RSS

Archivo del Autor: guftahot

Ana Teresa la rubia en Santa Catarina.

15785775_10210290900500934_192542710_o

I

Desencajados dentro de sus órbitas,

mis ojos se niegan a ver al frente sino que se tornan en sus cuencas,

de manera interna,

así como en lo interno y en lo más abyecto de mi ser quedaron tus recuerdos,

esos recuerdos de la blanca y losana tez,

así como los de la larga, larguísima y hermosa cabellera de esa tu muy rubia humanidad,

humanidad que como pieza de arte se inmortalizara en mi mente,

 gracias a ese tu caminar fino y sensual por la Vía de Santa Catarina.

II

Anhelado andar de mujer voluptuosa,

muslos que eran perfectos para  el deseo de quien recorría bajo tu senda,

sinuosas curvas de pecho y cadera del trayecto, que semejan el de las laderas de Sintra,

aquellas en las que en mi mente danzaban como si fuesen un tango o una salsa,

danza de remembranzas que mi memoria mezcló con toques y ribetes de fado lusitano.

III

Mi cosmos conspira contra la distancia y el tiempo,

el vino espumante negro de Alliança evita que mi memoria te olvide,

como tampoco olvida que tu eres tan elegante como ese muy portugués vinho preto,

porque sin ser preta eres tan o más exquisita por tu firmeza y tu bouquet,

bouquet que es sello de glamour tanto por tu espíritu como por tu belleza.

IV

Cuero y algodón, ajustadas prendas, negras y grises, muy europea andabas tú,

en tus labios el carmín o el carmesí que también denotaba el fuego de latina,

como muy latinas recuerdo las picaras miradas de tu porcelano rostro junto al mío,

como muy mío fue ese suave y carnoso, pero a la vez firme beso,

ese que unió dos continentes,

ese beso que el inmenso océano intentó alejar así como ese acercamiento de culturas,

unión mágica y afectiva con el que ese Atlántico nunca pudo Rainha.

V

Hoy a diecisiete años de ello, mi catira, eres más Rainha que ayer,

porque ahora son más elegantes tus pliegues,

porque son más sobrios tus contornos,

pero sobre todo porque tu belleza ya fue forjada en la infinidad de lo eterno,

eternidad en la que ese vino siempre tendrá más cuerpo,

y en la que por ende será más añejo y por mucho más apetecible.

VI

Estás a pocos días de un nuevo aniversario,

por lo que con estos trazos quiero regalarte otro tipo de eternidad,

una más literaria en donde tu belleza pueda reposar con los nuevos tiempos,

en épocas en que nuestra historia converja con la de otros jóvenes enamorados,

en esas en la que un rey sudamericano y una reina europea puedan finalmente,

“Ficar Juntos”

Ana Teresa, a loira na Santa Catarina

I

Desengajados no seus órbitas,

 meus olhos se recusam a ver a frente, mas eles se voltam em suas órbitas,

 internamente,

 bem como internamente e o mais abjeta de mim ficaram suas memórias,

 aquelas memórias de tez branca e losana,

 bem como a longa, extremamente longa e bela cabeleira que a sua humanidade muito loira,

 a humanidade que como peça de arte se imortaliza na minha mente,

 graças ao seu bom e sensual andar pela Santa Catarina.

 

II

 Caminhada ansiava mulher voluptuoso,

 coxas que eram perfeitos para o desejo de quem correu sob o seu caminho,

 curvas sinuosas de peito e de caderas, como a rua, assemelhando-se que das encostas de Sintra,

 aqueles em que você dançou na minha mente como se fossem um tango ou salsa,

 danças e lembranças que minha memória misturado com toques de fado lusitano.

 

III

 Meu cosmo conspira contra a distância e tempo,

 o vinho espumante preto Aliança evitar que minha memória te esquece,

 nem esquecer que você é tão chique assim  como ese Vinho Preto muito Português,

 porque sem ser preta você é tão ou mais requintado para a sua firmeza e seu buquê,

 buquê que é ao mesmo tempo fascinante carimbo de seu espírito e a sua beleza.

 

IV

 Couro e algodão, roupas apertadas, pretas e cinzas, foste muito europeia tu,

 em seus lábios o carmim e vermelho que também denotado o fogo latino,

como me lembro muito latinas aqueles olhares impertinentes do seu rosto porcelano ao lado do meu,

 como muito meu foi nesse suave e carnudo, mais firme beijo,

 que está unindo os dois continentes,

 aquel beijo que o imenso océano tento afastar assim como a aproximação das culturas,

 união mágica e afetiva com que o Atlântico nunca poderia Rainha.

V

 Hoje dezessete anos deste, meu catira, você é mais do que ontem Rainha,

 porque agora são mais elegantes seus dobras,

 porque são mais sóbrios seus contornos,

 mas principalmente porque a sua beleza já foi forjada no infinito do eterno,

 eternidade em que o vinho terá sempre mais corpo,

 e que, portanto, será melhor e muito mais palatável.

 

VI

 Você está a poucos dias antes do aniversário,

 assim com estas linhas eu quero dar outro tipo de eternidade,

 uma mais literaria, onde você e sua beleza podera descansar com os novos tempos

 em momentos em que nossa história pode convergir com outros jovens amantes,

 naqueles em que um rei sul-americano e uma rainha europeia, finalmente podem,

 “Ficar juntos”

Por Gustavo Adolfo Agüero Cruz

 
Deja un comentario

Publicado por en 05/01/2017 en Espectáculo

 

Tengo una moneda que me sube y me baja.

dolar-subiendo-y-bajandoUn amigo me comentaba hoy que estaba convencido de que el incremento del dólar se debía al hecho de que habían muchos bolívares en efectivo saliendo vía Cúcuta en la búsqueda de la compra de pesos y de la mencionada moneda estadounidense.
Luego de escucharle su argumento, le indique que ese no era el único factor o aspecto para la salida del circulante, y por consecuencia, de la falta de liquidez monetaria en el sistema. En ese sentido le informé que no era solamente por Colombia, sino que es por todas nuestras fronteras que está saliendo el efectivo, ya que ese mismo procedimiento del que mi amigo habla, se da hacia Brasil vía Santa Elena de Uairén, y a Trinidad & Tobago, desde Güiria y Tucupita.
De igual manera le recordé que eso lo está haciendo la gente para respaldar lo que más pueden, sus débiles ingresos ante una moneda nacional que no tiene ningún tipo de poder adquisitivo y que se deprecia día a día. En ese sentido le agregué que la salida del circulante hacia las fronteras, aunque incide en el aumento del dólar, que es una de sus diversas causas (no la principal), afecta más, y si de manera importantísima, a la gigante inflación que tal éxodo o desviación del dinero genera.
Debo explicarles que el gobierno de turno, que ha sido incapaz y rotundamente ineficiente a la hora de aplicar políticas que frenen la caída vertiginosa de la economía, para así reactivar el aparato productivo (hay una falta de producción casi total), no buscó otra alternativa a la perdida de la liquidez sino restringiendo el retiro del dinero en efectivo de sucursales y cajeros, hasta en un máximo de 20 mil bolívares diarios por banco, medida que pareciera mantendrán por lo menos hasta principios del año 2017, o hasta que salgan los billetes de más alta denominación (algo que varios expertos han asegurado que pospondrán hasta el año entrante, y que no sacarán el 15 de diciembre como dijeron en un principio).
Con dicha medida buscan evitar lo que han dado en llamar “el bachaqueo de dinero en efectivo”, que no es otra cosa que el retirar y llevarse la máxima cantidad de dinero posible (fundamentalmente en billetes de 100 y 50 bolívares), a los fines de cambiarlos por reais brasileños, pesos colombianos, dólares trinitarios o dólares estadounidenses.
Para evitar lo anterior, ustedes pueden observar que así como restringieron las cantidades diarias de entrega del dinero en efectivo, también lo hicieron aún más al promover que las remesas que se dan en las instituciones bancarias, sean otorgadas a través de billetes de baja denominación, para también con esto dificultar ese éxodo de circulante del cual les escribí en mis anteriores párrafos (puesto que sería inmanejable, por voluminosidad, el transporte del mismo).
Pero esta medida no busca salvaguardar solamente los billetes y el dinero de papel, que ya no se hace en Venezuela, porque no hay el material ni los químicos para ellos, aunque tampoco ahora haya los recursos para pagarle a la empresa extranjera que los hace. No busca de igual forma, como solución principal, aunque repito que es uno de sus propósitos, el bajar el precio de la cotización del dólar referencial de las fronteras (que no solo es el de Cúcuta), por ser los marcadores que no solo fijan el real valor cambiario de nuestra moneda, sino que son los que fijan el valor de la mercancía ya colocada en establecimientos venezolanos.
Al respecto, la decisión de restringir el circulante, además de buscar controlar y reducir los factores negativos anteriores, tiene como meta principal el frenar la espiral inflacionaria (que también es muy especulativa, la verdad sea dicha) ya que ese exceso de efectivo no solo está comprando divisas al precio que marque, sino que a pesar del regreso de los productos a los anaqueles, a precios “eurizados” por cierto, no ha evitado que la gente siga adquiriendo todo lo que pueda comprar, porque no sólo sigue habiendo desabastecimiento en algunos rubros, sino que ya se quedó ese terrible mal en el subconsciente de los venezolanos (como en una especie de chip), y que no es para menos, ya que luego de dos años de una terrible situación económica que nos llevó a la pobreza y al colapso casi extremo, a nadie se puede culpar por estar paranoico.
Fíjense que ya a partir de ayer, ni siquiera los puntos de ventas ni los cajeros están dando efectivo, y eso me imagino que no debe darse nada más por la introducción de los billetes de nueva denominación, sino para lograr una extrema restricción del circulante, cosa que por demás ya comenzó a dar sus resultados, porque no solo el alocado valor cambiario se frenó, sino que comenzó a bajar, pero lo más importante, empezaron a estabilizarse los precios de los productos, muchos de los cuales, y ante la falta de liquidez, también comenzaran a bajar (porque no hay el dinero para adquirirlos)
…Simples reglas económicas de la oferta y la demanda…
Claro está que el hecho circunstancial y político de la subida del precio del barril de petróleo como consecuencia de la invasión de territorio sirio por parte de tropas turcas, también le ha echado (de lanzar, no de hacer) su manita a estos ROJERRAS gobierneros, en sus objetivos de no colapsar económicamente del todo antes del final de su mandato.
 
Deja un comentario

Publicado por en 02/12/2016 en Espectáculo

 

La mujer abacaxi.

chica-abacaxi-2El espejo que genera la humedad y su sincretismo con el sol de la distancia, me permite verla como al átomo en un microscopio, la eterna recta de esa carretera interminable entre dos países me incita y me da chance a voltear por sus costuras para recordarla, y a palpar en ese aire caliente casi amazónico, el amarillo intenso de esos ojos abacaxi que contrastan con el café y prieto color de sus contornos, una sensación de fortaleza y sosiego que me embarga y me serena para cuando me toque conducir.

Al voltear de nuevo al frente, se me viene en tromba su sonrisa de niña dulce pero traviesa, los lentes le intensifican ese poder que sabe a mundo nuevo y que se potencia otra vez en los rayos vivaces que se generan al verle ese par de pepas abacaxi a las que ya me referí.

Me imagino que la sonrisa mental de los recuerdos me delata, porque quien me acompaña me pregunta si la alegría se debe a la conversación en portugués que se escucha en la radio, pero como explicarle que me encuentro en otro Universo, en uno paralelo que no es de superficies y que se encuentra situado entre los años ochenta y noventa del siglo pasado.

Me escudriña y se encoje de hombros, pero yo estoy más al pendiente de ese sonido del silbato del voleibol que mi mente sigue recreando, pero sobre todo del recuerdo de la búsqueda incesante de mis ojos cual scout deportivo, por esa chica que en su femineidad tal vez no sabía volear bien el balón, pero que de seguro era el mayor portento de alegría en la cancha, sí ella, la que apenas en cuarto grado de primaria ya tenía las piernas más perfectamente torneadas y bronceadas, esas con las que cualquier mujer adulta quisiese contar.

Se vienen en cataratas esa cantidad de flashes y recuerdos felices de la infancia y de la adolescencia, aquellos que hacen sentirme tan cómodo que como copiloto me despojo de mis confortables Reef, solo para estar completamente descalzo y con ello poder colocar mis pies en el rescoldo, para así subir la mirada con la intención de dar gracias a DIOS, a ese todopoderoso en las alturas a quien me imagino detrás de su gran cortina de nubes, pícaramente viendo hacia abajo y riendo de los resultados que esos recuerdos él ha hecho me inciten el pensamiento.

Luego, mirando esos mismos pies descalzos, hago conjeturas sobre los días y las veces que en la candidez de nosotros los niños de esa época, me tuve que haber quedado mucho tiempo prendado visualmente del short blanco de deportes de aquella bella señorita. Vuelvo a mirar atrás la senda y la alegría pícara me hace agradecer los instantes puros y de ingenuidad que la vida me permitió compartir con aquella niña mujer. Que los noviazgos de aquellos tiempos eran de dibujitos y mensajitos en secreto.

Pasan los kilómetros y el olor del abacaxi que una señora vendía en un transporte – tarantín de carretera, me trasladó (por su parecido) al famoso y en mi retina muy amarillo, o tal vez ocre, autobús escolar del Señor Arturo, ese que como bien diría otro de mis insignes hermanos de colegio y de la vida, fue el testigo automotor de muchas sensaciones, sentimientos y afectos de la infancia.

Era finales de 1985, y ahora la historia mudaba de persona, se situaba en otra excelente y por igual hermosa damita (que la vida se ha encargado casi siempre de hacerme topar con mujeres excepcionales), estábamos ya en sexto grado y veníamos de uno de los tantos paseos que nuestro amado colegio nos regalaba con cierta frecuencia, y yo para no variar en mi constante, molesto con ella, por lo que ambos íbamos sentados en asientos muy alejados el uno del otro.

Memoria fresca, sería por el mismo abacaxi que me estaba comiendo. Recuerdos taxativos, ella brava, muy brava, ya ni recuerdo por qué razón, tanto que algunas lágrimas le corrían del coraje. Motivados por tal situación, los grandotes del salón me comenzaron a asediar y a intimidar para reclamar mi trato, más bien para someterme y lucirse ante otra de las destacadas, quien fue siempre excelente estudiante y mejor líder.

Acá otra interrupción en el relato, ya que justo llegamos al campamento base en los Rápidos de Kamoirán, Gran Sabana, Venezuela, por lo que me esperaban para comer y descansar, pero la fiebre por escribir era tal que les dije que se adelantaran sin mí, quería terminar de rodar mi cinta interna para finalizar de rasgar en mis apuntes con la intención de que no se me olvidara nada para este relato.

Vuelvo a lo mío y me percato que aquella vivencia puso ante mí una moraleja, una reflexión que no quiero pasar por alto y dejar de reflejar antes de apuntalar la historia, y es que esa bonita y recia morenita me hubo “regalado” sin proponérselo, como su apellido, una de las vivencias y aprendizajes más valiosos (por ejemplarizantes) de mi existencia, ya que me enseñó a que con las chicas no hay que justificar razones cuando se trata de una determinación absolutamente loca para sentir y para vivir en amor.

De seguro me preguntarán, y a que viene todo eso, en que sustentaste lo último que se te ha dado por escribir, y es que ante los recuerdos ahora detallados bajo la lupa de la experiencia y los tantos momentos vividos en la adultez, percibí y me topé con el hecho de que aquella era la primera vez de ese adolescente de apenas 11 años, ese que estaba experimentando lo que era pasar de sentirse acosado y asediado, víctima de lo que él pensaba una artera manipulación de género (que me rodeaban, me daban empellones, me empujaban, algo que nunca paró, ni siquiera en la tarde ya luego del paseo, en la clase de baile del profesor Valderrama) a sentirme diametralmente distinto en apenas instantes, así como enternecido, reenganchado, restaurado y hasta protegido, con solo y simplemente el gesto de ella al abrirse paso entre todos los presentes, y con mucho sentimiento eso sí, entre arrepentida y amorosa (ahora con otro tipo de lágrimas), buscando defenderme y pedir que ya me dejaran en paz, que no me hicieran daño.

Aquel insignificante detalle bastó para darme cuenta que el amor como energía fundamental de vida es una poderosa magia que igual puede sublimarte y encumbrate en segundos, así como puede arrancarte y arrastrarte de raíz, ese que te hipnotiza pero que también te obnubila, él, que te hace soñar pero igual te produce desvelos, ese que te genera alegrías pero de la misma manera puede llevarte al llanto.

Ese amor, que con sus subidas y sus descensos, de igual manera te impulsa a vivir en grande, a ser poderoso en el actuar pero siempre tratando de hacerlo de manera correcta, ese que te induce a soñar pero que también te dice hazlo, y hazlo pronto porque la vida es ahora y se te va en un instante, porque en ella tu legado va a ser en torno a lo que has hecho y has dicho y para nada va a contar con lo que te guardaste.

Sino te pasará lo que a otro amigo y hermano de la vida, también de esa época (y tranquilo que no referiré la pizzería ni la canción), o lo que a mí con aquella prima de otro gran pana y compañero de clases, ya un poco más adolescentes, con la multiatleta, la que destacaba en todo aquello que hacía, la gimnasta, con aros y con cintas, la estudiante excelsa, la que en un futuro sería periodista y mejor productora de radio, la sin igual, esa la del amor platónico que nunca supo de aquellas ilusiones sino mucho tiempo después, ya más adultos cuando hacíamos teatro y cada uno con vidas más que definidas y hechas.

Me llaman a comer y ya debo finalizar este relato, no puedo por ende seguir rasgando garabatos para ensalzar más a esas tres noviecitas de la infancia (la de cuarto, la de quinto o la de sexto, y me refiero a los grados), así como a aquel mencionado amor platónico y a esa otra mujer abacaxi que se coló en el cuento, la única de las 5 que no puede ser confesada ante mi libreta, por reciente, por novedosa, porque la cosa es incierta y porque todo lo incierto es de final reservado, tal vez hasta pueda que no termine de cuajar, en fin, debo abrir la mano y dejar caer el bolígrafo, ya la nota echó sus raíces y parece más bien un árbol que está para dar frutos, y vaya que va a dar.

La selva me llama, me dice que si no me meto a cenar, los puri-puri me comen vivo y esa es una orden, que aunque ellos no son bestias, no, ni diablos, pues éste siempre anda trabajando y es un buen emprendedor.

Se cierne la noche, y aunque bella es muy cagante, como cagante es la risa de los tipos que se dieron cuenta de mi andar borracho por la desorientación a oscuras entre piedras resbalosas y barro arcilloso, ya que ni una estrella tengo para alumbrarme hasta el sitio de la comida, pero en esa nada me alumbro con mi propia risa y más aún con la compañía espiritual que siento de esas cinco damas, así como la de mis hermanos de la vida.

Siendo así me despido, ahora celebrando que ya pude poner en blanco y negro (y de un tirón), esto que es un regalo para ellas, para mi infancia y para mí mismo, así como es también un presente a la maleable realidad, esa que es relativa porque nunca nada es lo que parece, así como tampoco nada será igual en una vida que es cambiante y se va en un tris, la que por lo corta a veces no es más que un sueño, como un sueño es y será encontrarse con una dama que contenga todas las bondades y las características de genialidad de esas mis cinco mujeres abacaxi.

 
Deja un comentario

Publicado por en 11/11/2016 en Espectáculo

 

Divangando sobre las colinas de la Pequeña Venecia.

screenshot_2016-10-21-14-52-22-1

Pronto secarás tus lágrimas

Miro literalmente en tus ojos mi tierra amada, y ello es como mirar y proyectarme en el cielo nocturno o el reluciente amanecer de tus días. Aquí hay tanto que por ti se debe sostener, ya que solo como tú, las viejas estrellas. Observo que has llegado tan lejos para poder tenernos aquí donde estamos y al respecto me doy cuenta que es cuando me pregunto ¿Cuánto has debido pasar para ello? ¿Qué edad tiene tu alma?

Por eso y por todo lo que me has dado es que no me rendiré, lo hago por ti, por nosotros, incluso acaso si el cielo se pone algo rudo y tormentoso, sin importar lo que suceda, te daré siempre mi mayor esfuerzo, mi entrega, todas esas aristas de mi amor, ese por el que todavía sigo implorando y mirando hacia arriba para que la providencia nos conceda tu pronto regreso engalanado a lo que eras.

Entiendo ahora que tus hijos necesitábamos pasar por esto que acontece, sé que tu comprendiste que necesitábamos espacios para divagar, navegar y buscar otras opciones; como madre nos concediste el tiempo que fuese necesario y sé que aquí has estado y estarás esperando pacientemente, sabiéndote imprescindible para nosotros, independientemente de lo que hayamos encontrado.

Creo fervientemente que la esperanza existe, es un sentimiento humano que mi abuelo me indicó que era factible cuando me dijo aquello de que hasta las estrellas arden y que algunas incluso caen a la Tierra. Solo que tú permitiste que nos sucediera esto porque sabías que mucho debíamos aprender para crecer y fortalecernos como nación, pero sobre todo para reconocer lo invaluable que eres para todos aquellos a quienes nos pariste dentro de tus paisajes.

Dios sabe lo mucho que tú mereces la pena, y por ello, por ende, en mi caso no abandonaré, no renunciaré, no me daré por vencido. Nunca he sido de los que se largan tan fácilmente, me gusta quedarme para intentar marcar alguna diferencia, no importa que sea en algo sencillo y trivial, pero quiero permanecer porque para mí eres un todo, a sabiendas de que las vicisitudes pasan y en el entendido de que con mis hermanos en nuestras diferencias convergeré y nos reencontraremos tarde o temprano.

Con ello lograremos lo fundamental, porque con esas diferencias nos enseñaremos mutuamente a tolerarnos y a usar las herramientas que la misma nacionalidad común (con sus bemoles) nos ha obsequiado como dones y que son muchas (las cuales todos sabemos cuales son, y de las que no es necesario que enuncie acá y que sé que no están del todo olvidadas).

Hay mucho en juego, como eso de no perderte entre la intolerancia y en las ideologías, porque al final todavía creo que tu impronta patria y de conglomerado, vale mucho, un infinito, muchísimo más que el vencer y dominar el juego político, podemos reconocernos como iguales en la diversidad y el disenso, incluso como amigos, ¿Por que no? al menos esa es mi visión y mi meta a lograr, trabajar en pos de la re-unificación de nuestra idiosincrasia, de hacer que nos reconozcamos todos como hijos tuyos por igual, pero hacia arriba, sumando, siendo progresistas, sin rencores ni resentimientos, ese que nos intentaron inocular y que tanto daño ha hecho.

Hay oportunidad y obligado estamos a hacerlo, por nosotros todos, porque no nos han roto todavía, porque no nos han logrado quemar y arrasar a pesar de su denodado intento. Sin lugar a dudas que todo lo pasado nos ha enseñado a no doblegarnos sin ser rígidos, a ser flexibles, a ceder y a ser humildes, cosa por la que no nos caracterizábamos antes o por lo menos no lo éramos en ciertos y determinados  momentos fundamentales de nuestra historia.

Con lo que nos sucedió hubo y hay cosas ante las cuales no supimos manejarnos, o no se supo tratar de principio, tal vez porque no estábamos acostumbrados a ellas, o no las conocíamos, o simplemente no las vimos venir, pero también nos hemos percatado de que somos fuertes y que podemos sobrellevarlas y cambiarlas sin que el mundo interno se nos derrumbe por completo.

Tuve y tuvimos que aprender a valorar lo que teníamos y que no agradecíamos lo suficiente, y por ende lo que éramos y lo que somos (antes y después de lo sucedido), por lo que ahora más que nunca me veo y nos veremos sabiendo quien realmente soy y quienes somos luego de la barbarie, y eso dentro de todo es lo mejor, porque en algo marcó de manera indeleble el ser (así como quien forja y hace un herraje), el carácter, esa armadura que a mí me está definiendo, y que seguramente estoy de que a Ustedes también está definiendo.

Reitero que supo y sabe Dios, lo suficientemente fuerte que hemos sido a pesar de que lo dudemos debido a ciertos hechos y al tiempo que nos llevó reponernos (que todavía no salimos de ello) y aunque tenemos mucho que aprender todavía, aquí nos quedamos y estamos vivos por ti, principalmente en tu honor y a tu amor incondicional de tierra madre.

Sabe Dios que mereces más de lo que te hemos dado hasta ahora, y que sobre todo mereces que tus hijos no renunciemos y nos mantengamos en pie para luchar y verte de nuevo, digna y libre, MI PEQUEÑA VENECIA.

Gracias madre nación, por no haber cedido del todo y mantenerte en pie hasta ahora mi bendecida tierra de gracia, terruño de mis amores.

Gustavo Adolfo Agüero Cruz

 
Deja un comentario

Publicado por en 21/10/2016 en Espectáculo

 

La Flor en el Témpano

Descargas para ig 4

Hasta sobre un témpano la flor del verdadero amor subsiste,
incluso si bien cortada desde su tallo para ser parte de un ramo.

No importa la desavenencia por la cual ella haya sido arrancada y/o tirada,
si es por amor el tempano la provee de agua para que ella mantenga sus pétalos.

En prueba agradecida de ese mismo sentimiento que el tempano le profesa,
ella adhiere su tallo a la base del mismo,
siempre buscando que de tal acción vuelvan a surgir y más fortalecidas sus raíces.

Así es el amor en tiempos difíciles,
así como esta imagen misma,
ya que si es real e intenso,
subsiste incluso a los más diversos escenarios hostiles,
incluso siempre aguantando y esperando a que aparezcan nuevos tiempos,
en donde el hielo discurra en agua a la tierra,
en esa misma tierra en la que en mejores condiciones y en mejores tiempos,
las raíces de mi amor se depositarán en un mejor y más abonado suelo.

 

Gustavo Adolfo Agüero Cruz

 
Deja un comentario

Publicado por en 23/05/2016 en Espectáculo

 

Porque la crisis es culpa y responsabilidad de todos

BorradorCierto es que apenas tres repuestos me cuestan casi 200 mil bolívares, algo que dobla tres veces el precio original de mi carro cuando fue comprado. También es cierto que es doloroso percibir como a la aguda y grave situación del país contribuimos TODOS de manera perversa y hasta maligna, sobre todo si observas como las cadenas de distribución de alimentos, pero fundamentalmente los supermercados, desvían los productos para obtener mayores ganancias y rédito, sumándose así a los bachaqueros (dentro de los que increíblemente se encuentran muchas veces sus propios empleados), quienes demoníacamente se aprovechan de las necesidades y el hambre de una sociedad que a pesar de todo lo que está padeciendo, prefiere sortear situaciones y buscar como pagar lo que necesita, en vez de darse cuenta de su verdadera responsabilidad histórica como protagonista de los cambios que debe propender, y que debe buscar no sólo como etnia – nación, sino como civilización, para lograr el bienestar, el progreso y el futuro que desea.

Muy cierto es que actor y responsable principal de esta hecatombe es un GOBIERNO – ESTADO que ya dejó de cuidar las formas al borde del precipicio que mantenía su antecesor (igual de corrupto y autocrático por cierto), y prefirió quitarse su careta para dejarnos claro que su propósito siempre fue, es y será, controlar el poder (en el cual piensa que se puede eternizar) y que para nada le interesa gobernar para una masa pluri-diversa que demanda cambios urgentes de unas autoridades que en su obsesión por ese PODER, así como por perseguir toda opinión distinta y disidente, prefirió irse (y con ellos arrastrarnos a todos) al precipicio político – económico en el que se encuentra, y en el que va a fenecer, ya que adolece de cualquier sentido de enmienda o rectificación, es decir, entre estos mal llamados “socialistas” no hay humildad, por lo que mucho menos hay capacidad de rectificación.

Claro esta también que, CIERTISIMO es que la coalición opositora tiene su gran cuota de culpa, y no me refiero solo a aquellas facciones políticas que se agrupan en la denominada MUD, me refiero a todo el aparataje sociopolítico – económico que está detrás de todo esto (Por favor ya dejemos de ser ingenuos, ya son casi 18 años cayendo ante las tácticas de dos bandos a todas luces inescrupulosos e inmorales).

No sólo me refiero a aquellos que jugaban a adversar las políticas del oficialismo ante las cámaras, por un lado, y por el otro pactaban con estos por ingentes cantidades de dinero y el acceso a ciertos negocios estratégicos y a cuotas de poder ocultos tras la trastienda, que hay muchos y sería muy largo el nombrarlos aquí.

Me refiero a esos individuos y conglomerados, que haciéndose pasar por correctos, por justos, por demócratas, realmente son los artífices de muchas prácticas desleales, que conjuntamente con aquellas que perpetra el gobierno, afectan directa y decididamente la situación actual, y con ella a la población.

Sé que ningún comerciante o ningún empresario va a producir a perdida, eso lo entiendo y yo tampoco lo haría, soy un convencido del sentido económico en donde se desarrolle un sistema económico de ganar – ganar, pero lo que si adverso decididamente, y con lo que estaré opuesto toda mi vida, es que una parte del sector político – comercial de este país, sólo piense y esté dispuesto a enriquecerse infinitamente, siendo que también sean infinitas sus intenciones de creerse que están por encima de las normas, pero sobre todo, por encima de su propio país y de la situación que se esté viviendo.

Y no me refiero sólo a aquellos que practican la antigua táctica (igual de vigente hoy) de obtener divisas a precios preferenciales y/o controlados, para luego vender sus productos importados a precios incluso por encima del coste del dólar en el mercado paralelo, que es una de las distintas prácticas draconianas y desleales que han buscado para maximizar sus ganancias en los últimos años.

Me refiero también a aquellos que a sabiendas de la gran crisis social, que de seguro va a degenerar en un estallido civilizacional (que no civil solamente), juegan a profundizar aún más el deterioro, principalmente al permitir con sus prácticas y conductas económicas (esas que por detrás tienen una motivación política fundamental), que se profundice la escasez, y con ella una inflación que está llevándonos a una pobreza crítica que algunos ni se imaginan puede alojarse en un país como Venezuela.

Ya me cansé de hablar en comercios, abastos, panaderías, supermercados, en colas, con los dueños de comercios y con la gente de a pie. Los primeros, que gustan mucho de responder solo al ciudadano que les pregunta desde su humildad y su desespero de vida, a mi se me quedan callados o me desvían la conversación, incluso se van no sin antes preguntarme si tengo algún cargo público, a los segundos les abro un poco más la mente, les hago ver más allá de las matrices de opinión que generan los medios de comunicación oficialistas y opositores, pero igual les veo en sus caras las dudas y la impotencia, no se dan cuenta que de ellos, 30 y pico de millones de personas, depende que esta situación no siga, que de ellos, siempre de manera organizada e inteligente, está salir no solo de este gobierno vil y claramente ya antidemocrático, sino comenzar un nuevo sendero donde la misma población se de cuenta que el rumbo lo va a marcar un colectivo que debe interiorizar que para que ese rumbo sea de bien y de éxito, debemos no solamente masificar la educación, sino hacerla llegar y hacerla “decantar” con la mejor calidad posible, a todo aquel venezolano que se pueda.

Sin una sociedad mayoritariamente culta, tendremos a muchos Chávez, muchos Maduros, muchos Carlos Andres Pérez, entre otros nefastos, en una historia nacional ya muy maltrecha como para seguir repitiendo vergonzosamente capítulos tristes.

P.D: ¿Pregúntenle a sus panaderos el por qué si no tienen harina para producir el pan, los mostradores están llenos de cachitos, pastelitos, pedazos de pizzas o pizzas enteras, o es que acaso esos rubros no son hechos con la misma harina con que debe hacerse el pan? ¿Pregúntenles si no es más bien que usan la materia prima solo para producir lo que les da más ganancia?

¿Pregúntenle a quienes trabajan en empresas polar, que hacen manifestaciones para que les otorguen divisas para su materia prima (el maíz), cómo es eso que no hay para hacer la harina precocida (Harina PAN), pero en los anaqueles de supermercado si consigues muchos otros rubros hecho con ese mismo maíz?

¿No será que solo destinan su producción a lo que les genera ganancias y no a aquello que la población requiere? Recuerden que son comerciantes y siempre van a privilegiar sus intereses económicos, lo que pasa es que en Venezuela estos se disfrazan de héroes y hasta de pseudo-dirigentes políticos.

Seamos menos emocionales y menos incautos a la hora de ver y procesar el acontecer nacional, seamos verdaderamente críticos (que no criticones) ante los hechos, y pues busquemos como concertar entre todos para lograr el cambio que queremos, que vendrá de nosotros y no de parte de los partidos políticos ni el sector comercial, mucho menos vendrá del sector gubernamental.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23/05/2016 en Espectáculo

 

Volver al Sendero.

Dicen que uno no está totalmente vestido si no tiene una sonrisa, de igual manera los artífices del positivismo nos señalan que siempre lo mejor está todavía por venir, pero para ello creo firmemente que se debe tratar todo en este cosmos aún de mejor manera que hasta ahora, porque así siempre nos irá mucho mejor.

En ese sentido digo, y sin lugar a dudas, que será más provechoso y satisfactorio para mí dejar abierto el corazón sin reticencias, porque con ello dejo entrar lo mejor de la vida hasta el espíritu (a lo mejor de mi alma), cosas tan valiosas como los buenos pensamientos, sentimientos, sensaciones, el futuro, las esperanzas y los sueños. Actuando de esa manera, el hábito de la humildad se afianza mucho más rápido y de la mejor manera, y eso hace que ahora que vuelvo a ostentar posiciones de importancia, pueda ver claro que influir y manejar a otros te da fuerza, pero que el manejarme a mí mismo es lo que definitivamente me da el verdadero PODER que requiero.

Al respecto, esos varios días que pasé meditando en la montaña mágica de todos los caraqueños, de todos los venezolanos, me ayudaron mucho a reencontrarme con mi camino original, y me permitieron enfocar lo fundamental para volverme a acompañar y rodear de aquella gente valiosa que he conocido a lo largo de mi existencia, sobre todo de esos que conocieron y conocen de mis errores, los que en vez de apartarse, me señalaron mis fallas con amor y paciencia.

Me sirvió la calma que emana El Ávila para interiorizar que no necesito de muchos para ser feliz, sino de aquellos pocos pero que realmente son amigos y compañeros de senderos, los que te aprecian por quien eres, los que no te permiten que dejes de creer que los milagros suceden todos los días, quienes te impulsan a colocarte siempre los lentes de vida con cristales adaptados para tener un poco de imaginación y mucha constancia.

De hecho, uno de ellos me dijo una de las cosas mas inteligentes y sabias que haya podido yo escuchar e interiorizar en mi vida: “Todos somos un poco raros, y la vida en sí es rara, así que cuando encontremos a personas quienes en su rareza son compatible con nosotros, celebremos y disfrutemos con ellos, dejándonos caer en esa mutua y satisfactoria rareza”, que eso amigo mío, no pasa con frecuencia.

 
Deja un comentario

Publicado por en 20/04/2016 en Espectáculo