RSS

Simplemente un equipo más…del montón

14 Nov

Ya se viene la cuarta fecha de las eliminatorias sudamericanas rumbo a Brasil 2014. De la tercera quedaron muchas cosas para analizar pero me tope con esta “muy clara” nota publicada hoy en la “Columna de Eduardo Biscayart”, periodista deportivo argentino especializado en materia de fútbol, quien además es miembro del staff de la cadena ESPN. Biscayart hizo un objetivo recorrido de los juegos que se realizaron en la zona la pasada jornada, pero me llamo la atención uno que en específico hizo, sin sentimentalismos ni nacionalismos que incidieran, sobre la actualidad de la selección de su país. Quise compartir con Ustedes parte de su crónica de los lunes, ya que según mi opinión refleja a todas luces los cambios que en estos años ha experimentado el fútbol de la región, ese que ha visto acortar las diferencias entre los equipos de la zona y ha atestiguado, casi con incredulidad, como un antiguo gigante ya no es ni siquiera un ídolo de barro.

La Columna de Eduardo Biscayart

“Al extremo sur del continente, hay un país que futbolísticamente se desangra y no en la letra de un tango. Se trata de Argentina. De tumbo en tumbo, la albiceleste sigue marcando récords negativos. Tras la inédita derrota albiceleste en Puerto La Cruz ante Venezuela, llegó la nunca vista pérdida de puntos de local ante Bolivia, signos inequívocos de la confusión y la decadencia de la selección argentina de fútbol, esa que asimismo refleja el propio estado de depresión del fútbol argentino en sí.

Julio Grondona, perenne habilidoso en la lid política, ha perdido el “toque” que lo caracterizó en sus primeros 32 años de conducción para elegir técnicos capaces. Así, en estos últimos 3 años, al menos 4 entrenadores han pasado por la selección (Basile, Maradona, Batista, Sabella). Duro contraste con los primeros 25 años de mandato de “Don Julio”, donde sólo dirigieron 5 directores técnicos (Menotti, Bilardo, Basile, Passarella y Bielsa). Hoy Argentina es una expresión confusa y devaluada, carente de destino, y amenazada de no poder llegar a jugar el Mundial de Brasil 2014, aún pese a contar con el mejor futbolista del planeta.

El fútbol es de 11 y el debate sobre Messi es inmenso. Sin equipo, Leo no puede (muy pocos han podido). Lo peor del caso, es que la presión ha hecho que el del 10 del Barça juegue cada vez peor (un día de estos profundizaremos el rico debate sobre el duro contraste entre el Messi de Barcelona, y el Messi “argentino”). Amén de necesitar que Messi rinda mucho [más] de lo que lo hace vestido de azulgrana, Argentina requiere de un cambio profundo. Hoy, el equipo albiceleste hace agua por todos lados. Ya no se trata de “ganar y convencer” como exigía la prensa local antes del 1-1 con Bolivia, o de “recuperar la identidad” como pregonaba César Luis Menotti tras la derrota en Venezuela.

Argentina está tocando fondo, y debe volver a dar pasos de infante en lugar de ponerse a pensar que ya debe correr, si se me permite la figura. Mirar a los rivales “desde arriba” es algo que debe ser desterrado – sobre todo por ciertos sectores de la prensa argentina – y para salir del pozo en el que está, Argentina debe asumir esta “nueva realidad” que indica que tiene que luchar cada partido, partiendo de la base que indica que aquella superioridad que supo tener – justificada en la calidad de su juego y de sus jugadores – ya no existe.

Hoy, Argentina ha pasado a ser “un equipo más”, que cuenta con buenas individualidades, pero que ha demostrado carecer del más elemental de los funcionamientos en todas sus líneas. Dentro del oscuro panorama, su peor mal es el defensivo, eso pese a que sus recientes entrenadores han probado a casi 200 jugadores en total, [todos] en diversos amistosos inertes, la estructura defensiva no ha logrado renovarse. Más bien, se cae a pedazos.

Entre otras cosas, el fútbol es de fundamentos, de conceptos y de equipo. Argentina demuestra estar carente en esos tres aspectos básicos, y por ello, hoy marcha sin rumbo. Resulta muy pronto para hacer pronósticos sobre quiénes podrán llegar a Brasil 2014, y quiénes no. Pero lo que queda claro tras 3 jornadas en la CONMEBOL es que a esta selección argentina le va a costar mucho. Como dato anecdótico, cuando Brasil fue anfitrión en 1950, Argentina no disputó aquel mundial por cuestiones políticas (decisión del entonces gobierno de Perón). Esta vez, si Argentina no estuviera en 2014, será por razones pura y exclusivamente futbolísticas”.

Así terminó Eduardo Biscayart su nota, la que aunque también incluía otros análisis del resto de juegos de las eliminatorias, se tomó buena parte de su espacio para recordarle a sus compatriotas cual es la nueva realidad del combinado nacional albiceleste.

Esta nota fue publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 14/11/2011 en Curiosidad, Deportes, Opinion

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: