RSS

El Tata Madiba

18 Jul

Las canas de la paciencia.

Las canas de la paciencia.

De tu gestión presidencial, se ha escrito mucho, para ello sólo basta acudir a las innumerables fuentes que hay al respecto. De ello no voy a escribir porque además son períodos en donde la labor de un ser humano debe analizarse en conjunto y no en individual. De tu visión epopéyica, de la que puede hablarse ahora, luego de haber pasado más de 20 años de tu liberación en la lucha contra el régimen del apartheid, tampoco voy a referirme, para ello pueden acudir a películas como “Adios Bafana” e “Invictus”. Yo, sin lugar a dudas, prefiero quedarme con el hombre de a pie, con ese sudafricano común, ese abogado y activista político del pueblo que mantuvo su esencia y su hidalguía, pero sin ser altivo ni arrogante.

Para mí Nelsón Mandela fue, es y será mucho más importante para la humanidad, por el legado que nos deja con su paciencia infinita para llegar a la meta vislumbrada, por su dignidad inquebrantable para no ceder (tipo síndrome Estocolmo), a esos 28 años de presidio a los que fue sometido por sus captores, pero por sobre todas las cosas, por esa voluntad espiritual así como la claridad metal que tuvo para mantenerse en ese largo período de tiempo, sin dañarse, sin contaminarse, sin ceder a la desesperanza, al odio o a la venganza, a los cuales siempre antepuso la visión y el ideal nacional que albergaba en su corazón, con la convicción inalterada de una Sudáfrica Libre y Democrática.

Ese es el MADIBA con el cual yo me quedo, ante el cual hago una reverencia en señal de respeto.

Es a ese TATA de los sudafricanos, a ese ser humano que a pesar de estar apenas saliendo de una cárcel, encanecido y visiblemente envejecido, hasta con signos visibles de ciertos padecimientos físicos, al que tuvo los arrestos, la energía y las ganas que todo hombre de aura especial tiene, no sólo para conducir los destinos de un país, sino para ir sanando y amalgamando de nuevo a una sociedad altamente fracturada por el odio interracial, el segregacionismo, la división y la violencia, esos elementos que estaban a punto de conducir a su amada patria a una guerra civil.

Madiba

Madiba

Para mí, más importante que sus premios Nobel, que su reputación y carisma, que permitieron luego de su elección como presidente y posterior figuración como notable de Sudáfrica, la realización de diversos eventos de importancia mundial en ese país, no es ni siquiera que gracias a su lucha, su nación haya podido decantarse en un sistema democrático sólido, hecho que pasaría tarde o temprano, con Mandela o sin Mandela. Tampoco el que gracias a su influjo, los Springbooks hayan ganado la Copa del Mundo de Rugby (durante su mandato) o que la nación de los Bafana-Bafana haya sido escogida como el primer país de África en albergar una Copa del Mundo de Fútbol, por hablar de dos hecho más triviales y superfluos, en los que tal vez se centren más las nuevas generaciones, quizás por la publicidad y la fama que estos eventos traen consigo, los que incluso han dado motivos para la realización de una de las varias películas que sobre este gran hombre se han realizado.

Para mi es más importante ese Mandela que fue, es y debe ser inmortal, fundamentalmente gracias a esa conducta incansable pero a la vez humilde con la que fue minando y terminó venciendo a los violentos, cosa que pasa con muy poca frecuencia en nuestra historia universal.

Él es ese Nelsón que se ganó la eternidad debido a su don de gente, o sea, por su condición humana, por llamar a la paz y por extenderle la mano a sus opresores (a quienes incluso perdonó). Porque en su sentido de la historia, Madiba supo poner primero los intereses de su pueblo y los de su nación, antes que anteponer los suyos como persona y figura política.

Nelson Mandela debe estar en el Olimpo de la historia de la humanidad, principalmente porque también fue capaz de conciliar entre razas, pero sobre todo, por lograr unificar a un país entero, y ello a pesar de que si hubiese querido, habría impuesto a su propia etnia (de mucho mayor número en población), situación que se le presentaba a favor, no sólo por ser mayoría, sino por la justificación que le daba la opresión a la que fueron sometidos por muchos años con el apartheid .

El abogado y activista político antes de entrar a la cárcel.

El abogado y activista político antes de entrar a la cárcel.

Para mi Madiba nació y se hizo en la Isla de Robben, allí modificó lo que debía cambiar como persona, como político, como hombre público, aprovecho esos largos 28 años para ejercitarse aún más de lo que ya estaba, no sólo intelectualmente, sino en el plano físico, se hizo más humilde, más humano, desechó la vanidad del abogado, que en sus años mozos era todo un logro no sólo para un sudafricano promedio, sino para una persona de su origen. Su celda, en vez de ser su sitio de claustro, la convirtió en su biblioteca, en su santuario de meditación, en ese lugar de luz en el que se sentaba viendo por los barrotes hacia la costa.

TATA, sobre ti sería mucho lo que pudiese escribirse, incluso, en mi deformación profesional como antiguo diplomático he podido caer en la tentación de llenar estas lineas con la influencia de tu labor y activismo político para con los conceptos de la democracia moderna, pero en tu cumpleaños, me pareció mejor ensalzarte en tu mundanidad, como hombre de a pie, como sudafricano común, como ese mortal que mientras más imperfecto y más humano, se fue haciendo grande a través de la historia oral y el amor de su pueblo y su nación.

Es al respecto, que esta nota está orientada a ese ser que me imaginé siempre leyendo, tal vez un tratado de política, tal vez la prensa o uno de los  libros de su profesión, pero eso mientras hacia varias sesiones repetidas de abdominales. Este es un artículo para ese ejemplo de multitudes al que pensaba tratando de comer sano a pesar de estar recluido en una prisión, a ese referente que con su conducta tras las rejas, llamaba a sus correligionarios políticos, tantos los encerrados con él, como a aquellos allende las rejas, encargados de mantener al movimiento político en la calle, a no caer en la violencia, ni con los guardias del presidio, ni con las fuerzas del orden y ni siquiera con el partido político oficial.

El TATA del pueblo.

El TATA del pueblo.

Así de grande te veo, Nelson Rolihlahla Mandela, hombre ilustre e inmortal en tu humildad, en tu paciencia infinita, presidente de presidentes, leyenda de leyendas, y eso aún estando vivo, héroe real que se merece este humilde tributo de mi parte, así como el más grande de los respetos.

SAWABONA mi hoy nonagenario estadista, hombre de paz y de principios, ser de hidalguía y bondad como pocos, a quien desde el otro lado del mundo quiero desearle un Feliz Cumpleaños. Toda la buena vibra del mundo viejo, esperando que puedas estar, pero eso sí, todo el tiempo que tu alma y tu corazón sigan deseando seguir compartiendo con nosotros en este plano.

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 18/07/2013 en Culturales, Curiosidad, Historia, Opinion

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: