar (8), tan sólo superando a los colistas, Bolivia y Perú, respectivamente.

Con estas mis expectativas personales no busco irrespetar a los próximos rivales de la vinotinto, sé que ambos partidos serán muy disputados y que tanto Colombia como Bolivia merecen el mismo cuidado y atención, esto aunque el primero sea candidato mientras el segundo está atravesando uno de los peores momentos de su historia balompédica. Lo que quiero es que busquemos modificar patrones, que se obtengan mejores resultados que antes. En Barranquilla ya se ganó una vez hace justo 8 años, en el marco de las eliminatorias para Alemania 2006 y de la mano del anterior DT, Richard Páez, por lo que es perfectamente posible que vuelva a suceder. En todo caso el empate es al menos necesario, siendo que traernos un punto de esa caldera hirviente significaría mucho en lo anímico, ya que le haría ver a los rivales de la región que el temor ante nosotros también lo tienen en casa.

Claves del Partido contra Colombia

El cuadro de Leonel Álvarez es sin duda el favorito, no sólo para este encuentro sino para liderar toda la eliminatoria con Uruguay y Argentina. Está conceptuado dentro del Top 3 de la región y viene de ganar un juego histórico el 11 de octubre ante Bolivia en La Paz. Un ajustado 2-1 en el que dejó la piel con el que se siente aún más incentivado teniendo en cuenta que para esta doble ronda tienen la extraña suerte de jugar sus dos encuentros de local en Barranquilla, por lo que en sus planes está sólo sumar 6 puntos y terminar el año liderando la tabla con 9 unidades.

A pesar de ello el cuadro cafetero tuvo una sensible baja en el entrenamiento de ayer, Radamel Falcao García sufrió una lesión en el aductor de la pierna izquierda, producto de un mal movimiento al patear el balón, situación que le hará perderse al menos el partido ante la Vinotinto. Ante tal hecho, surge la figura de Carlos Darwin Quintero, el llamado “Científico del Gol”, quien estaba supuesto a partir desde la banca pero al que esta lesión del ariete del Atlético de Madrid le abre el camino. Ojo, este cambio obligado no representa una merma, por el contrario, en mi opinión puede representar incluso un peligro mayor para el esquema venezolano, en específico para nuestra zaga, la cual no se caracteriza por ser una de las más rápidas o de las más sólidas de la región.

Quintero es un muy pequeño ariete colombiano conceptuado como uno de los atacantes con mayor velocidad y desequilibrio en la primera división del fútbol mexicano y es uno de esos valores con los que cuenta Colombia, quien además quiere mostrarse, sobresalir y liderar, ya que no contó nunca para la selección de su país en las anteriores eliminatorias, siendo este su primer llamado al nuevo proceso de Leonel Álvarez .

Pararlo a él y a Teófilo Gutiérrez es la clave para la defensa Vinotinto. Al respecto, aunque no lo han anunciado como el sustituto de Falcao, lo más probable es que lo sea, ya que además de ser el más rápido atacante neogranadino como indiqué en el párrafo anterior, también es el de mayor desmarque y regate, pero por sobre todo, anda de mieles con el gol, ostenta una muy buena racha de cara al marco rival, situación que hace de su inclusión como titular, una decisión muy lógica de tomar. Siendo objetivos y enfocándonos en nuestras debilidades, a Venezuela le ha costado frenar a los puntas y mediapunta de gran velocidad. Aunque algunos me digan que el equipo que jugó contra Ecuador no fue el mismo que contra Argentina, puedo indicarles que también en el juego contra los gauchos a Di María y a Lionel Messi no se les pudo parar en esos 30 primeros minutos hasta que se les acabó el oxigeno (hasta que perdieron el fuelle), eso sin recordarles que la otra versión de nuestra selección, la que llamaron como la “B”, ese proyecto infame ideado en base al miedo, nunca pudo con el envión tipo tromba que siempre fueron Antonio Valencia y Christian Benítez, quienes terminaron triturándonos en el juego celebrado en Quito.

Para este partido existe otro factor defensivo a considerar a diferencia del juego contra los albicelestes. En esta oportunidad Fernando Amorebieta viene algo tocado e incluso llegó con lo justo a disputar el partido de su club que en España, el Athletic de Bilbao disputó contra el Barcelona, juego en el cual además de no estar al tope, salió expulsado y extenuado, algo que trajo como consecuencias que los catalanes empataran en el descuento por obra de Messi. El vasco pareciera necesitar descanso para estar al 100 por ciento y es mejor tenerlo a plenitud ante Bolivia que perderlo a mitad del partido contra los correosos colombianos. En ese sentido todo parece indicar que en su puesto será reemplazado por el Defensa Central del Celta de Vigo, Andrés Túñez, quien a pesar de haber sido convocado en varias oportunidades no ha podido debutar con la selección. Grendy Perozzo, quien también viene de una lesión en la planta del pie, pareciera todavía no estar listo para echar una mano en la defensa. Así que del entendimiento de la dupla Vizcarrondo – Túñez en el centro de la zaga venezolana está una de las variables que pueden incidir en el resultado del partido. En todo caso tienen muy pocos días para acoplarse y a todas luces su actuación será una incógnita.

El otro elemento clave será el esquema táctico que utilizará César Farías para enfrentar a los neogranadinos, si será irreverente y cubre la plaza que deja vacante Franklin Lucena (por lesión) con la incorporación de Luis Manuel Seijas, o si por el contrario se decanta por ser un poco más prudente y conservador, colocando al más defensivo Juan Guerra, del Unión Deportiva Las Palmas de la Segunda División de España, para acompañar a Tomás Rincón en la contención.

En mi opinión, Venezuela no debe dejar de lado las características del rival, está Colombia es una maestra en el contragolpe, en ese aspecto del juego basa sus potencialidades y fue con esa arma que derrotó a los bolivianos en el altiplano. En cambio, cuando le toca proponer y llevar las riendas del partido, se confunde, se desorganiza y se diluye en su juego como le ha pasado históricamente y como recientemente le sucedió ante Perú en los Octavos de Final de la Copa América. En tal sentido, colocar un esquema que los espere pero que a la vez tenga mucha vocación ofensiva, sería un planteamiento interesante en donde Juan Guerra, pero sobre todo Julio Álvarez, pudieran ser muy efectivos. Tal vez salga primero Guerra y dependiendo de cómo vaya el resultado, puede que lo reemplace el mediocampista del CD Numancia.

A quienes les gustaría ver a Luis Manuel Seijas como titular el día 11 de noviembre contra los cafeteros, de seguro piensan que el carabobeño y ficha del Standard Lieja podría acompañar a Rincón en la contención medular, bien sea pegado a la banda y obligándosele a sacrificar su vocación de ataque, o dándole mayor polivalencia, algo que sería arriesgado porque dejaría espacios que pueden sobrecargar a Tomás Rincón en su labor destructora y de recuperación. En su favor, “Luisma” está teniendo una gran temporada con su club en Bélgica, está en excelente forma física, ha sido determinante técnicamente hablando y está marcando goles. En todo caso la decisión final es del técnico, a quien ojalá todo le salga bien y podamos terminar esta nueva ronda “si no con 6 por lo menos con 4 puntos”. Terminar el año con 9 o por lo menos 7 unidades, ya nos haría mejorar con respecto al pasado que es lo que se intenta buscar, otra combinación distinta de resultados sería hablar de más de lo mismo.

 

Esta nota fue publicada “La Remolacha de las Esquina” por Gustavo Adolfo Agüero Cruz gracias a la herramienta WordPress para Blackberry Playbook.

 

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 10/11/2011 en Curiosidad, Deportes

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: