RSS

“Crónica Insegura de un Secuestro Anunciado”

11 Nov

El mismo miércoles 09 de noviembre de 2011, se apresuraban las voces de aquellos que anteponen el dinero, el lucro, el entretenimiento o la diversión. Era apenas el cuarto episodio de un enfrentamiento más entre los rivales capitalinos, Caracas Vs. La Guaira, pero la atención no se encontraba en el diamente, no, estaba centrada en una noticia que corría como pólvora tanto en el estadio como en los medios televisivos y en las redes sociales. Si, era verdad, habían secuestrado a Wilson Ramos, ese eterno prospecto del béisbol venezolano y ficha de The Washington Nationals (Los Nacionales de Washington). Se respiraba confusión, no se sabían los pormenores pero ya las voces agoreras indicaban: ¡Es un hecho aislado!, ¡Bueno, no debe afectar el campeonato, además ni estaba jugando!, ¡Seguramente por ser pelotero lo devuelven rapidito!, ¡Su familia pagará y listo, cual es el rollo! .

Me quedé unos instantes como en “Shock”, impresionado y sin saber que decir ante tales posiciones lapidarias. No sólo porque no me reponía a lo ocurrido al joven beisbolista valenciano que ya de por sí era para alarmarse, sino por los comentarios de esas otras personas a mi alrededor. Tanta normalidad, tanta frialdad, tal desparpajo son sin duda características inequivocas de una sociedad en franca descomposición. Por estar en donde estaba, por el fanatismo intolerante que se respira hoy en todos los escenarios y círculos relacionados al deporte profesional en Venezuela, sea cual sea el mismo, preferí no emitir opinión y traté de seguir las incidencias del cotejo, algo que fue prácticamente imposible luego de recibir una noticia de tal talante. Hay noticias, existen informaciones, simplemente ocurren cosas que por su gravedad hacen que lo que esté sucediendo en el momento pierda toda su importancia previa.

Eso sí, se me quedó en la cabeza esa frase lapidaria del fanático que me dijo “es un hecho aislado”, con ella en la mente me fui a casa algo perturbado. Ya estando en mi hogar, con la complicidad del silencio, con la ayuda de la memoria deportiva, esa que nunca me falla para las estadísticas de otros tiempos, empecé a recordar sucesos e infortunios relacionados al béisbol, los cuales me impulsaron a escribir esta nota aclaratoria para aquellos que se toman tan a la ligera hechos como el que lamentablemente le sucedió a Wilson Ramos.

¿Cómo pueden decir algunos fanáticos que no está en riesgo la seguridad del espectáculo deportivo, llámese béisbol o como se llame, si el mismo se desarrolla dentro de un país, una nación o una sociedad que está abiertamente afectada a diario por la inseguridad?, ¿Cómo pueden decir ciertos venezolanos, tan de a pie como tú y como yo, que lo de Wilson Ramos es un hecho aislado?, no lo puedo entender.

De cualquier manera, como todo es debatible y también es cierto que para convencer a quien piensa distinto hay que hacerlo con argumentos, con base, pues sirva esta mi “Crónica Insegura de un Secuestro Anunciado”. como sinopsis, recordatorio y llamado de alerta que nos permita sacudir la insensibilidad que nos carcome como sociedad, como nota que les permita despertar de ese marasmo en el que vivimos, para que así empecemos a exigir soluciones y respuestas concretas a este mal que afecta a todos los venezolanos por igual, sea un acaudalado deportista o una persona secular.

A quienes han declarado de manera infame que es la primera vez que secuestran a un pelotero profesional les recuerdo, que los jugadores tienen familia y allegados, que el secuestro per se no es el único delito que se perpetra contra quienes están involucrados en la actividad deportiva, en fin que hay muchas otras maneras en que el deporte venezolano se ha enlutado producto de la inseguridad reinante que vivimos, que por cierto no es nueva, es de vieja data.

Es tan cierto lo que digo que debo recordarles como el 28 de abril de 1995, el campocorto de los Tiburones de la Guaira, Gustavo Polidor, era asesinado por antisociales que le dispararon varias veces al intentar defender a su hijo de un posible secuestro, así como del robo de sus propiedades. La muerte de este insigne jugador del equipo salado no fue resuelta sino hasta el año 2004 cuando fueron sentenciados los culpables del hecho.

Lamentablemente la muerte de exinfielder no fue la única que sufrió el mundo del béisbol venezolano en los años 90’s, ya que en noviembre de 1999 era asesinado en el Estado Vargas el lanzador novato de los Navegantes del Magallanes, Roger Blanco, a quien también le dispararon para robarles sus pertenencias mientras visitaba a sus familiares aprovechando que tenía día libre.

Ese lamentable hecho ocurrió sólo un mes ante de otra muerte que afligió y enlutó a otra familia del deporte de los guantes y los bates, ya que en diciembre de 1999, fue asesinado en Caracas, Asdrubal Infante, serpentinero derecho de tan solo 18 años, prospecto de The Detroit Tigers (Tigres de Detroit). Este muchacho, quien también fuese hermano del Grandes Ligas Omar Infante, fue abaleado y asesinado para despojarle de sus pertenencias.

Ya en este siglo, el 21 de noviembre de 2002, otro jugador de renombre, Richard Hidalgo, el para ese entonces jardinero de los Houston Astros (Astros de Houston), fue herido en Valencia por unos sujetos que intentaron robarle su vehículo. En el incidente Hidalgo recibió un disparo en su brazo izquierdo, en el que afortunadamente no recibió gran daño ya que el proyectil no alcanzó ningún músculo o hueso de su articulación.

Otro caso, que de seguro si debe ser recordado por Ustedes, como consecuencia del gran despliegue mediático que recibió en su momento, fue el del secuestro de la madre del ex Grandes Ligas y lanzador derecho de los Leones del Caracas, Ugueth Urbina. El mencionado suceso fue perpetrado el 01 de septiembre de 2004 con la finalidad de pedirle al jugador un rescate de 6 millones de dólares. La señora estuvo en cautiverio (por 5 meses y 18 días) hasta que fue rescatada por el Cicpc el 18 de febrero de 2005.

Luego el infortunio y la tragedia tocarían las puertas de la familia del Grandes Ligas de los Arizona Diamondbacks (Cascabeles de Arizona), Henry Blanco. En este caso quien perdió la vida fue Carlos Simón Blanco, el hermano del hoy receptor de los Bravos de Margarita, quien en diciembre de 2008 fue secuestrado en su casa de Guarenas y pasó tres días desaparecido hasta que su cadáver fuese encontrado con 15 impactos de bala en Mampote, Estado Miranda.

En junio de 2009 fue secuestrado también en Guarenas, Estado Miranda, el hijo de 11 años del hoy receptor de los Texas Rangers (Vigilantes de Texas), Yorvit Torrealba, quien duró 36 horas de cautiverio y fue liberado previo pago de una elevada suma de dinero a sus captores. Desde entonces el joven reside en el Sur de la Florida, EEUU.

Sólo cuatro meses después, el 29 de octubre de ese mismo año fue hallado muerto en un basurero de la autopista Caracas-Charallave, Richard Manuel Méndez Zambrano, primo hermano de Víctor Zambrano, pitcher de los Navegantes del Magallanes, quien había sido plagiado 3 días antes (el lunes 26 de noviembre) en el Municipio Carrizal, del Estado Miranda.

No tuvo tiempo Víctor Zambrano, ex Grandes Ligas de New York Mets (Los Metropolitanos de Nueva York), de recuperarse de la muerte de su familiar cuando recibió otro duro golpe, ya que un meses después fue secuestrada su madre, Elizabeth Méndez, por siete hombres que entraron fuertemente armados a su finca en los Valles de Tucutunemo, del Municipio Zamora al sur del Estado Aragua. La señora Méndez fue liberada días después y se presume que luego del pago del rescate solicitado.

El miércoles 04 de diciembre de 2009, el segunda base venezolano de los Navegantes del Magallanes, Luis Rivas, ex Big Leaguer con los Minnesota Twins (Mellizos de Minnesota), sufrió una fractura en su fémur izquierdo al recibir un balazo de parte de varios antisociales que intentaron robarlo.

El 11 de enero de 2010, la inseguridad desbordada se cobró otra víctima relacionada al béisbol venezolano, cuando en la Urbanización Las Mercedes de Caracas Ángel Moisés Gúzman, hermano del lanzador del mismo nombre (perteneciente en Grandes Ligas a los Chicago Cubs – Cacharros de Chicago), fue asesinado de un balazo por tres sujetos que lo interceptaron para robarle su camioneta.

El 13 de noviembre de 2010, fue asesinado en el Sector Tronconal V, Barcelona, Estado Anzoátegui, el señor Alexi Amarista (38 años de edad), padre del jugador de Grandes Ligas del mismo nombre que pertenece a Los Angeles Angels of Anaheim (Los Angelinos de Los Ángeles de Anaheim), por resistirse al robo de un costoso reloj cuando celebraba el jonrón de su hijo que le daba la victoria a su equipo en la liga venezolana, los Caribes de Anzoátegui frente a los Bravos de Margarita en el segundo juego de una serie entre ambos equipos.

El último de este tipo de casos es el que le mencioné al principio, el acaecido en la tarde del miércoles pasado cuando dos sujetos fuertemente armados secuestraron al careta de los Tigres de Aragua, a las puertas de la residencia de sus padres, en la urbanización Santa Inés, al sur de Valencia, con quienes compartía en compañía de otros familiares. Al parecer el pelotero fue introducido en una camioneta en que se lo llevaron hasta la presente fecha cuando todavía se desconoce su paradero.

Lástima que a lo mejor esta crónica no les llegué a esas personas que tuve a los lados cuando surgió la lamentable noticia del rapto de Ramos, de seguro si leyeran sobre estos doce casos entre secuestros, robos, disparos y asesinatos, no serían tan arriesgados en afirmar tan tajantemente que lo sucedido la tarde del miércoles es solo “un hecho aislado”, pero por sobre todo, no estarían ahora tan firmes en decir que el campeonato de la LVBP no se ve afectado por este tipo de incidentes y que su organización puede garantizar tanto la seguridad como el normal desarrollo del calendario y sus otras actividades extras.

Esta nota fue publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 11/11/2011 en Curiosidad, Deportes, Opinion

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: