RSS

Hey, Uncle Perdomo

29 Mar

No sé si era el Cuerpo “C” o el Cuerpo “A” del Diario El Nacional en donde aquel afamado y autodidacta periodista, Aristides Bastidas, escribía su columna intitulada “La Ciencia Amena”, esa que tantas veces me pedías leer para luego comentar entre ambos.

No es domingo, pero el sol y el clima semeja a uno de esos feriados que pasaba en tu casa UNCLE PERDOMO,  leyendo y leyendo, conociendo y aprendiendo, sólo siendo interrumpido para comer aquello que mi viejita Mery, con estricta regularidad militar, tenía a bien prepararnos en cada una de las comidas. Te recuerdo con tus gafas sentado a la mesa o en el sillón, siempre con algo que leer en las manos; a veces riéndote de alguna crónica, otras tantas en desacuerdo por el enfoque que se le daba a una información, pero las más de ellas, hablando y orientando sobre cualquier tópico o tema que se te ocurriera.

Creo que ya desde esa época, tus comentarios sobre ciertos viajes, sobre tu concepción de la política nacional, pero sobre todo, acerca de la situación internacional de aquel momento, fueron calando en mí, a cuentagotas, como el agua que de a poco hace la vez de cincel monolítico que va moldeando la roca, así como tu hábito de la lectura iba moldeando en mí ese otro perfil, aquella incipiente visión de diplomático que luego desarrollaría yo más adelante en el tiempo.

De esa época, lo que más aprecio es que supistes introducirme en ese otro mundo, en el conocimiento de esas otras ideologías de las que poco o nada se decía o comentaba en los medios venezolanos. Todavía tengo fresco en mi memoria, que mientras en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, otros se enfocaban más en hablar de boicots políticos, de lo pérfido que resultaba la “Cortina de Hierro” del Centro del Comunismo Mundial y sobre la gran propaganda política que con la realización de esos juegos buscaba el Soviet Supremo de la URSS, tu por el contrario te encargabas de darle otro sentido a los comentarios típicos que usualmente, y en plena Guerra Fría, hacían el común de las personas de la época.

Para mi, sin intención de avalar una u otra ideología (no es la orientación de este escrito), fueron más valiosos tus comentarios sobre la arquitectura rusa, sobre los compositores de la música universal y clásica que salieron de ese país. Fueron más provechosas tus referencias sobre el nivel del ajedrez ruso-soviético, sobre los aportes a la ciencia de esa cultura milenaria, e incluso fueron más interesantes aquellas otras conversaciones, más frugales por cierto, como aquellas acerca de unas MATRIOSHKAS que alguna vez te regalaron unos compañeros de trabajo o amigos del partido del que eras militante.

Siempre eras la contratapa de lo convencional, el punto de vista distinto e innovador, tratabas denodadamente de incrementar el nivel de la discusión, no pocas veces sin polémica, recursos todos ellos muy valiosos para decantar conclusiones, los cuales me sirvieron siempre como técnica, tanto en mi vida académica como privada, recursos que por tu gracia, seguiré utilizando de cara al futuro.

Gracias Rafael Ramón Perdomo por inducirme a la lectura de diverso género, de distinto cuño ideológico, gracias por mostrarme que había un mundo con un abanico casi inverosímil de propuestas, tendencias y formas de ver la vida. Gracias tío por mostrarme las herramientas para sobrevivir en ese variopinto y fascinante mundo de la política y las letras, uno más real y auténtico que aquel que nos mostraban y siguen pretendiendo mostrarnos. Tu me indicaste que había otra televisión y otros medios distintos a los tradicionales.

Gracias MR. PERDOMO, porque sin quererlo, o tal vez a plena conciencia, me regalaste el más grande aporte que cualquier ser humano puede dar, la formación autodidacta, el legado de la sapiencia, así como un acceso irrestricto e inagotable a la cultura universal. Que gran regalo UNCLE PERDOMO, porque déjame decirte que ese tipo de obsequios son muy pocas las personas que pueden darlo, incluso aquellos padres y familiares más cercanos, no por egoístas o malas personas, sino por aquellas limitaciones propias de cada ser.

Pero tu si pudistes, y lo mejor de ello es que lo hiciste de corazón, sin inducirme u obligarme a que tomara partido por ninguna corriente del saber humano. Siempre me inculcaste el libre albedrío, ese que además de ayudar a formar, orientaste e impulsaste para que siempre investigara y contrastara las cosas, libre albedrío con el que me pediste que fuese justo en mis posiciones, aquel que sugeriste que usara para comparar equilibradamente, en fin, ese valioso tesoro que inculcaste en la búsqueda del saber y el conocimiento como forma de crecer, no sólo intelectualmente, sino como persona integral.

Que grandes aportes me legaste MR. PERDOMO, y eso que no menciono esos otros del día a día, los que por el hecho de ser rutinarios no son menos importantes, sólo que por ser esta una nota de un blog personal, no es recomendable que se extienda, ya que no quiero que mis lectores se aburran y que por el contrario, te conozcan y hasta te lean a través de mi.

Es por ello que me despedido, pero sólo por el momento, Rafael Ramón Perdomo, UNCLE PERDOMO, tío abuelo, padre y amigo, tutor y hombre digno, ejemplo de unidad familiar y principios, ser probo y convencido de sus ideas, de esos que poco quedan por estos lados del océano atlántico, pero no lo voy a hacer sin antes dedicarte este puñado de párrafos, texto que realmente palidece con respecto al verdadero homenaje que debería hacerte a ti como el guía de caminos y la luz familiar que a sus 87 años se mantiene luchando incólume, firme y en pie de guerra, tantos por su gente, sus afectos, pero sobre todo, por sus creencias.

Esta nota fue escrita y publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz, para “El Blog de Gustavo, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 29/03/2012 en Curiosidad, Historia, Opinion

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: