RSS

Tengo una moneda que me sube y me baja.

02 Dic

dolar-subiendo-y-bajandoUn amigo me comentaba hoy que estaba convencido de que el incremento del dólar se debía al hecho de que habían muchos bolívares en efectivo saliendo vía Cúcuta en la búsqueda de la compra de pesos y de la mencionada moneda estadounidense.
Luego de escucharle su argumento, le indique que ese no era el único factor o aspecto para la salida del circulante, y por consecuencia, de la falta de liquidez monetaria en el sistema. En ese sentido le informé que no era solamente por Colombia, sino que es por todas nuestras fronteras que está saliendo el efectivo, ya que ese mismo procedimiento del que mi amigo habla, se da hacia Brasil vía Santa Elena de Uairén, y a Trinidad & Tobago, desde Güiria y Tucupita.
De igual manera le recordé que eso lo está haciendo la gente para respaldar lo que más pueden, sus débiles ingresos ante una moneda nacional que no tiene ningún tipo de poder adquisitivo y que se deprecia día a día. En ese sentido le agregué que la salida del circulante hacia las fronteras, aunque incide en el aumento del dólar, que es una de sus diversas causas (no la principal), afecta más, y si de manera importantísima, a la gigante inflación que tal éxodo o desviación del dinero genera.
Debo explicarles que el gobierno de turno, que ha sido incapaz y rotundamente ineficiente a la hora de aplicar políticas que frenen la caída vertiginosa de la economía, para así reactivar el aparato productivo (hay una falta de producción casi total), no buscó otra alternativa a la perdida de la liquidez sino restringiendo el retiro del dinero en efectivo de sucursales y cajeros, hasta en un máximo de 20 mil bolívares diarios por banco, medida que pareciera mantendrán por lo menos hasta principios del año 2017, o hasta que salgan los billetes de más alta denominación (algo que varios expertos han asegurado que pospondrán hasta el año entrante, y que no sacarán el 15 de diciembre como dijeron en un principio).
Con dicha medida buscan evitar lo que han dado en llamar “el bachaqueo de dinero en efectivo”, que no es otra cosa que el retirar y llevarse la máxima cantidad de dinero posible (fundamentalmente en billetes de 100 y 50 bolívares), a los fines de cambiarlos por reais brasileños, pesos colombianos, dólares trinitarios o dólares estadounidenses.
Para evitar lo anterior, ustedes pueden observar que así como restringieron las cantidades diarias de entrega del dinero en efectivo, también lo hicieron aún más al promover que las remesas que se dan en las instituciones bancarias, sean otorgadas a través de billetes de baja denominación, para también con esto dificultar ese éxodo de circulante del cual les escribí en mis anteriores párrafos (puesto que sería inmanejable, por voluminosidad, el transporte del mismo).
Pero esta medida no busca salvaguardar solamente los billetes y el dinero de papel, que ya no se hace en Venezuela, porque no hay el material ni los químicos para ellos, aunque tampoco ahora haya los recursos para pagarle a la empresa extranjera que los hace. No busca de igual forma, como solución principal, aunque repito que es uno de sus propósitos, el bajar el precio de la cotización del dólar referencial de las fronteras (que no solo es el de Cúcuta), por ser los marcadores que no solo fijan el real valor cambiario de nuestra moneda, sino que son los que fijan el valor de la mercancía ya colocada en establecimientos venezolanos.
Al respecto, la decisión de restringir el circulante, además de buscar controlar y reducir los factores negativos anteriores, tiene como meta principal el frenar la espiral inflacionaria (que también es muy especulativa, la verdad sea dicha) ya que ese exceso de efectivo no solo está comprando divisas al precio que marque, sino que a pesar del regreso de los productos a los anaqueles, a precios “eurizados” por cierto, no ha evitado que la gente siga adquiriendo todo lo que pueda comprar, porque no sólo sigue habiendo desabastecimiento en algunos rubros, sino que ya se quedó ese terrible mal en el subconsciente de los venezolanos (como en una especie de chip), y que no es para menos, ya que luego de dos años de una terrible situación económica que nos llevó a la pobreza y al colapso casi extremo, a nadie se puede culpar por estar paranoico.
Fíjense que ya a partir de ayer, ni siquiera los puntos de ventas ni los cajeros están dando efectivo, y eso me imagino que no debe darse nada más por la introducción de los billetes de nueva denominación, sino para lograr una extrema restricción del circulante, cosa que por demás ya comenzó a dar sus resultados, porque no solo el alocado valor cambiario se frenó, sino que comenzó a bajar, pero lo más importante, empezaron a estabilizarse los precios de los productos, muchos de los cuales, y ante la falta de liquidez, también comenzaran a bajar (porque no hay el dinero para adquirirlos)
…Simples reglas económicas de la oferta y la demanda…
Claro está que el hecho circunstancial y político de la subida del precio del barril de petróleo como consecuencia de la invasión de territorio sirio por parte de tropas turcas, también le ha echado (de lanzar, no de hacer) su manita a estos ROJERRAS gobierneros, en sus objetivos de no colapsar económicamente del todo antes del final de su mandato.
Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 02/12/2016 en Espectáculo

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: