RSS

Robert Nesta Marley Booker: Conmemoración de los 66 años de su Natalicio.

06 Feb
Robert Nesta Marley Booker: Conmemoración de los 66 años de su Natalicio.

En una zona montañosa, en un humilde pueblo llamado St. Ann, ese que sigue ubicado en un lugar recóndito de una isla caribeña llamada Jamaica, iba a nacer hace exactamente 66 años, un chico que el mundo iba a conocer por su irreverencia, ese verbo encendido y el caminar lacónico con el que desandó parte del planeta, llevando siempre a cuestas el legado de un gentilicio, una idiosincrasia, una cultura, un pensamiento, un credo y una forma de vivir que no traicionaría nunca hasta su muerte.

Estoy hablando de Robert Nesta Marley Booker, cantautor y compositor que paradójicamente vino al mundo un 06 de Febrero de 1945, en plena Segunda Guerra Mundial, cuando todavía en su terruño gobernaba una nación extranjera, esa fiel representante de la Babilonia contra la que tanto habló y cantó, esa Inglaterra, ese Reino Unido en el que por insólito que parezca, tuvo que ir a vivir ya en su adultez, ello por ir escapando siempre de la inseguridad y la violencia contra la que tanto combatió en su nación, “ya independiente”, esa que ni siquiera pudo darle el sitial y la importancia que merecía sino mucho tiempo después. Cosas de la vida me dirán algunos.

Lo cierto es que hace 66 años nacía quien se convertiría en uno de los principales activistas en contra del colonialismo y el sistema monárquico en el mundo entero, otra de las paradojas que le tendría la existencia a quien fuese hijo de padre militar británico (y blanco además), de quien poco tuvo noticia hasta su muerte. Se iniciaba el andar del que fue un humilde soldador, ese quien desde muy niño se mudó y residenció junto a su familia en el populoso y pobre Barrio de Trenchtown, en la periferia de Kingston.

No podía prever el decadente imperio al que servía y defendía su padre, que sus entrañas servirían para el surgimiento de aquel que llamaron el “Mensajero Consciente de la Voz del Ghetto”, ese joven que de la mano de Mortimo Planno, tuviese una orientación espiritual, filosófica y musical que le permitirían trascender fronteras. Tampoco el mundo occidental podía prever, que más allá de sus dotes de compositor y cantante, su personalidad avasalladora lo convertiría en un “Predicador Rastafari”, ese que magistralmente sabría usar los medios de difusión masiva para el beneficio de su causa, algo que mezcló con el hallazgo de una sonoridad vibrante y ancestral, esa que lo haría romper toda barrera regional e internacional que se le interpusiera para hacer llegar su mensaje igualitario a través del Reggae, el que engranó con la impronta de su cultura y religión, batido de ideas y sabores que supo llevar en su mochila a todos los rincones a donde sus canciones y su pensamiento le granjearon un escenario en el planeta.

Bob Marley siempre fue un innovador, gustaba de modificar sustancialmente lo ya hecho, lo convencional, algo que sería su sello indiscutido, tanto en los tiempos en que era miembro de la banda The Wailers, como en sus tiempos como líder vocalista de su propia agrupación. Tan fulgurante era su vena creativa y su inspiración artística, que con sólo 28 años, en 1973, editaba el primer trabajo en la historia para una disquera no jamaiquina de una banda de Reggae Roots, esa tendencia que convirtió en su sello de fábrica, en la que sólo él supo incorporar contenido social y/o de protesta al Reggae como género.

El producto final de esa sociedad fue el álbum Catch a Fire, el cual traspasó las fronteras caribeñas y expuso al planeta entero ese sonido penetrante, intenso y maravilloso. El mundo por fin conocía de primera mano ese género musical surgido de los Ghettos de Kingston. Con ello, se lograba uno de los principales sueños de la sociedad cultural jamaiquina del momento, la verdadera internacionalización, de la que ya habían tenido algunos bocados, a través del surgimiento del Rocksteady, por allá por 1950.

Pero no sólo el Reggae Roots comenzaba a filtrar y llegar a las grandes audiencias del mundo entero, sino que el “Tuff Gong” (uno de los varios apodos que recibiría Bob Marley en su vida) encontraba la clave del éxico con la cual pudo mezclar una larga escuela lírica (el Reggae), con un estilo contestatario y de contenido social dentro del mismo (Reggae Roots), a los que adaptó una orientación sonora dominada por el concepto religioso, todos elementos que al engranar, le comenzaron a dar inusitada popularidad y fama.

La genialidad de Marley estuvo en darse cuenta que su popularidad le podía servir para difundir a través de su música, no sólo los preceptos del MOVIMIENTO RASTA, sino que la fama y la presencia que su personalidad arrastraba le permitía hacer llegar otros mensajes igual de importante y positivos como el de la unidad, la armonía, la tolerancia y la paz. Todos ellos mensajes espirituales e integradores que estaban incluso por encima de su mensaje religioso.

Luego de su internalización, el hijo de Cedella Marley fue alcanzando niveles legendarios, algo que aunado a su personalidad desafiante, su carisma en el plano social y su creciente poder económico, hicieron inevitable que se viese involucrado en el cada vez más violento ámbito político jamaiquino.

Ya siendo un artista de connotada fama internacional, Bob Marley se vio involucrado, en 1976, en medio de las intensas disputas que en todo orden mantenían el derechista Partido Laborista de Jamaica (el Jamaican Labour Party -JLP-), el cual estaba bajo la égida occidental, y el Partido Nacional del Pueblo (People’s National Party -PNP-), agrupación izquierdista que estaba financiada bajo la influencia soviética. Es importante recordar que el mundo se encontraba en plena Guerra Fría, y todo, absolutamente todos los ámbitos y esferas de la vida, estaban mediadas por si apoyabas o no, a una u otra corriente ideológica global.

Dada su gran ascendencia en el pueblo jamaiquino, pero sobre todo como consecuencia de la inseguridad y desconfianza que le tenían los principales líderes de los partidos políticos de la isla, temerosos de que un pronunciamiento de Bob Marley apoyando al partido adversario les causará inclinaciones desfavorables en las elecciones, el cantante de “One Love” soportaría constantes presiones y amenazas hasta el punto de sufrir un atentado en el que recibió varios impactos de bala.

El hecho sucedió a sólo dos días de un concierto que el líder de The Wailers tenía programado realizar en Kingston, al que asistió de igual forma pese a sufrir tal ataque, de estar convaleciente y en precario estado de salud, ello con la intención decidida de no defraudar a sus seguidores, a quienes en plena tarima les dijo que su presencia se debía al hecho de que quería la paz de la isla, por la cual oró, agregando que su vida artística y sus canciones no tenían mayor voluntad que erradicar la violencia, promover la tolerancia y desarmar a los jovenes que pululaban por las calles de su nación.

Luego de que en 1977 realizara la que fuese la más extensa y exitosa gira mundial de artista de Reggae alguno en el planeta, su EXODUS TOUR, y ya totalmente recuperado física y psicológicamente de las secuelas del atentado recibido dos años antes, Bob Marley efectuó en Jamaica un nuevo concierto denominado “ONE LOVE PEACE CONCERT”, en el cual logró reunir a millones de personas, incluyendo a los dos lideres políticos de los partidos antagónicos que estuvieron involucrados en su atentado, quienes a pesar de algunos acercamientos a Marley, seguían manteniendo al país en una situación de permanente hostilidad y violencia.

Al final de su presentación, en una jugada valiente y no menos arriesgada, hizo estrechar las manos de los principales dirigentes de la isla, acto que le significó ganarse LA MEDALLA DE PAZ DE LA ONU, premio en reconocimiento a su constancia y a sus periódicas campañas para disminuir la violencia en su país, pero sobre todo por su activismo y participación el pro de los derechos y libertades de los pueblos africanos. De hecho, cuando le fue entregada tal distinción, le indicaron que la misma era un reconocimiento otorgado de parte de 500 millones de almas africanas.

Es por ello que hoy, día en que estuviese cumpliendo 66 años, más allá de las controversias y de lo accidentado de su vida íntima (de la excesiva libertad con la que escudado en sus creencias, ideologías y conceptos, fue muy permisivo con las drogas y en sus relaciones de pareja), quiero es traerles a la memoria a ese otro Marley, el activista de la paz y la unidad, ese que no solo componía y cantaba en desacuerdo al sistema social imperante en su país para la época.

Hoy quiero valorar su pensamiento y aquello que intentó hacer en pro de un mundo más igualitario, en defensa de los derechos sociales y fundamentales del hombre, así como en la lucha para la consolidación del Panafricanismo y en sus campañas contra de la violencia, esas con las que intentaba tener un mundo más tolerante y pacífico.

Hoy quiero hacerles recordar al Bob Marley que compuso y cantó arengando siempre al ser humano para que mirase hacia adentro y encontrase su verdadera esencia, espiritualidad y desapego con respecto al mundo material. Mi larga nota busca que también se le recuerde como esa persona que siempre intentó acercar más al hombre con la filosofía de lo no tangible, de lo espiritual, más allá incluso que por el mero interés de reclutar feligreses para su movimiento rastafari.

En definitiva, es hoy el día justo para recordarles tal vez el mayor legado que el compositor de “Redemption Song” nos haya dejado (siempre según mi criterio), ese que más allá de todo lo anteriormente mencionado, lo elevó al sitial que no sólo en la música tiene guardado este chico del barrio de Trenchtown, sino en la inmortalidad de la historia, la cultura y el saber humano. Me refiero a su MENSAJE LIBERTARIO, ese que incluso lo hizo trascender incluso por encima de su activo rol en defensa de la Paz, la Tolerancia, la Unión y el  Panafricanismo.

Hoy, día de su cumpleaños, se me viene a la memoria el Bob Marley que cantaba para arengar a romper cadenas mentales, esas que muchos, miles, tal vez millones o cientos de millones de ellos, tienen todavía en sus cerebros. Recuerdo a ese hombre mitad afrodescendiente y mitad británico que fue capaz de dar a luz una pieza como Buffalo Soldier, esa en la cual reivindicó la participación heroica del hombre africano en los procesos independentistas de otras naciones, incluyendo la estadounidense.

Es una fecha para rememorar a la persona que contempló y escribió una canción como “África Unite”, donde recomendó la unión con un propósito loable común, hablándole a los afrodescendientes del poder infinito de la integración. Hoy quiero recordar al creador de la canción “So much trouble in the world”, esa que nos invitó a salir adelante y buscar siempre una solución a cada conflicto.

Feliz Cumpleaños Bob, gracias por regalarnos piezas musicales como Zimbabwe, letra que por cierto inspiró mi primera publicación en este Blog, la cual por cierto se refirió a la celebración del trigésimo aniversario de tu muerte. Gracias por haber escrito la canción Survival, esa que dio identidad al disco del mismo nombre, te agradezco por todas esas piezas musicales impregnadas en esas ideas llenas de buena vibración energética y de amor, porque al amor y a la espiritualidad también le cantó este “Jamaiquino Inmortal”, quien a veces es frecuentemente mejor recordado por canciones como One Love o The Three Little Birds, las que también dejaron un legado incalculable y perpetuo, de un Marley más amoroso, elevado y religioso.

Como todas las historias humanas, la tuya también tuvo que terminar, sólo que como hombre legendario, ese final sólo fue como producto artístico. Se dio a través del álbum Uprising, ese que sacaste al mercado en 1980, un mes después del famoso concierto de Zimbabwe, del cual precisamente escribí en la nota sobre los 30 años de tu muerte. Tal vez fue profético ese álbum, ya que en el mismo enfilastes todas tus baterías de una forma muy mordaz y elocuente hacia los EEUU. Y vaya que sabemos que le termina pasando a quienes osan o se arriesgan a ir tan de frente ante el gobierno norteamericano. Pero igual tu te arriesgaste, algo que se evidencia en una de las canciones de ese disco, además uno de tus clásicos de todos los tiempos, COULD YOU BE LOVED, pieza que les invito a analizar con detenimiento para que entiendan de lo que escribo.

Fue esa tu última producción discográfica, ya que poco después tu voz y tu venia literaria fue parcialmente apagada como consecuencia de un penoso cáncer que terminaría por llevarte a otro plano, específicamente un 11 de mayo de 1981, enfermedad que no te impidió trascender lo meramente humano y físico, que te convirtieses en esa leyenda inmortal en que se inspiran millones de personas por estos días, como el de hoy, DÍA DE TU CUMPLEAÑOS.

Esta nota fue publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

http://www.youtube.com/watch?v=-2VZcFyRdVs&feature=related

Anuncios
 
 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: