RSS

Lo que quedó luego de un triple empate: Catástrofe para un histórico de la LVBP

23 Ene

Ayer se escribió una página más de la historia del que todavía sigue siendo el deporte preferido de todos los venezolanos. Atrás quedaron los problemas de organización, la inseguridad (que hasta afectó el desenvolvimiento normal del torneo producto del secuestro a un jugador de uno de los conjuntos participantes de la liga), el cada vez más inaccesible precio de las entradas, la disminución notable de la calidad del espectáculo, en parte también producto de las innumerables restricciones que Major League Baseball (MLB) impone a las ligas caribeñas en su nefasto Winter Agreement, así como por el hecho de asistir a un torneo agotador, que hasta por condiciones climáticas se vio forzado a tener muchas fechas seguidas, casi sin descanso.

A pesar de todos esos inconvenientes, el más vetusto y anciano estadio de los que quedan en la Liga de Béisbol Profesional Venezolano, el Estadio de la Universidad Central de Venezuela, se engalanó para recibir una triple jornada, de esas que sólo se habían dado dos veces antes de la fecha de ayer (en las temporadas 1994-1995 y 2008-2009). Ahora el protagonista no era el equipo consentido de la ciudad, los Leones del Caracas, el equipo con mayores logros en la liga y el de más tradición en el béisbol vernáculo.

Ahora el protagonista era el otro conjunto que reside en el mismo parque de pelota, ese que en su propia región no puede albergar un estadio con las capacidades para un torneo de envergadura nacional. Era el turno del equipo siempre sufrido, ese que hasta ayer tenía muy pocas cosas que celebrar en el último cuarto de siglo, el que a veces llegó a ser el hazme reír de la liga, le tocaba el turno a Salserín, las Sardinas, los Escualos, los Salados, el Sushi de Sardinas, el equipo apto sólo para jugar en los Criollitos de Venezuela, todos sobrenombres que comúnmente llegaron a recibir de acuerdo al vulgo popular. El equipo pobre del Distrito Capital, ese que se parece o hace las veces de los Mets frente a los Yankees, en Nueva York, o de los Cubs frente a los Medias Blancas, en Chicago. Eran los Tiburones de la Guaira, un equipo del que sólo se conoce en el exterior por los ingentes esfuerzos de su ex-jugador más famoso, Oswaldo Guillén, sí, ese manager venezolano que fue campeón de la liga estadounidense de béisbol profesional (que no Serie Mundial, porque dista mucho de eso) precisamente con los Medias Blancas de Chicago, en 2005, quien incluso en su reunión con los medios para informar su salida de ese club norteamericano, lució una gorra de su viejo equipo salado, ese que esta vez tenía su oportunidad de ser noticia por sí mismo, como conjunto, con la intención de acceder a una instancia final, esa que puede acabar con los 25 años de pesadillas y frustraciones de todos los varguenses.

En frente tenía al otro equipo histórico del país, los Navegantes del Magallanes, ese que se reparte con los Leones del Caracas las preferencias de la mayoría de la fanaticada nacional, equipo que además es el segundo en el historial de campeonatos obtenidos en la liga, precisamente detrás del conjunto melenudo. Ya en el partido de desempate, en la propia entrada del comienzo, algunos fanáticos salados remembraron sus peores pesadillas cuando el equipo rival anotaba su primera rayita, el ambiente había pasado de la algarabía al total silencio, parecía que otra vez el destino se ensañaba contra los Tiburones, avizoraban otro año de fracasos, hasta que la providencia decidió dejar de cebarse con tan infortunado team varguense. De repente, como tomando un segundo aire, el lanzador estadounidense, bastante inefectivo, sin control y con poca rapidez en sus lanzamiento, pareció resurgir de la nada, para salir del atolladero en que se encontraba para así evitar males mayores. Apenas un mínimo daño se mostraba en la pizarra, lo que motivó y encendió los gritos, la algarabía, la música de samba y las pasiones de una fanaticada frustrada por muchos años. El escuchar esos ritmos debe haber sido como profético para ellos mismos, muy poco acostumbrados a escuchar las notas de tan pegajoso ritmo brasileño, por estos meses del año. El Tiburón volvía a resurgir de su letargo.

Con ello renació la fe de un grupo que había nacido en la adversidad. Pocos, muy pocos de ellos nacieron antes de que el equipo que defendían hubiese ido a su última final, esa en la cual les fue tan mal que incluso fueron barridos en 4 juegos, hasta con un No Hit No Run en el último encuentro, ese que les endilgó su odiado y enconado rival, los eternos y Gloriosos Leones del Caracas del pitcher Urbano Lugo. Pero eso era historia, eso no importaba, con ellos estaba el recuerdo y el influjo de Carlos “El Café” Martínez, quien desde otro plano existencial asistió a la graduación de su hijo como pelotero de importancia, “el cafecito”, quien 25 años después, como su padre, enrumbaba a punta de batazos a unos enguerrillados compañeros que tienen sed de grandeza.

El resto de lo ocurrido ayer ustedes lo saben, tanta espera, tanta frustración, tanta ansiedad y ganas acumuladas, les hizo dar una paliza histórica de 16 a 1 al equipo valenciano, y con ello cerraron un ciclo eliminatorio que dejó estadísticas muy interesantes de revisar antes del inicio de la Gran Final de la Temporada 2011-2012.

Datos de la Liga Venezolana de Béisbol Profesional previos a la Final de la Temporada 2011-2012:

1) Con su derrota de ayer, oficialmente los Navegantes del Magallanes cumplen una década sin obtener algún título de liga.

2) Al llegar a 10 años sin ganar, ese mismo conjunto de los Navegantes del Magallanes se sitúan en el cuarto (4to) lugar con la racha negativa más longeva sin obtener títulos campeoniles.

3) De igual forma el equipo bucanero, al llegar a una década de fracasos continuos, sólo es superado en tan nefasto récord, precisamente por el equipo escualo que les eliminó ayer (con 25 años sin títulos), por el conjunto zuliano de los aguiluchos (con 12 años de derrotas contínuas) y los Cardenalitos de Lara (con 11 decepciones seguidas).

4) Pero la racha de 10 años sin ganar por parte de los Navegantes del Magallanes no representa el peor ocaso de ese equipo, ya que el peor récord para la franquicia del cabriales en lo que respecta a sequías campeoniles es de 15 años, el que incluso era el peor registro en el ostracismo de la liga hasta que fueron superados por los mismos Tiburones de la Guaira.

5) Ya con respecto a los datos inherentes a la final de este año, es importante precisar que la misma contará con 2 equipos que ostentan 15 campeonatos de liga entre ambos, ya que Tigres de Aragua tiene (8) y Tiburones de La Guaira (7).

6) De ganar los Tiburones de La Guaira, este conjunto llegaría a 8 títulos y alcanzaría justamente a los Tigres de Aragua (con 8 triunfos) en el tercer lugar entre los equipos más ganadores de la liga, sólo detrás de los Leones del Caracas con (20 títulos) y Navegantes del Magallanes con (10 campeonatos).

7) Por primera vez bajo la modalidad de eliminación directa según el formato de Round Robin (sin divisiones), se enfrentarán en una final el 1er y 5to clasificados de la Ronda Eliminatoria.

8) Es importante resaltar que bajo este formato nunca ha sido campeón un equipo que llegue en ninguno de esos puestos (1ero y 5to) en la Ronda Eliminatoria, por lo que el ganador será el primero que loo haga bajo este parámetro en la historia de la LVBP.

9) Por tal motivo, quienes estaban más alegres con la clasificación de los Tiburones de la Guaira eran los propios jugadores de los Tigres de Aragua, ya que Caribes de Anzoátegui y Navegantes del Magallanes (segundos y terceros, respectivamente, en la ronda eliminatoria) eran los equipos con mayor probabilidad estadística de ganar el campeonato de la actual temporada.

Los números estadísticas son una cortesía de mi parte (Gustavo Adolfo Agüero Cruz) para aquellos que gustan de las leyes de las probabilidades y estadísticas y han sido elaboradas y publicadas sólo para “El Blog de Gustavo” gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

Anuncios
 
 

5 Respuestas a “Lo que quedó luego de un triple empate: Catástrofe para un histórico de la LVBP

  1. Blackimir

    23/01/2012 at 3:55 PM

    Muy bien Gus….completo análisis……..un abrazo!!!

     
  2. julio pacheco

    23/01/2012 at 6:06 PM

    jajajajaj la vena literaria te aflora compañero, pero lo leoncito te acompaña a lo largo del texto dejando salir la tristeza por el equipito melenudo al no haber hecho éeste nada significativo esta temporada…Te felicito y te compadezco….porcierto, hay que destacar que por lo menos fuiste objetivo al reconocer que MAGALLANES es el equipo con mayor afición!! jejejejej….no lo escribiste pero se lee entre lineas!!

     
    • guftahot

      01/02/2012 at 2:03 PM

      A mi gran amigo, Julio Pacheco, la respuesta a su comentario se la hice como dicen en estos tiempos, On Line.

       
  3. Walter Braum

    24/01/2012 at 12:02 PM

    La arrogancia caraquista sale por tus venas. Se te nota cuando hablas de Gloriosos. Te informo que el futuro de los Gloriosos Gatos con su pésima negociación de buenos jugadores, puede ser mucho peor que la racha de fracasos de tiburones, bucaneros y cardenales en sus peores epoca. Ustedes están prácticamente desmantelados y les costará criar sus pequeños felinos hasta que aprendan a cazar. No les veo buen augurio, ese descalabro les comenzó en esta temporada. Los números así lo indican.

    revisa lo tienes al frente – Temporada 2011-2012

     
    • guftahot

      01/02/2012 at 2:01 PM

      Hace días recibí una respuesta del Señor Walter Braun a mi artículo publicado el 23 de enero de 2012 y que se intituló: Lo que quedó luego de un triple empate: Catástrofe para un histórico de la LVBP en el que hice referencia a un anecdótico y nuevo capítulo en la historia de nuestro béisbol venezolano. Entre los comentarios a ese artículo, el Señor Braun comentó lo siguiente: (Cito) “La arrogancia caraquista sale por tus venas. Se te nota cuando hablas de Gloriosos. Te informo que el futuro de los Gloriosos Gatos con su pésima negociación de buenos jugadores, puede ser mucho peor que la racha de fracasos de tiburones, bucaneros y cardenales en sus peores época. Ustedes están prácticamente desmantelados y les costará criar sus pequeños felinos hasta que aprendan a cazar. No les veo buen augurio, ese descalabro les comenzó en esta temporada. Los números así lo indican.

      (R)evisa lo tienes al frente – Temporada 2011-2012.” (La R la entrecomillé porque la colocó en minúscula al principio de un nuevo párrafo, error que de seguro no cometerá de nuevo).

      El mencionado comentario me llamó la atención por su particularidad, pero por falta de tiempo y diversas ocupaciones no fue sino hasta hoy que pude responderle, cosa que también decidí hacer en esta nueva nota, esa que siempre te permite tener tu necesario “Derecho a Réplica”.

      Estimado Sr. Braun: Toda opinión es respetable mientras mantenga sus argumentos y sea de altura. Voy a responderle en principio indicándole que si soy caraquista, incluso antes de nacer, por genética, por estirpe, por cultura e historia. Mi familia, absolutamente toda lo ha sido, incluso algunos familiares han vestido el uniforme del equipo más ganador de la historia de nuestro béisbol profesional. Lo de glorioso no lo he inventado yo, te invito a que acudas a la cada vez más nutrida literatura que sobre nuestra pelota hay en diferentes publicaciones, libros, investigaciones especializadas, estadísticas numeritos y otras afines.

      Con respecto al futuro del equipo, como el futuro del resto de los equipos de la liga, es incierto. Nadie, en ningún aspecto de la vida, ni siquiera en la propia existencia, puede pronosticar el futuro. No lo avisoraron los Tiburones luego de perder por barrida y no hit no run su última final en 1987, nadie pudo predecir que uno de los equipos más aguerridos y con mejor química de la liga, iba a tener 25 años de sequías y contando. Igual pasó con los Tigres de Aragua, nadie podía preveer que luego de 28 años de rotundos fracasos, dominarían la liga como lo hicieron en la década pasada y en lo que va de esta. Sólo te puedo decir que Leones del Caracas cuenta de sobra con algo con lo que no disponen en exceso el resto de las franquicias de la LVBP; Se llama dinero, el cual como de seguro sabrás, revierte cualquier tendencia no sólo en el deporte de los bates y las pelotas, sino en cualquier disciplina deportiva de índole profesional. Tal cual como en la vida, el que tiene dinero, “casi todo” lo puede.

      Con ese dinero del que te hablo, puede comprar el material humano que sea necesario para siempre ser el eterno equipo a vencer. Ya lo ha hecho antes. Es muy corto el análisis de quien piensa que el equipo Caracas se cayó este año por haber vendido a 2 o 3 nombres pseudo-franquicia a otras divisas. No voy a entrar en detalles sobre el declive notorio que como peloteros profesionales ya tienen jugadores como José Castillo y Jackson Melían. Por otra parte no puede estar desmantelado un equipo que cuenta con el mejor cuerpo monticular del circuito, los que en un 95% son jugadores Grandes Ligas (MLB), la mayoría con peso importante en sus equipos, sobre todo aquellos que son del cuerpo de relevistas. Eso por citar una de las áreas del equipo, porque si le escribo sobre los jóvenes valores, esta respuesta se hace interminable. jóvenes que, motivados a las innumerables lesiones y contratiempos que sufrieron MÁS DE 18 JUGADORES este año, asumieron un rol de fogueo muy importante, ese que los hizo pelear por un cupo al Round Robin hasta el penúltimo juego de la temporada.

      En todo caso, como estás hablando del futuro, que como te demostré, es incierto, tienes el beneficio de la duda hasta dentro de un año, fecha hasta la cual guardaré tus comentarios y veré que tal eres en eso de las “predicciones esotéricas”. Con sinceridad espero que no se te siga “atragantando” nuestra historia, esa que a muchos fanáticos de otros equipos les incomoda y les mantiene desvelado toda una vida. A mi por mi parte, sólo me resta felicitar a los Tigres de Aragua, que equipo caballero, ellos a la calladita están escribiendo su propia historia, esa que quieren cambiar como se debe, empujando y luchando con tesón por desbancar del segundo lugar histórico a los Navegantes del Magallanes que tienen 10 títulos. Por cierto Walter, la mitad de los que tienen los GLORIOSOS LEONES DEL CARACAS (una pelusa pues).

       

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: