RSS

Boxing Day: Día para reflexionar y dar más que para recibir.

26 Dic

Hay una historia que cuenta que un acaudalado señor, al día siguiente de haber celebrado la festividad de Navidad con sus allegados en casa, decidió entregar las sobras así como otros recipientes con basura a un hombre pobre que siempre pasaba cerca de su morada. Al recibir aquel extraño regalo, el hombre pobre le sonrió y corrió rápidamente con los cestos de basura y los recipientes de comida. Vació aquellos que contenían los cachivaches y desperdicios, llenando estos de flores con la finalidad de regalárselos en su camino de regreso a aquel hombre de la casa. El hombre rico se asombró y le preguntó: “¿Por qué me has dado flores si yo te di basura?”, a lo que el hombre pobre le respondió: “Porque cada quién da lo que tiene en su corazón”.

Esta moraleja, que está relacionada a lo que escribía en mi nota anterior sobre lo desvirtuado que está la celebración e intención de lo que debe ser la “NATIVIDAD” para los verdaderos cristianos, me trae a la mente esas grandes congestiones en tiendas y centros comerciales (que no en las iglesias y otros sitios para el fortalecimiento del espíritu), esas que se dan con mayor e inusitada vorágine en estas épocas decembrinas, en las que la mayoría de las personas hipotecan hasta lo que no tienen sólo con el fin de consumir y comprar.

Es a esos que piensan que si no tienen aquellos bienes que desean (a veces con irracionalidad), para aquellos que se siente infelices sino pueden  comprar hasta el más mínimo detalle que les apetece, a los que sobredecoran sus casas y los sitios en que pernoctan, a los que compran 5 veces más comida y licor del que necesitan para estas fechas, es que va dirigida esta nota. La Navidad en esencia es una época para agradecer, sí, para dar múltiples gracias por esas cosas mucho más importantes que realmente tienes y de las cuales no te detienes a valorar.

La celebración del nacimiento de Jesús de Nazareth es un tiempo para dar gracias AL DIOS UNIVERSAL por habernos permitido su presencia en este mundo carnal, por lo que en esencia es una celebración de vida, sí, tienes que dar gracias de que ese ser OMNIPOTENTE al que llaman DIOS, decidió darte la vida entre millones de millones de otras posibilidades, al que tienes que agradecer también el mantenerte vivo. Además de ello debes ser consciente que no obstante ello, que ya es mucho pedir, te ha premiado con el maravilloso obsequio de la salud, un tesoro tan valioso como los anteriores.

Es “NATAL” una oportunidad para valorar que ese ser maravilloso, en su magnanimidad, te concedió la maravillosa dicha de tener un hogar, un sitio cálido para poder descansar, guarecerte del clima, un lugar cálido para compartir con otro obsequio no menos importante que los otros pero que en sí es el más fundamental para el ser humano en el plano espiritual, LA FAMILIA, sí, te dio la posibilidad de crear y conformar ese ramillete de personitas, las únicas que en realidad serán los que estarán a tu lado para apoyarte, darte ánimos y ser tu basa de fortalezas durante el transcurso de tu existencia.

Grandes regalos sin dudas los que te concede todos los días ese gran Dios, pero que no te detienes siquiera a agradecer porque estás muy afanado viviendo tu “exceso de presente”. Estás más pendiente de ese otro mundo lleno de banalidades, valores superfluos y bienes materiales, esos de los que la sociedad y el sistema necesitan que seas esclavo. Para ellos es urgente siempre que les des tu dinero, que les des tu vida, mejor dicho, que se la vendas si es preciso, pero primero tienes que consumir y gastar antes de que ya no te queden más recursos, ya que posterior a ello para nada les valdrás.

Y ah!, se me olvidaba, no satisfaciéndoles todo el aparataje publicitario que despliegan en todo medio disponible del que tienen al alcance para lograr su objetivo contigo, también tienen la grandísima habilidad de que seas tu mismo el que le inyectes ese veneno materialista y consumista a tus propios hijos y familiares. A mi me pasó alguna vez, debo reconocerlo, todavía estoy en el proceso de revertir décadas enteras recibiendo millones de comerciales y spots publicitarios, todos ellos subliminales, son más de 3 décadas siendo uno de los 7 mil millones de seres que como conejillo de indias han probado y seguirán haciéndolo en sus laboratorios mediáticos (Y ojo, no me estoy refiriendo a la connotación política que le dan en Venezuela, me refiero a algo más grande, de escala internacional y/o mundial que tiene otros fines que sólo la mera búsqueda del control del poder en un país).

En mi caso particular, he comenzado a revertirlo intentando ser más frugal, dándole más importancia a los momentos vividos que a las cosas que he tenido o tendré en esos lapsos. No compro con la mismas ansias ni la frecuencia de antes, tampoco lo hago en fechas pico o de consumo masivo, leo mucho más sobre cosas esencial y menos sobre lo superfluo, he incrementado mi melomanía (o sea, escucho más música), me tomo más tiempo para reflexionar sin dejar la esencia de la simpleza que todo ser humano debe tener, no me apresuro, no me hago esclavo de la inmediatez y la rutina del día a día. Me tomo los momentos que sean necesarios para observar la vida, para apreciarla en su justa y real dimensión. En ese sentido no soy más un código de barras o un cerebro parchado por marcas y modas.

Al respecto, y con el espíritu que anteriormente les describí como motivación principal, es que este año celebraré con más alegría y entusiasmo esa bella festividad llamada BOXING DAY, esa que conocí en dos países tan distintos pero con una misma raíz anglófono y anglosajona como los son la Gran Bretaña y Trinidad & Tobago. THE BOXING DAY no es otra cosa que aquella caridad que debe estar presente siempre en nosotros, ese don de compartir y de ayudar a esas otras personas (que no necesariamente tienen que ser pobres), ha aquellos que realmente lo necesitan, los que menos tienen, cualquier prójimo al que incluso no tienes que darle un regalo o algo nuevo, sino al que puedes obsequiarle algo de lo que tu tienes (en exceso) y que sabes que puede ayudarle o requiere. Es en esencia otra forma diferente de dar amor.

Esta festividad proviene de una tradición inglesa celebrada un día después de la Navidad, es decir, cada 26 de diciembre, donde se hacen donaciones a la gente de escasos recursos. En la época medieval se regalaban cajas navideñas a los sirvientes o personas que habían brindado un servicio durante el año. Las cajas se regalaban justo en el primer día laboral luego de transcurrida la Navidad. Hay que recordar que el 26 de diciembre por lo general era el día de descanso para muchos trabajadores que habían pasado la noche de Navidad sirviendo a sus “patrones”, sobre todo en Inglaterra, Escocia y Gales, así como en la mayoría de sus “Colonias de Ultramar”. El Boxing Day como celebración se consolidó y extendió con mayor vigor desde mediados del Siglo XIX, época histórica en que “se permitió” que los sirvientes en esos países pudiesen visitar a sus familias en la mañana del día después de Navidad, a quienes llegaban con las manos cargadas de regalos y con las sobras de comida de las casas para las que trabajaban.

Ya instaurada la celebración como tal, la misma se extendió por todos los estratos societarios británicos y es así como el sector obrero y proletario comenzó a beneficiarse del reparto de “las cajas de las propinas”, esas que durante todo el año mantenían los dueños y dependientes de los negocios, las cuales se abrían en Boxing Day para ser entregadas a sus trabajadores. Con el tiempo, mucho de los comerciantes comenzaron a dar modestos regalos a sus empleados (un precedente para los actuales aguinaldos), los cuales les colocaban en cajas que les entregaban en los terrenos de sus respectivas compañías. Todo esto siempre los 26 de diciembre de cada año. En las iglesias también se comenzó a colocar las famosas “cajas” de las propinas (que no de diezmos) y algunos adeptos iban recogiendo donaciones entre los más adinerados.

Siendo ya una festividad o rito, si se quiere nacional y hasta regional, las personas con un nivel económico alto comenzaron a salir a las calles a repartir algunas cajas con regalos y sobras de las comida de las festividades de Nochebuena en similar conducta a lo que ya mencioné que hacían los terratenientes. Paso a paso el Boxing Day se fue convirtiendo en la “Navidad de los Pobres”, por extenderse la creencia popular de que era la fecha en que los ricos daban la caridad y “las sobras de sus derroches” a estos seres menos afortunados.

En la actualidad esta celebración sigue desarrollándose manteniendo mucho de su tradicionalismo y su gran carga histórica. En Inglaterra y algunos lugares que alguna vez fueron parte del imperio británico, ahora parte de la Mancomunidad Británica (COMMONWEALTH), como Australia, Bahamas, Botswana, Canadá,  Chipre, Estonia, Ghana, Guyana, Hong Kong, Jamaica, Kenia, Montserrat, Nauru, Nigeria, Nueva Zelanda, Países Bajos, Reino Unido, Samoa, San Cristóbal y Nieves, Sudáfrica, Suecia, Tanzania, Trinidad & Tobago y Niue, las familias se reúnen el día 26 para compartir el “Día de abrir las Cajas”, fecha en que promueven ciertas donaciones, caridad y la entrega de regalos a organizaciones sociales, auspicios y a vecinos desconocidos, así como para ver el fútbol (la liga inglesa o Premier League siempre pauta partidos para esta fecha) y convivir en armonía ayudando a los demás.

Ah! para terminar, es importante y a destacar el hecho de que no se debe confundir Boxing Day con la festividad católica de San Esteban, ya que esta es muy distinta y tiene otros fines más religiosos y de menor carácter social. Tal vez si han visitado o vivido en alguna de estas naciones, habrán observado que no siempre esta festividad se celebra un 26 de diciembre, y es que en países como Trinidad & Tobago, la festividad es desplazada hacia el próximo día hábil en caso de que el 26 caiga en día sábado o domingo.

Esta nota fue escrita y publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz, para el “Blog de Gustavo” a través de la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 26/12/2011 en Culturales, Curiosidad, Historia

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: