RSS

Archivo de la categoría: Deportes

Ayrton Senna Da Silva: El mejor, más rápido y arriesgado piloto. La leyenda sobre ruedas.

Hoy me dio por recordar aquellos domingos de mi niñez, esos que cada 14 días entre las 7 y la 10 de la mañana me hacían asistir a una nueva jornada con la historia. Desde muy chico veía con mi padre las carreras de Formula 1, eran los tiempo en que Jhonny Alberto Ceccotto Persello hacía su transición entre ser campeón del motociclismo mundial a piloto de la máxima categoría del automovilismo internacional.

Era la escudería Toleman la que en definitiva le había dado el lugar merecido al piloto caraqueño, ya que la Theodore-Cosworth, con la que había debutado el año anterior, siempre padeció de problemas financieros, esos que no permitieron al criollo terminar los dos últimos grandes premios de la temporada de 1983.

Corría el año 1994, y conjuntamente con Cecotto se estrenaba una gran promesa latinoamericana que desde 1981 venía ganando cuanta competencia europea de automovilismo existía (el Campeonato RAC & Townsend-Thoreson de Fórmula Ford 1600 con el equipo Van Diemen en esa temporada, el Campeonato Británico de 1982, los Campeonatos de Europa y Fórmula Ford 2000 del mismo año, así como el Campeonato Británico de Fórmula 3 del año 1983). Se trataba de un pequeño y flaco piloto brasileño quien llevaba por nombre AYRTON SENNA DA SILVA.

SI bien toda mi atención estaba centrada en el piloto venezolano, nunca podré olvidar aquella gesta realizada por el de Sao Paolo. En ocasión de la celebración del Gran Premio de Mónaco, en una lluviosa tarde de domingo, llegaría el mejor resultado así como la primera de muchas lecciones de conducción en suelo mojado por parte del brasileño. Senna salía desde la décima tercera posición de la parrilla, una desde la cual no se le auguraban muchas oportunidades, augurios que se afanó en dejar mal parados desde la misma arrancada cuando hizo un progreso vertiginoso y constante hacia los primeros puestos de la prueba.

Fue así como consiguió ser décimo en la primera vuelta, luego de la cual comenzó una espectacular remontada que lo colocó noveno en la segunda vuelta. Posteriormente se colocó en octava posición tras el tercer giro, luego séptimo, sexto en el noveno giro, quinto en el doceavo, cuarto en el catorceavo, tercero en el decimosexto y segundo en el decimonoveno. Era una carrera impresionante la que había logrado el para entonces novel piloto, quien sin embargo, a pesar de estar casi a medio minuto del líder de la competencia, el francés Alain Prost, se lanzó raudo en su persecución al que empezó a descontarle un segundo promedio por vuelta.

Todo parecía dado para que el brasileño lograse su primer triunfo en la Fórmula 1 cuando los Comisarios encargados de la Dirección de la Carrera decidieron suspenderla en la vuelta 31, ello como consecuencia de las malas condiciones y la pésima visibilidad ocasionadas por la torrencial lluvia. Al momento de la mencionada suspensión Senna se encontraba en la segunda posición a 7 segundos de Prost. Tal decisión de los jueces frustró al brasileño, quien si bien obtenía el mejor resultado para él y para su equipo en la temporada, sabía y estaba seguro que de a no ser por la suspensión, iba a ser el seguro vencedor (es bueno destacar que al momento de la detención de la carrera Senna le estaba recortando 4 segundos por vuelta al francés, al que incluso ya había superado durante la vuelta 32, justo después de haberse mostrado la bandera roja).

Así de competitivo era el carácter del para entonces piloto de Toleman, nunca conforme con otro puesto que no fuese el primer lugar del podio, ese que según el reglamento de la época le fue arrebatado por el hecho de que se contaban sólo las posiciones de la última vuelta completada por todos los pilotos (vuelta 31), momento en el que para perjuicio del brasileño, Prost era todavía líder. A pesar de aquel final no tan dulce para Senna, para mí representó una oportunidad para disfrutar (gracias a la magia de la televisión) del primer podio en la Fórmula Uno de aquel piloto que en menos de una década se convertiría, sin lugar a dudas, en la máxima leyenda del automovilismo mundial.

Mónaco fue testigo de una conducción que sería cuño y sello de la carrera automovilística del “Mágico Senna”, como algunos dieron por llamarle al manejo arriesgado del brasileño en pistas lluviosas. Mientras para mí ese Gran Premio en el protectorado representaba el inicio de un gran fanatismo hacia uno de mis más grandes ídolos deportivos de todos los tiempos, ese pequeño hombre de arrojo y arrogancia, el que siempre condujo sin temor alguno hasta el día de su muerte, quien luego de ese gran premio ganaría innumerables “Pole Positions” así como algunas carreras hasta su consagración definitiva entre el período comprendido entre 1988 y 1994.

Son legado histórico de su leyenda los 3 campeonatos mundiales de 1988, 1990 y 1991, así como los dos subcampeonatos de 1989 y 1993, respectivamente, esos que lograría en apenas 7 años. Pero tal vez su leyenda no se haya formado tanto por su contundente éxito sino más bien por esas gestas de determinación así como aquellas batallas de conducción con los más grandes pilotos de la época. Tal vez fueron más impactantes aquellos recuerdos de sus múltiples hazañas en carrera. Cómo no recordar aquella gesta que protagonizó en la penúltima Válida del Campeonato de Fórmula 1 de la temporada 1988, celebrada en Suzuka, Japón. Para ese Gran Premio Ayrton Senna había conseguido la Pole Positión, algo que si bien le aseguraba ya medio título en el bolsillo, no podía prever aquel imprevisto, de esos que pueden suceder en cualquier momento de prueba de automovilismo de alta competencia.

Resulta que apenas la luz del semáforo cambió a verde, el motor Honda del vehículo de Senna se atascó, lo que produjo que su carro quedase estático en medio de la pista por lo que el brasileño tuvo que ver cómo el resto de los pilotos lo sobrepasaban. Tuvo suerte el brasileño de que el Circuito de Suzuka tuviese una pendiente en bajada en la misma recta principal, hecho que permitió que su auto comenzara a moverse de a poco y pudiese encender el motor para retomar la carrera.

Cómo consecuencia del incidente de partida, Senna caería estrepitosamente de la primera posición al puesto catorce, lugar desde el que empezaría a remontar de manera increíble y descomunal, a tal punto que en la segunda vuelta ya se encontraba en la sexta posición. Luego sería quinto en el tercer giro, ubicándose cuarto en el siguiente. Para la onceava vuelta ya se encontraba en situación de podio (era tercero con chances reales de ir a la caza del líder de la prueba, que era otra vez su compañero de escudería, el francés Alain Prost).

En ese momento la lluvia, un factor climático que siempre favoreció al brasileño, comenzó a caer sobre el circuito nipón, hecho que favoreció aún más sus oportunidades debido a la enorme habilidad de Senna para correr en esas condiciones. De esa manera, tras una ardua lucha para abrirse camino entre los primeros lugares, finalmente adelantó a su compañero y rival en el inicio del giro número 28, principalmente gracias al tráfico reinante que ralentizó críticamente el ritmo del galo. Luego del adelantamiento Senna se mantendría imparable al frente de la carrera, quien acabaría venciendo de manera formidable en un circuito que lo vio coronarse como campeón mundial por primera vez a sus cortos 28 años.

Dos años después, en 1991, tuve la suerte de observar lo que significa el valor de la técnica y las condiciones de un gran piloto por encima de los progresos mecánicos y los avances tecnológicos cuando Ayrton Senna, quien ganaría su tercer título de Fórmula 1 en ese año (al adjudicarse 7 grandes premios – los cuatro primeros de manera consecutiva en EEUU, Brasil, San Marino y Mónaco, así como otra seguidilla en Hungría y Bélgica, más una última para cerrar la temporada en Australia), nos mostraba como se gana una carrera sin tener un carro en condiciones optimas.

Resulta que el brasileño tuvo que conducir su McLaren Honda usando solamente la sexta velocidad por más de 6 vueltas (dado que el embrague y las velocidades se dañaron durante la última parte de la competencia), hecho que no impidió que liderara la prueba de punta a punta, incluso aguantando la presión del italiano Ricardo Patrese, quien en la segunda posición con su Williams-Renault, alertado vía telefónica de los desperfectos mecánicos de su rival, intentó recortarle y arrebatarle la victoria al saberse con un carro en mejor estado.

Dado su carácter, valentía y arrojo, pero por sobre todas las cosas, por esa pericia al manejar así como su determinación que rayaba en la arrogancia extrema, el piloto paulista decidió no abandonar la carrera, la cual prosiguió a pesar de la presión y de las malas condiciones del vehículo, hecho que lo hizo finalizar tan exhausto que tras ver la bandera a cuadros, dejó su bólido a un costado del trazado, casi desmayado y sin fuerzas, situación que obligó al personal médico a atenderle en plena pista.

Gracias a esa determinación que tuvo para ganar el Gran Premio de Interlagos (Brasil, 1991), que por cierto le daba la primera victoria en su suelo natal en poco más de 8 años como piloto de F1, el piloto paulista fue considerado como el indiscutible héroe deportivo de la nación verdeamarelha.

Vinieron después dos años en los que su escudería no quiso invertir para que les fuesen suministrados los motores élite del momento, conformándose entonces MacLaren en convenir con la Casa Ford, la cual les proveyó un motor menos potente pero sobre todo muy inferior en cuanto a velocidad con respecto a los que le otorgó a la constructora Benetton, equipo con el cual Ford tenía su contrato principal en la Fórmula 1. A pesar de ello, y de que Senna también conociese de la superioridad de los Williams-Renault con respecto a su McLaren-Ford, el brasileño accedió a seguir en ese equipo con la condición de sólo firmar un contrato que se renovara carrera a carrera, contrato con el cual tampoco le iría mal a principios de esa temporada ya que acabaría en segundo lugar en el Grand Premio de Sudáfrica, el que inauguraba el año calendario de la F1, luego del cual ganaría el GP de Brasil, el cual consiguió por segunda y última vez en su carrera (en una prueba con constantes cambios repentinos de las condiciones climáticas).

Ambas válidas sirvieron como antesala de una de sus carreras más cumbres, la que se celebró en el marco del Gran Premio de Europa, en el difícil trazado de Donington Park (Inglaterra). A menudo considerada como una de sus más grandes victorias, la misma fue una oda al riesgo y a la voluntad del piloto por sobre las condiciones de la pista. En ella Ayrton Senna Da Silva partía en la segunda fila (cuarto lugar), posición desde la que los expertos no le daban ninguna posibilidad, ya que ese circuito era considerado como uno en donde no había ninguna zona apta para el adelantamiento de vehículos.

Tales pronósticos en nada amilanaron al piloto paulista, quien con agresividad y mucha velocidad adelantó a cuatro coches que le antecedían, apenas promediando la primera vuelta (los pilotos de esos monoplazas a los que rebasó como a estatuas pesadas, eran nada más y nada menos que Michael Schumacher, Damon Hill y el campeón de esa temporada, Alain Prost). Luego de los espectaculares adelantamientos Senna lideró la carrera desde el final de esa primera vuelta, en una carrera donde algunos pilotos tuvieron que hacer hasta siete paradas en “boxes” para hacer cambios de neumáticos a compuesto de lluvia o a lisos, según los cambios del clima durante la competencia. Tal fue la perfección de la estrategia de carrera de Ayrton, que en aquella prueba Senna dobló (le sacó una vuelta de ventaja) a todos sus colegas pilotos, excepto al británico Damon Hill.

Luego vendría el año fatídico, y con él aquella noticia que recorrió el planeta entero un 01 de mayo de 1994, aquel accidente convertido en tragedia que ocurrió en el marco del Gran Premio de San Marino, en Imola, Italia. Ese suceso que acabó en apenas segundos con la vida del que para mí ha sido el mejor, más rápido y arriesgado piloto de Fórmula 1 de todos los tiempos, el inmortal Ayrton Senna Da Silva, la leyenda sobre ruedas. Muerte que sigue generando comentarios, mucho morbo y mayor polémica aún, pero de la cual hay tanta información que he decidido dejarla para una nota tributo que complete este mi humilde homenaje al campeón de campeones.

E

 
2 comentarios

Publicado por en 22/10/2012 en Culturales, Deportes, Historia, Opinion

 
Vídeo

Los Verdugos del Críquet Internacional

Los Verdugos del Críquet Internacional

Greatest Finish to Cricket World T20 Semi Final 2010 between Australia and Pakistán.

Muchos lo piensan aburrido y monótono, como el golf, otros dicen que es un juego que da muchas ventajas a la ofensiva en desmedro de la defensiva, algunos incluso se burlan de ciertas indumentarias, posturas, reglas y costumbres propias de un juego, que aún siendo muy británico en su aspecto y hasta en sus reglamentos, ha calado a la perfección en sociedades fuertemente empobrecidas y de profundo arraigo nacionalista como en la mayoría de los países pertenecientes al subcontinente indio, (Pakistán, Sri Lanka, Bangladesh y La India), en donde el Críquet es considerado el deporte de las masas, arquetipo que rompe con aquella creencia de que este es un deporte elitesco y de clases.

De igual manera, y por su bajo coste en implementos, la facilidad de ser desarrollado en cualquier terreno (como el fútbol) y por ser relativamente sencillo de practicar (a nivel amateur), el Críquet se ha diseminado con mucha popularidad por distintos países africanos, como en el caso de Sudáfrica y Zimbabwe, quienes han alcanzado gran nivel en el ámbito mundial, hecho que desde hace muchos los convirtió en miembros de un selecto grupo que les ha permitido disputar los más prestigiosos torneos de Críquet en el planeta.

Para que les sea más fácil disfrutar de un buen Test Match, es necesario que les diga que las mejores 10 mejores selecciones que juegan este deporte en el plano mundial son: Australia, Bangladesh, India, Inglaterra, Nueva Zelanda, Pakistán, Sri Lanka, Sudáfrica, West Indies (conjunto de las Antillas conformado por Antigua y Barbuda, Barbados, Dominica, Granada, Guyana, Jamaica, San Cristobal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Trinidad & Tobago) y Zimbabwe.

La principal asociación que regente el Críquet a nivel profesional es el Consejo Internacional de Críquet (International Cricket Council o ICC, por sus siglas en inglés), asociación que agrupa a 97 federaciones nacionales, con las cuales organiza tanto el CRICKET WORLD CUP, el ICC CHAMPIONS TROPHY y el ICC WORLD TWENTY20, siendo la Copa Mundial de Cricket (como lo dije en mi nota pasada) el cuarto mayor evento deportivo del mundo a nivel de rating de audiencia internacional después de la Copa Mundial de Fútbol, los Juegos Olímpicos y la Copa del Mundo de Rugby, esto medido por el número de medios audiovisuales que concentra, así como por el número de espectadores que asisten o televisan la competición (2.200 millones de personas solo para 2007, cifra que fue duplicada para el certamen realizado en el subcontinente indio (Sri Lanka, Pakistán e India, en 2011).

En todo caso, así como les nombré a las mejores 10 selecciones del orbe, por sin son de aquellos que gustan seguir a un equipo, bien sea por su cantidad de trofeos y triunfos, o por la popularidad internacional que genera su juego, el apego cultural o por simple ascendencia, aquí le dejo el perfil de las naciones más dominantes en este deporte:

1) AUSTRALIA:

De las 10 Copas del Mundo (Cricket World Cup) celebradas desde 1975 hasta la fecha, los oceánicos se han erigido como los máximos ganadores con 4 campeonatos. La selección aussie ha visto elevar su bandera en lo más alto del podio en los ICC World Cup of Cricket de 1987, 1999, 2003 y 2007, siendo los tres últimos de manera consecutiva, todo un récord en esta disciplina. De igual manera han ganado el ICC Champions Trophy en dos oportunidades (2006 y 2009), convirtiéndose en el primero y único equipo que gana dos veces consecutivas el mencionado trofeo. Los Aussie también han disputado 39 Twenty20 internacionales (la modalidad competitivas más novedosa y entretenida de este deporte), al que llegó a la Gran Final del ICC World Twenty20, la cual perdió con Inglaterra.

El equipo australiano en mi concepto, ha sido el mayor dominador histórico del Críquet, opinión que sustento en sus estadísticas históricas, como por ejemplo el hecho de que los “aussie” hayan realizado 730 Test Matches, de los cuales han ganado 341, perdido 192 y empatado 195 (los 2 restantes quedaron inconclusos), cifras que lo colocan como el combinado mejor clasificado en el mundo en el total histórico de ganados, así como en relación al porcentaje de ganados y perdidos en la historia de los Test Match. Actualmente los de Canberra se situan en el tercer lugar del ICC Test Championship (Campeonato Anual de Test Match del Consejo Internacional de Críquet) detrás de Inglaterra y Sudáfrica, según la última clasificación emitida el 12 de junio de 2012.

Australia también ha efectuado 752 juegos en la modalidad de Juego Internacional de 1 día (ODI, por sus siglas en inglés) de los cuales ha ganado 464, ha perdido 256, empatado 8, con 24 finalizados sin resultados. Lideraron además el ICC ODI Championship por un período de 48 días, el más largo conseguido por equipo alguno, en 2007. Igualmente Australia tiene el récord de haber aparecido en seis finales de la Copa del Mundo de Críquet (1975, 1987, 1996, 1999, 2003 y 2007), de las cuales ganó 4. Asimismo se convirtieron en la primera selección con cuatro finales consecutivas (1996, 1999, 2003 y 2007), superando el viejo récord de 3 al hilo logrado por West Indies en 1975, 1979 y 1983).

Otro registro impresionante de los australianos es aquel que indica que se mantuvieron invictos en la bicoca de 34 partidos consecutivos en una Copa del Mundo de Críquet, hasta que el 19 de marzo de 2011 fueran derrotados por la selección de Pakistán, por tan sólo 4 Wickets.

 2) INDIA:

Otra selección de mucho linaje y éxito en el “CRICKET PLANET” es La India, país del que ya señalamos que este es el juego más popular aunque no está considerado como su “Deporte Nacional”, distinción que se lleva el Hockey sobre Césped. El Cricket Indian Team ganó la Copa Mundial de Cricket de 1983, así como la recientemente finalizada Copa Mundial de Cricket 2011, la cual celebró conjuntamente con Bangladesh y Sri Lanka. De igual forma el conjunto indio tiene entre su palmarés internacional la consecución del ICC Champions Trophy de 2002, el cual se disputo en Sri Lanka. Actualmente, y luego de su campeonato del mundo en 2011, la selección indostana está considerada como la más fuerte, así como el principal rival a vencer en los venideros torneos internacionales.

3) WEST INDIES (Windies):

Es la muy portentosa y atlética selección que representa a la Confederación de las principales 15 islas de habla anglófona en la mancomunidad caribeña, quienes tienen en su historial el haber sido los primeros ganadores de las dos primeras Copas del Mundo de Críquet, celebradas ambas en Inglaterra en 1975 y 1979, respectivamente. Los “WINDIES” también cuentan con un ICC Champions Trophy, que lograron en Inglaterra en el año 2004, así como también fueron finalistas de la Copa Mundial de Cricket Sub-19 de ese mismo año (2004).

Otro logro de los caribeños lo representó su arribo como semifinalistas en el ICC World Twenty20 de 2009 (el Mundial de Críquet en la modalidad Twenty20). Es importante destacar que los WINDIES fueron la primer selección en ganar la Copa del Mundo de Críquet, en el año 1975, competición en la que también fueron los primeros en lograr dos títulos consecutivos (1975 y 1979), hasta que su récord fue pulverizado por las cuatro Copas del Mundo obtenidas por Australia.

“Las Indias Occidentales” son también el primer equipo en lograr el bicampeonato (Back to Back), registro que también fue superado por el triplete del combinado del país de los canguros, quienes se situaron en lo más alto del podio, y de manera consecutiva, en las Copas del Mundo de 1999, 2003 y 2007, respectivamente.

4) PAKISTÁN (Green Shirks):

Pakistán fue campeón de la ICC Cricket World Cup en 1992, celebrada en Nueva Zelanda, así como subcampeón de la ICC World Cup de 1999, que se celebró en Inglaterra. De igual forma Pakistan ganó el ICC World Twenty20 de 2009, y fue subcampeón del torneo inaugural de esta competición en 2007 (2007 ICC World Twenty20). Es importante resaltar que el conjunto pakistaní es el actual campeón asiático de Críquet y se encuentran ubicados en el puesto 4 de la clasificación del ICC Test Rankings.

Pakistan ha jugado 370 Test matches, con 115 ganados, , 101 perdidos y 154 empatados. Este combinado es el tercero en el porcentaje histórico de ganados y perdidos con 1.13%, así como el 5to en el histórico de porcentajes totales con un promedio de 31.33%. De la misma manera han jugado 774 ODI’s, de los cuales ha ganado 416, ha perdido 335, empatado 6, con 17 finales sin resultados definitivos. La fortaleza del conjunto musulmán, así como la ascendencia de este deporte, no sólo en su país sino en todo el subcontinente indio, ha permitido que Pakistán, en combinación con India y Sri Lanka, hayan organizado las Copas del Mundo de 1987, 1996 y 2011, convirtiéndose en los países que mas han organizado la ICC Cricket World Cup, después de Inglaterra, país que los ha celebrado en 4 oportunidades.

Hay que recordar que esta selección musulmana, fue parte de la Nación India hasta mediados del siglo pasado, y no fue sino hasta 1952, que participó como nación independiente en el ICC Cricket Board. No obstante esa salvedad, Pakistán también ha disputado 55 partidos Twenty20 internacionales, más que ninguna otra selección: ganando 33, perdiendo 21 y empatando 1.

5) SRI LANKA:

Considerados como los benjamines del Críquet de alta competición a nivel mundial (ya que ingresaron a la ICC Cricket Board en 1981), la selección de Sri Lanka ha logrado un rápido y considerable éxito internacional, ese que apenas comenzó en la década de los 90’s, que los hizo pasar de tener la condición de “no favoritos” a ganar la ICC Cricket World Cup realizada en 1996, así como el ICC Champions Trophy en 2002 (Co-Campeón conjuntamente con India).

Desde ese momento, esta selección sud-asiática del subcontiente indio se ha fortalecido y continúa siendo una de las potencias del Críquet internacional. Como parte de esa solidez, el combinado de Sri Lanka llegó a otras dos finales consecutivas de la Copa Mundial de Críquet en 2007 y 2011, respectivamente, en las cuales salió subcampeona, así como otro segundo lugar en el ICC World Twenty20 de 2009.

Actualmente el seleccionado de Sri Lanka ostenta algunos récords mundiales, incluyendo los records mundiales por los totales más altos en absolutamente todas las tres formas del juego: los Test Match, los ODI’s y los Twenty20.

6) INGLATERRA (The Lions):

Los creadores del juego, y por ende el equipo que conjuntamente con Australia, ha disputado la mayor cantidad de encuentros en la historia de este deporte, siempre ostenta el calificativo de la eterna favorita, condición que como su homóloga en el fútbol le ha pesado enormemente sobre sus espaldas, hecho que se ha traducido en que no hayan podido titularse en ninguno de los 10 Campeonatos del mundo que se han efectuado hasta la fecha.

Los ‘LEONES’ INGLESES, si bien no han contado con la suerte necesaria en los ICC Cricket World Cup, recientemente se titularon este mismo año, como los campeones del ICC World Twenty-20 y son los actuales líderes de la clasificación tanto del ICC Test Championship como del ICC ODI Championship, hechos que a las claras indica que esta nación está muy cerca de romper ese maleficio que les impide llegar a la cima del Críquet Mundial (Como le pasó hasta 2008 a España en el Fútbol).

Los británicos, que representan de la misma forma a Gales (Y hasta 1992 también a Escocia), finalizaron como subcampeones en tres de las Copas del Mundo realizadas hasta ahora (1979, 1987 and 1992), así como del ICC Champions Trophy del cual fueron sede, en 2004.

Inglaterra ha disputado la impresionante cifra de 925 Test Matches, de los cuales han ganado 326 (35.63%), han perdido 261 (28.52%) y han empatado otros 328 (38.85%). De igual forma ha efectuado 464 juegos internacionales de un día (ODIs), de los cuales ha ganado 224 (48.28%), perdido 221 (47.63%), empatado 4 (0.86%), teniendo a su vez 15 encuentros sin resultados (3.23%).

7) SUDÁFRICA (The Proteas):

Desde mediados de los años noventa hasta la actualidad, los sudafricanos han sido etiquetados como el típico equipo decorativo (suelen los aficionados rivales llamarles peyorativamente como “las gargantillas del Críquet Internacional), especialmente debido a que no han ganado una Copa Mundial, incluso a pesar de ser sempiternos favoritos en todos los eventos internacionales, así como por su incapacidad general para ganar los partidos importantes en las grandes ocasiones que se le han presentado.

Sudáfrica había jugado hasta finales de 2001, 359 Test Matches, de los cuales ha ganado 126 (35,09%), perdido 124 (34,54%) y empatado 109 (30,36%). Igualmente “Los Proteas” han disputado 462 partidos ODI’s, ganando 288 (62,33%), perdiendo 157 (33,98%) y empatando 5 (1,08%), a los que se suman 12 encuentros sin resultado (2,60%).

A pesar de su mala suerte histórica, Sudáfrica fue campeón del ICC Champions Trophy de 1998, torneo del que también fue semifinalista en 2000, 2002 y 2006. De igual forma se llevó la medalla de oro de los Juegos de la Commenwealth de 1998 y ha sido semifinalista de la Copa del Mundo en 1992, 1999 y 2007, así como semifinalista del ICC World Twenty20 en 2009.

No recordaba que tal vez muchos en Venezuela y en latinoamérica no conozcan las reglas ni las condiciones que aplican para los tres campeonatos internacionales más importantes del Críquet, pero las mismas, y para no cansarles más con la lectura, las dejaré para una próxima nota.

Esta nota fue escrita por Gustavo Adolfo Agüero Cruz, para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta WordPress para Blackberry Playbook.

 
 

Del Béisbol al Criquet, del Out al Wicket…Un amor Twenty-Twenty

Del Béisbol al Criquet, del Out al Wicket…Un amor Twenty-Twenty

Empecé yendo por curiosidad, para verificar esas inmensas dimensiones del terreno de juego, así como para apreciar ese engramado parecido a los paños que usan las mesas de billar en que se convierten los óvalos en donde se juega el Criquet (Cricket en inglés), algo que sólo había disfrutado por la televisión internacional.

Me llamaba más la atención la arquitectura a veces “Victoriana”, que en otras se me asemejaban más al estilo “Antillano”, ese que bordeaba las afueras del Queen’s Park Oval de Trinidad. En infinidades de momentos antes de esa primera oportunidad de visitar el popular coso deportivo de la populosa y afamada St. James, me quedaba absorto cada vez que mi Mazda Familia pasaba por la Main Road, siempre soñando con entrar o recorrer uno de esos imponentes estadios de la Inglaterra Monárquica, o tal vez de la Australia Vibrante y Salvaje. Como no recordar que debía concentrarme en la vía para que no se me viniesen a la mente los fanáticos británicos tan circunspectos y bien arreglados que veía en las grandes cadenas inglesas (las mismas que atibborraban la TV por cable trinitaria), esos hinchas que hasta toman el té durante la celebración de un partido, en un “Test Match”, como se le dice a ese tipo de partidos a los que fui, en su correcto nombre anglosajón.

Hoy, al escribir esta nota, mi memoria me hace recordar que en ese primer Test Match, el primero de varios a los que asistí en mi vida, jugaba la selección conformada por los mejores jugadores de varias Naciones del Caribe, esa a la que extrañamente sus propios fanáticos le han dado el nombre colonial de “West Indies” (Indias Occidentales por su traducción al español), contra la muy vistosa selección sudafricana, aquella de los uniformes con unos vivos colores verdes y amarillo chillón, esos que les hacían resaltar y reconocer fácilmente, incluso desde las lejanas gradas que caracterizan las tribunas de un Óvalo de Criquet (Cricket Oval, por su correcta traducción en inglés), hecho por el cual es que si alguno de Ustedes ha tenido la curiosidad en algún momento de ver un partido de este deporte, habrán observado que la mayoría de los espectadores utilizan catalejos, largavistas o vinoculares, como les decimos en Venezuela.

Pero volviendo a ese instante, como no recordar aquellas inmensas tribunas sectorializadas con grandes cabinas acondicionadas en su parte superior para recibir a las grandes personalidades, o aquellas las zonas franquiciadas por los más importantes bancos y firmas comerciales, porque sepan Ustedes que el Criquet es un deporte que por la duración de algunas de las varias modalidades de partidos que tiene, es utilizado para hacer negocios y hasta para la firma de acuerdos entre personalidades que acuden a ver el evento.

Así de glamoroso y ostentoso vi por primera vez ese deporte, hecho por el cual confundirlo y relacionarlo con el talante aristocrático con el que fue pensado, creado e implementado por sus inventores británicos en un principio, se me hizo un vicio o error academicista de primer impresión, de esos que son muy fácil de cometer al momento de intentar comprender un deporte en sí mismo, así como su importancia y la transcendencia de su practica deportiva en la cultura de los diferentes países del inmenso Caribe.

Al respecto debo reconocerles que me hubiese sido más fácil aún tener una confusión intelectual de mayores proporciones, de esas que te hacen considerar este tipo de eventos y/o juegos, como una mera imposición colonialista de una potencia ocupante de larga data. Claro, en mi descargo debo decir que en esa época nada conocía yo sobre las gestas de Clive Lloyd, Viv Richards y Brian Lara.

Menos aún podía saber entonces, que ese conglomerado de jugadores vestidos en un uniforme colorado, de un rojo tirando al vinotinto, representando a todo el conjunto de islas caribeñas concentradas en una sola selección nacional, tenían en sus vitrinas los trofeos de las 2 primeras Copas del Mundo de Criquet (el Cuarto Torneo más Importante en el Planeta, detrás de la Copa del Mundo en Fútbol, Los Juegos Olímpicos de verano y la Copa del Mundo de Rugby), así como innumerables premios y galardones individuales de algunos de sus Cricket Players.

Todo era desconocido para mí, incluso las reglas, tan así que quedé más impresionado por el hecho de que el partido no hubiese finalizado en las 6 u 8 horas que está estipulado jugarse cada día, más incluso que  aquella otra imagen, aún muy vívida en mis recuerdos, en la que los equipos “hicieron un receso para tomar el té”, mismo momento que los espectadores utilizaron para hacer picnic’s o comprar sus comidas en los muchísimos establecimientos de comida, que hay tanto dentro como fuera del parque, porque también deben saber, que te puedes salir del Oval durante el día (dado lo extenso de cada partido) y regresar las veces que desees, lógicamente que dentro del tiempo que dura cada encuentro o parte de un partido (ya que estos se pueden alargar a 3 o 5 días dependiendo del tipo de compromiso que sea).

Sin duda alguna que estaba viviendo toda una experiencia cultural más que deportiva, porque como de seguro entenderán, hacer la ceremonia del té a la 01 de la tarde, con 39 o 40 grados a la sombra, no tiene, ni se siente, ni se percibe igual que si la estuvieses realizando en una muy fría y lluviosa tarde Londinense. Obviamente aquello de la interrupción del partido para celebrar esa ceremonia es un arcaísmo de las reglas del juego, pero también debo decirles que aunque los jugadores la utilizan para descansar, cambiarse e hidratarse, también hay algunos fanáticos que siguen tomando su té de la una, así como sus almuerzos en canastas sobre una tela o paño multicolor, a la vieja usanza de los picnic’s de verano en las praderas de la Gran Bretaña.

Todo un mundo y un sincretismo entre culturas milenarias fue lo que captó ese día mi cerebro en aquel recinto, ese que tiene las dimensiones de un estadio de fútbol (aproximadamente), como también lo fue aquella comida a base de pollo crispy (muy africano y por ende muy de las barriadas afrodescendientes de todo el continente americano – sobre todo las estadounidenses del sur de ese país, y las caribeñas de ascendencia anglófona), aderezado en una salsa con base a mango chutney (el chutney es una salsa algo picante de fuerte sabor y con muchas especias, muy típica de las comidas oriundas del sudeste asiático, principalmente La India). Recuerdo que iba ese pollo a su vez acompañado de un arroz basmatí con toques de azafrán (también de La India), así como de unos spring rolls (o lumpias, al más puro estilo chino – oriental), que pudiesen parecer una exageración culinaria, pero que en realidad son una explosión de sabores que son marca registrada de la comida caribeña actual (por favor no confundir con la que se hace en las costas caribeñas de Colombia y Venezuela, porque si bien en la frontera entre T&T y VZLA hay platillos parecidos, no se condimentan ni se preparan de la misma forma).

Luego de esa magia de sabores de la Caribbean Food, música, bailes y otros actos, de nuevo se reanudaron las acciones deportivas. Sin duda alguna aquello fue una fusión de elementos y saberes ancestrales de diversos países, que mezclados con los modismos y formas actuales, forman una amalgama dentro de un recinto como el del Queen’s Park Oval, que no fue hecho sólo para el deporte sino para la diversión. Es así como todo aquello, concentrado en un espacio del tamaño de una cancha de fútbol, se condensó en mi alma como cuando se unen los olores que emanan de una olla de presión.

Se impregnaron en mi ser hastiado de tanto béisbol y otros deportes más comerciales, dejándome, y para siempre, una huella imborrable, la cual fue haciéndose cada vez más indeleble con el paso de cada OVER, de cada WICKET, de cada jugada de 6 carreras, o las de 4, por el atletisísmo de sus jugadores, que no estando protegidos por guantes, de igual forma hacen atrapadas sensacionales de pelotas igual de duras o más que una de béisbol, o por la sagacidad y velocidad con la que los “fielders” atrapan una bola que es bateada a pocos metros de su humanidad, o en zonas que en otros deportes son consideradas malas (Foul Zone), zonas que en este amplio juego casi no existen.

En fin, fue el amor a primera vista hacia un deporte y un pueblo, ese que a pesar de su humildad, no sólo ostentaba 2 títulos mundiales (uno de ellos en una final ante su ex-metrópoli), sino que también contaba con el mejor jugador de todos los tiempos, el gran Brian Lara (trinitario por cierto), quien quebró y era poseedor hasta los tiempos en que yo viví por esas tierras, de muchos records de ese otro deporte de los pat y las balls.

Debo confesar que todavía sigo esperando que le cambien a la “Selección del Caribe”, ese nombre que para mi en lo particular me parece ofensivo más que peyorativo, pero que los caribeños de todas las islas, desde las más importantes como Jamaica y T&T, hasta las más pequeñas como Antigua y Saint Vincent, entre otras, intentan reinvindicar, ya que como me dijo un Rastaman a las afueras del Queen’s Park Oval luego de un juego del Mundial de Criquet de 2007 (celebrado en Trinidad como una de la sedes alternas, conjuntamente con Barbados y Jamaica); “No hay nada como mantener ese nombre con que nos despreciaban, y que nosotros ‘Los Indios Occidentales’, les estemos recordando constantemente que sus colonias (incluyendo La India, Pakistán, Sri Lanka y Australia), hemos utilizado el mismo juego que ellos inventaron, y que es uno de sus orgullos nacionales, para ganarles los NUEVE campeonatos del mundo que se han disputado hasta la fecha (Ahora son 10, ya que en la Copa Mundial más reciente, celebrada en Sri Lanka en 2011, los ‘Leones’ británicos tampoco pudieron y terminaron cediendo ante los indios y los locales).

Aquel comentario me dijo que no estaba en presencia de cualquier Rastaman fanático, sino ante un conocedor del juego al que por su orgullo y capacidad de inflar el pecho por su equipo, su país y su región, sólo le pude balbucear un “Yeah Man, the Best Cricket Player, the concept of the game, including the rules and the same God, are with you all the Caribbean”, a lo que el buen hombre me respondió: “God lives in you even Latin, who comes from baseball to cricket, changing out to the wicket, allowing you a love twenty-twenty (twenty to twenty in a correct english).

Luego se volteó y ya caminando en dirección opuesta a la calle me dijo en voz alta: “Jah Live in you Spanish”

Esta nota fue escrita por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta WordPress para Blackberry Playbook.

 

Una VENDETTA a la lituana (2da Parte)

Muchos me preguntarán, ¿Gustavo, por qué sacaste esta nota a más de una semana de terminar el torneo y no en su momento?, pregunta lógica por demás. A quienes me hagan o se hagan para sí mismos tal inquietud, debo confesarles que no sólo quise dejar pasar la profunda molestia que sentí ante los hechos sucedidos (así como por el posterior desenlace final de la actitud de la llamada “Maquinaria Verde” lituana) sino que antes de escribir, y dado lo delicado del tema a tratar, mucho era lo que debía profundizar sobre los pormenores de lo que venía sucediendo entre las Federaciones Nacionales de Baloncesto de ambos países previo al Torneo de Repechaje que finalmente se celebró en Caracas, y que dio los 3 últimos cupos de ese deporte a los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

Simplemente no quería escribir sin un asidero sólido y guiado por las pasiones. En ese sentido, habiendo ya recolectado, y de primera mano, la información necesaria así como transcurrido el lapso prudencial para drenar “la tibiera”, aquí les va esta crónica de como se fraguó la VENDETTA.

El resultado deportivo de 100 a 82 a favor del equipo báltico en su careo contra el cuadro Vinotinto era más que previsible y dentro de toda lógica para mis expectativas como mero fanático que asistía ese día al juego, siendo que se enfrentaba el quinto país mejor ubicado en el Ranking de la Federación Internacional de Baloncesto Asociado (FIBA), LITUANIA; sempiterno asistente a cuantos torneos internacionales y ganador de medallas en cuanto podio ofrece este deporte, con una selección venezolana, que en el puesto 22, aunque voluntariosa y con ganas para suplir sus falencias, sólo había asistido a unos Juegos Olímpicos en una oportunidad en toda su historia (hace 20 años exactamente) así como a un sólo mundial de la especialidad.

Con el juego definido, y a falta de solo pocos segundos para terminar, sucedió un hecho que por su curiosidad inusual me devolvió a mi asiento, cuando con una diferencia de casi 20 puntos, el entrenador lituano, Kestutis Kemzüra, solicitó un tiempo para desarrollar una última jugada que ampliara aún más la diferencia con la que ya habían derrotado al equipo local. Como era de esperarse, el combinado venezolano en pleno, empezando por su entrenador, Eric Musselman, reclamó airadamente tal conducta antideportiva y hasta ofensiva para con el gentilicio nacional, ya que deshonrar al vencido, de esa forma y con un juego TOTALMENTE sentenciado y con una gran diferencia (de 18 puntos a tan sólo 4 segundos), en nada tenía que ver con el ensayo de tácticas y al hecho de consolidar el promedio de puntos (importante en estos eventos según el argumento que más tarde esgrimiría el entrenador báltico en la conferencia de prensa posterior al partido, preguntado por los periodistas ante el conflicto que suscitó tamaño desplante).

Algo muy raro estaba sucediendo, y el público, ante la evidente y manifiesta molestia del cuerpo técnico y los jugadores nacionales, dio una gran silbatina al momento del retiro del equipo lituano, más aún luego de que por iniciativa de Venezuela, no hubo el saludo diplomático de rigor que usual y “olímpicamente” se estila en este tipo de competencias internacionales.

Todavía permaneciendo en el coliseo, y molestos por la arrogancia y actitud de los jugadores lituanos, quienes se reían abiertamente en su trayecto a los camerinos por lo que estaba sucediendo con el público y por la molestia de los jugadores venezolanos, comentamos algunos fanáticos “que tal vez” la actitud mostrada por los europeos pueda haberse originado por la ensordecedora bulla y a la presión que constantemente los espectadores quisieron infligir al conjunto lituano, luego de lo cual reflexionamos y sostuvimos cierto consenso en indicar que en todo caso ese tipo de ruidos y sonidos lo hacen los fanáticos en cualquier parte del mundo, más aún cuando es el público local para tratar “de ayudar lícitamente” a su equipo.

Lógicamente, ninguno de nosotros estaba enterado de que la confrontación entre Venezuela y Lituania no comenzó en la cancha sino que se gestó a principios del mes de Diciembre de 2011, cuando se celebró en Madrid la reunión de la Federación Internacional de Baloncesto (FIBA), la cual tenía el objetivo de escoger la Sede del Torneo Mundial Masculino de 2012 (Repechaje Mundiañ), evento que contaba con el concurso de doce (12) selecciones y que entregaría tres plazas a los Juegos de Londres.

Tampoco sabíamos muchos, que antes de esa reunión, un equipo de África (Angola), dos de Europa (Macedonia y Lituania), además de Venezuela, habían solicitado o eran aspirantes a montar dicho torneo. Menos aún íbamos a saber que en el lapso entre esas postulaciones  y la convención de Madrid, se establecieran las reuniones de los delegados con posterioridad a las visitas a los países concursantes, reuniones en las cuales la lista fue reducida a las propuestas de Lituania y Venezuela solamente.

Ya en Madrid, el ente máximo del baloncesto mundial le otorgó a Venezuela la sede del evento, cita que se decidió celebrar en la ciudad de Caracas del 02 al 08 de julio pasado, especificamente en las instalaciones de El Poliedro de Caracas.

Tal decisión sorprendió a la delegación lituana, en principio dados sus pergaminos y su gran tradición basquetera  (Ostentan tres medallas olímpicas de bronce -Barcelona 1992, Atlanta 1996 y Sídney 2000-,  una medalla de bronce en el Mundial de Baloncesto de Turquía de 2010, así como tres Campeonatos Europeos de Baloncesto -1937, 1939 y 2003-, un subcampeonato de ese evento-1995-, una medalla de bronce -2007-, así como dos séptimos lugares en 1998 y 2006, antecedentes que los convierten en uno de los países históricoa del deporte de las mallas y los aros.

Luego de la sorpresa inicial, vino la irritación de los lituanos, quienes indicaron nunca entender que razones financieras, económicas y logísticas pudieron mediar dado la gran diferencia entre ambos países en esos tres aspectos fundamentales. Lituania, a sólo 20 años de su segunda independencia (se separó formalmente de la ex-Unión Soviética – Comunidad de Estados Independientes – CEI -,  en Septiembre de 1991) es ahora un flamante, sólido, moderno y desarrollado país, erigiéndose en tan corto tiempo en una de las economías más fuertes, no sólo en la zona del Mar Báltico, sino de toda la Europa del Este; Situación que les permitió acceder a la Unión Europea (UE) en el año 2004.

Amparándose en las abiertas diferencias en su favor que daban los datos macroeconómicos mundiales, su furia por la decisión de la FIBA la dejaron conocer los delegados lituanos, quienes manifestaban que poseyendo ellos mucho mejor infraestructura, vialidad, transporte y servicios, le dieran la sede a un país desconocido en el ámbito del baloncesto internacional, uno que ni siquiera tenía un sólo recinto apropiado para albergar juegos de categoría olímpica, subrayando que la FIBA accedía “sospechosamente” a una propuesta de una delegación, la cual se basaba en un plan de remodelar una edificación que hasta hace unos meses albergaba indigentes y otras cosas menos instalaciones deportivas, siendo que ellos contaban con diversas canchas de comprobada capacidad mundial evidenciada en eventos anteriores.

Fue tal la iracundia de los lituanos, que sin rubor alguno comenzaron a despotricar contra los representantes venezolanos, a quienes le proferían abiertamente una innumerable cantidad de adjetivos, cada uno más peyorativo que el otro: monos, sudacas y bananeros, fueron los más repetidos. Pero tal vez la actitud más negativa y reprobable que tuvieron (acusaciones muy graves en mi parecer) fue la de señalar que los miembros del Directorio Principal de la FIBA se habían dejado comprar por los dólares petroleros del gobierno venezolano.

Algunos delegados internacionales comentaron que, sin rubor alguno, los delegados del país del báltico hacían pesadas bromas a sus allegados más cercanos mencionando que tal vez la decisión en favor de Venezuela se hubiese decantado gracias a una maleta parecida a la del ex empresario Antonini Wilson. Incluso, me imagino que motivados por  su dolor, llegaron a “elucubrar” que probablemente, y debido al hecho de la cercanía de Hugo Chávez con Vladimir Putin, se hubiese dado una presión política para que Rusia usara su influencia en los miembros de la FIBA.

Pero las ofensas y los epítetos no se quedaron allí, ya que durante los meses posteriores, incluso hasta por las mismas fecha de realización de torneo, la Federación Lituana de Baloncesto siempre mantuvo quejas reiteradas, casi a diario, acerca de la organización del certamen por parte de la Federación de Venezuela. Los lituanos mantuvieron un constante reclamo por supuestamente no saber a que clase de hoteles iban a llegar, por el tema de los pasajes aéreos (y los retrasos en su entrega, siempre según sus versiones), sobre su desconocimiento acerca de las instalaciones donde iban a entrenarse, así como sobre el tipo de alimentación que les iban a suministrar y el tipo de bebidas o la calidad del agua que les darían.

En fin, siempre tuvieron haciendo exigencias cual estrellas de rock, queriendo hasta saber el tipo de refrigeración en los camerinos, campos de entrenamiento y en la cancha de juego, llegando incluso a exigir que el personal que les atendiese hablara una lengua tan poco usada en el mundo como la lituana.

Ante tal grado de tirantez e incomodidades, el 31 de enero de este año, se realizó en un prestigioso hotel capitalino, el sorteo de los grupos del evento. En esa oportunidad quiso la providencia, “o tal vez el destino”, no lo sé, que ambos países quedaran emparejados en el mismo grupo. Fue precisamente luego de conocer los resultados del sorteo, que el presidente de la Federación Lituana orquestó los planes a seguir para llevar a cabo su VENDETTA A LA LITUANA. Eran dos sencillos planes que siempre fueron desconocidos por los organizadores y la victima principal, justo hasta el desenlace final luego del juego entre Nigeria y “Lietuva”.

Las indicaciones entre los altos federativos y el entrenador lituano consistían en primera instancia, como “PLAN A”, en esperar a ver si el combinado nigeriano le ganaba el primer encuentro a los venezolanos, posibilidad lógica si analizamos que el quinteto africano se ubica una casilla por delante (Posición 21) con respecto al combinado Vinotinto según el famoso Ranking FIFA del que les escribí anteriormente. De suceder tal premisa, el plan sería sencillo, con sólo ganar a los venezolanos se les dejaba fuera de la competición (aunque la directriz fue que la venganza se efectuara “aplastándolos”).

De no darse la victoria de Nigeria y ocurrir lo contrario (lo cual sucedió), en su “PLAN B” procederían a ganar a Venezuela con la máxima diferencia de puntos posibles  (¿recuerdan el incidente entre ambos equipos cuando los lituanos pidieron un tiempo faltando los famosos 4 segundos a ver si extendían su diferencia a 21 puntos?). Obviamente que tal necesidad de un mayor diferencial de puntos era requerido para luego “preparar y esquematizar su juego con los africanos”, a quienes les “permitirían ganar” por un margen que no complicará el pase de los lituanos como primeros de grupo a la siguiente ronda.

Total, aunque nunca en su historia hubiesen perdido con Nigeria, ni con ningún equipo africano antes de LA VENDETTA, bien les valía la pena el sacrificio, ya que la intención prioritaria era “DEJAR A VENEZUELA POR FUERA A COMO DIERA LUGAR”.

Hay diversos testigos que indican que el propio 03 de julio de 2012, en horas de la madrugada, más aún después de los roces entre los jugadores lituanos y venezolanos, el Presidente de la Federación de Baloncesto del país del báltico giró instrucciones al jefe de la delegación lituana para que impulsara una conversación-reunión del entrenador Kemzura con su homólogo nigeriano (encuentro que dicen se llevó a cabo en una habitación del piso 15 del Hotel Gran Melía Caracas), esto previo al juego entre esos dos países, a los fines de preparar toda una estrategia concertada que evitara mayores sospechas.

La idea según la cual acordaron, buscaba mantener a los lituanos a una distancia en puntos por debajo de los nigerianos que les permitiese clasificar a ambos equipos, siempre y cuando esta “desventaja” le garantizara a Lituania conservar el liderazgo del grupo.

Les salió redondo el negocio, ya que lo peor que les podía suceder era que sospecharan que estaban propiciando una situación de juego amañado o “Unfair Play”, situación que para ser comprobada iba a ser muy difícil. Bien valía la pena para los lituanos el riesgo, ya que significaba una dulce venganza ante un equipo y un país al que culparon siempre de haberles arrebatado la organización del torneo a punta de “maletinazos”, algo que sin ánimos de ser o parecer patriotero, pienso que no fue así.

Al final no hubo sanción para los lituanos (incluso nuestros jugadores, entrenadores y expertos prefirieron dejar tan delicado aspecto de lado), los que a su vez además lograron su objetivo principal de obtener un nuevo cupo a unos Juegos Olímpicos (eliminando por cierto a los 3 representantes americanos en el certamen, algo que lamenté más aún). Tampoco sufrieron sanción los nigerianos, que si bien es cierto luego incrementaron de tal manera su desempeño que lograron su clasificación histórica a Londres 2012, bien sabemos que sin esa “ayudadita” o favor recibido de los europeos, no hubiesen pasado siquiera de primera ronda.

Así las cosas, y ante el peor escenario que pudimos tener los venezolanos en esas instancias, apenas terminado todo este lamentable desaguisado (muy doloroso para Venezuela por cierto), no tenía ningún ánimo de escribir, igual tampoco lo iba a hacer con objetividad. Fueron días en que no pude hacer otra cosa sino imaginarme a los delegados lituanos sentados en uno de los varios restaurantes lujosos del hotel, disfrutando de una gran cena, rociada a su vez por los mejores licores de los muchos que les pudo suministrar este mi país, al que ellos denigraron desde mucho antes y sin conocernos.

¡Qué Paradojas tiene la vida!, ellos celebraban a todo trapo en un muy buen hotel y con una mejor comida del país bananero y de monos en que pensaban que iban a pernoctar, país al cual además ofendieron doblemente con su forma de jugar “vendiéndose” para dañarnos. Sabrá Dios porque les permitió hacer todo lo que hicieron sin sufrir consecuencias. En fin, la nota termina con otra imaginación propia según la cual se fueron  celebrando en compañía de Horacio Muratore, el Presidente de la FIBA región América, ese quien mantuvo un silencio de monje sobre el tema durante todo el evento, personaje que estuvo más pendiente de “su agradecer supuesto” a las autoridades venezolanas por la organización del evento, cosa que hacía cada vez que podía, con excesiva adulación, como esas que provienen de personas falsas y perniciosas.

Me imagino a este individuo en “su verdadero fuero interno” feliz gracias al incuestionable esfuerzo que en recursos y trabajos hizo Venezuela, de lo cual este señor vio mucho provecho, si se mira por los cuantiosos ingresos que el torneo dejó en las arcas de su organismo. Ya me imagino el brindis final de estos personajes:

Ya me los imagino, con el argentino a la cabeza diciendo: ¡¡¡Brindemos Señores!!!, Ustedes lograron su VENDETTA, clasificaron por enésima vez que era lo que querían, mientras yo logré mis billetes y de paso tuve una “semanita” con vacaciones pagas y con todas las prebendas que dan a sus huéspedes estos países petroleros y “manirotos”.

Esta nota fue escrita por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para ser publicada en ”El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

 
 

Una VENDETTA a la lituana (Parte 1)

Eran las 05:40 de la tarde del 03 de Julio de 2012, apenas arribaba a las instalaciones del Poliedro de Caracas, justo en el preciso momento en que jugaba una de las selecciones que para ese instante toda la Venezuela Basquetera pensaba que pudiese enfrentarse a nuestra “Vinotinto de las Alturas” en los 4tos de Final del Torneo Clasificatorio del Baloncesto a los Juegos Olímpicos de Londres 2012. Sí, estaba jugando Puerto Rico, la selección subcampeona de Centroamérica y el Caribe, esa que cuenta con importantes jugadores de la National Basketball Association (NBA), de la talla de Juan José Barea y José Arroyo, así como otros experimentados baloncestistas de la envergadura de John Peter Ramos, Renaldo Balkman y Daniel Santiago.

Mientras los de Borinquen comenzaban a despedazar, litealmente, al débil e ingenuo equipo jordano, yo buscaba un lugar donde sentarme, en donde viese con claridad el tabloncillo, así como las pizarras electrónicas, ya que el día anterior esto último resultó poco menos que imposible, ya que quienes diseñaron la construcción de la cancha desmontable, no se percataron del pequeñísimo detalle de que las mencionadas pizarras sólo informaban por una cara y quienes estabamos detrás de una de ella, no podíamos ver la que está enfrenta ya que lo impiden las pantallas televisivas cuadruples que están justo en la parte central del recinto.

En eso veo que justo en una primera fila de escaleras de una de las secciones del anillo superior de El Poliedro, en donde se situaban decenas de fanáticos provenientes de diversos ministerios públicos, había un puesto que se notaba ideal para poder observar los partidos, así como para poder escribir las crónicas que la modernidad ahora te permite redactar desde un teléfono inteligente. El ambiente que las personas generaban, irradiaba optimismo y alegría, esos que reflejaba Angel Servita, un fiel fanático a la venezolanidad que ya comenzaba a arengar y motivar a sus otros colegas, amigos y compañeros de trabajo, esos para quienes gritar, bailar y dar ánimos a nuestro combinado nacional era motivo de fiesta.

En medio de la algarabía, el señor Servita me preguntó acerca de mi parecer sobre las posibilidades de Venezuela en el certamen, a quien no me quedó más que preguntarle que si le estaba prestando atención al quinteto de rojo que estaba en ese momento jugando en el tabloncillo. Me respondió que no mucho, que él no era muy seguidor del baloncesto pero que les habían dado la tarde para ir a apoyar a Venezuela. Aproveché entonces para explicarle que para Venezuela el clasificatorio a las olimpiadas de Baloncesto era tan difícil, que si se daba “la muy remota posibilidad” de que venciesemos a Lituania, uno de los mejores quintetos del mundo en la especialidad, pues probablemente deberíamos enfrentarnos a Puerto Rico, al que también dando por sentado que quedaría en segundo lugar de su grupo (dado que en su grupo aparecía otro poderoso de la especialidad llamado Grecia), nos deberíamos enfrentar en unos hipotéticos CUARTOS DE FINAL, haciéndole la salvedad al Señor Servita de que ante los puertorriqueños, Venezuela nunca ha ganado un juego oficial en toda la historia, ASÍ DE DIFÍCIL LE DIJE QUE ERA EL ASUNTO.

Ya sorprendido el bueno del Señor Ángel, decidió seguir manteniendo su gran ánimo y disposición para alentar (condición que ojalá hubiesen tenido todos los fanáticos que luego, y que de a poco, llenaron el Coso de Coche). Poco le importaba a Ángel saber que Lituania es una de las tres favoritas del torneo, que los ex soviéticos son sempiternos participantes en cuantos Juegos Olímpicos o Campeonatos Mundiales se han realizado desde que en 1992 participaran por primera vez como país independiente (Recuerden que anteriormente a 1990, los lituanos eran parte de la antigua URSS).

Tampoco le interesaba a Angel, y mucho menos a Mayerling Millán, su compañera en el bochinche, que en los planes de ningún experto estuviese planteada una victoria de Venezuela contra el combinado del Este de Europa. Menos aún les podía interesar que a los lituanos se les viese desde antes de comenzar el evento, como al seguro ganador del Grupo B, y más allá de eso, para vencer en las Semifinales al que quedase de segundo en el Grupo A, y por ende, que obtuviese un nuevo boleto para otros juegos olímpicos en su corta y exitosa historia basquetbolística.

A pesar de todo lo antes dicho, Mayerling, Ángel y todos los presentes en esa barra, no se podían imaginar lo que ocurriría una hora después, así como tampoco podían vislumbrar el desenlace que el destino le tendría reservado a Venezuela, coincidencialmente como cortesía del conjunto europeo, y ya sin jugar, equipo lituano al que tengan por seguro, adversaré (DEPORTIVAMENTE HABLANDO) en cuanta modalidad y evento de carácter deportivo se presente. En todo caso, y cómo no sabían todavía que pasaría, Ángel y su combo seguía con su fiesta armada, manteniendo esa misma fe y optimismo de cara al futuro que siempre ha caracterizado al venezolano como pueblo, como gentilicio.

Ellos seguían en lo suyo, colocándose las gorras y viseras que obsequiaban los organizadores del evento, recogían e inflaban los pompones rojos y azul patrocinados por PDVSA, esos con los cuales hacían una bulla multicolor impresionante, con la que me imagino que los organizadores pensaban desconcentrar a los lituanos a posteriori.

Ángel bailaba, Mayerling y sus amigas agitaban los pompones, todos siempre muy dispuestos a animar, a divertirse, a apoyar, a reír, sin saber que muy pronto iban a estar alentando en una especie de Foro Romano, ese en el que en vez de observar a nuestros gladiadores triunfar en la arena, iban a ser testigos de una verdadera tragedia griega, en un evento en el que a los verdaderos helenos participantes en el torneo, nunca le veríamos en la Segunda Ronda, tal vez como lo tenía previsto la Federación Venezolana de Baloncesto (FVB), el Gobierno Nacional y esa población que se volcó a apoyar su conjunto con la esperanza de ver si se le podía salir una rueda a la carreta de la historia del baloncesto.

Lamentablemente no se pudo, en un deporte como el basketball, donde el físico y el tamaño son determinantes, hay poco espacio para las sorpresas. Venezuela caía sin atenuantes a pesar de haber luchado y hasta haberle jugado de igual a igual al poderoso conjunto europeo por casi dos cuartos del tiempo de juego.

Su poder ofensivo, su infalibilidad en los tiros de larga y media distancia, así como su altura y fortaleza debajo de los postes, fueron una cuesta imposible de remontar por el cuadro nacional. La gente alentó y fue respetuosa dentro de los canones de un evento internacional como este clasificatorio. Todo estuvo bien hasta que el cuadro lituano quiso humillar y deshonrar no sólo a un equipo que ya estaba vencido en cancha, sino que pretendieron burlarse de un pueblo y una nación entera. Venezuela perdió el juego pero fue digna, no se prestó a la burla y al terminar no felicitó ni se despidió del cuadro vencedor dado su mala actitud deportiva.

La gente se comportó a la altura,y a pesar de los silbidos y los abucheos producto de la indignación de ver una afrenta a tu gentilicio como la que perpetraron los lituanos, abandonaron el recinto con mucha tranquilidad y respeto.

Sobre la vergonzosa actitud de los europeos, y no sólo me refiero a la que tuvieron ese día, sino al acto de POCO PROFESIONALISMO Y FALTA DE ÉTICA que asumieron un día después, me referiré en próximas notas, ya que actos tan bochornosos y que deshonran un ámbito tan hermoso como el deporte, deben ser explicados al detalle.

Esta nota fue redactada y publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo” Gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry.

 
Deja un comentario

Publicado por en 05/07/2012 en Deportes, Espectáculo, Opinion

 

A BAILAR CON LAS MAS FEAS (2012 FIBA World Olympic Qualifying Tournament)

Son las 02 de la tarde y el Foro del Poliedro respira ambiente internacional, camisas de la que han dado en llamar la “Vinotinto de las Alturas” se mueven por doquier, la indumentaria nacional es lo más ofrecido en las tiendas improvisadas en la calle para tal ocasión. Muchos transeúntes del principal sistema de transporte urbano en la ciudad (el metro) se acercan a preguntar que hay en el Poliedro, algo que indica sobremanera, que el baloncesto no es ni de cerca, la mayor de las pasiones deportivas de los venezolanos.

Es el Torneo de la Federación Internacional de Baloncesto (2012 FIBA World Olympic Qualifying Tournament) que otorga los tres (03) últimos cupos de Calificación para la modalidad del baloncesto de los Juegos Olímpicos de Londres 2012, torneo al cual Venezuela tiene la posibilidad de acceder, vía este repechaje, por segunda vez en su historia.

La empresa luce titánica ya que la competición presenta a 12 combinados nacionales, de los cuales siete (07), están por encima de Venezuela en el ranking internacional de esta especialidad. Grecia (Nº 4), Lituania (Nº 5), Rusia (Nº 11), Angola (Nº 15), Puerto Rico (Nº 16), Nueva Zelanda (Nº 18) y Nigeria (Nº 21) tienen posiciones más altas que Venezuela, que se sitúa en el puesto N° 22.

Los griegos, rusos y lituanos participaron en los anteriores Juegos Olímpicos de Beijing 2008 y siguen manteniendo un alto nivel competitivo en Europa a pesar de no poder clasificarse de manera directa en la competición de ese continente. Dada su gran experiencia internacional, la calidad técnica de sus jugadores, su planteo táctico y la media de altura de sus respectivos combinados, pareciese ser que estos 3 países son los favoritos para clasificarse a Lóndres, aunque Macedonia (la ex República Yugoslava, que mantiene parte de esa gran escuela basquetera) también tiene jugadores experimentados que tienen una motivación emocional extra en este torneo, luego de haber accedido a la Semifinal del Eurobasket del año pasado.

Puerto Rico, es una de las BESTIAS NEGRAS de Venezuela en el baloncesto americano, nunca nuestros representados han podido superar el obstáculo que representan los borinqueños, y por si fuera poco, a ellos se suma República Dominicana, los actuales campeones del Centrobasket, quienes en la última década han contado con mejores combinados que la Vinotinto, y que vienen de derrotar al conjunto patrio en un amistoso el viernes pasado, con resultado final de 88 – 84.

Venezuela basa sus opciones en un cuadro de mucha velocidad que posee a varios jugadores de los puestos 1 y 2 que pueden hacer funciones polifacéticas y hasta se convierten en escoltas y escopeteros cuando el cuadro rival así se los permite. Los vinotintos también basan sus opciones en la localía y el calor que les pueda dar el publico que asista a las instalaciones del Poliedro. Pero sinceramente ello no parece bastar para lograr uno de los 3 cupos en disputa, ya que enfrente contará con selecciones que saben de sobra que Venezuela se siente incomoda y hasta neutralizada con las defensas en zona, marca registrada de los equipos y estrategias europeas. Por otra parte el cuadro llanero ostenta un handicap muy cuesta arriba en un deporte como el baloncesto, adolece de jugadores grandes y de envergadura corporal que puedan luchar bajo los tableros con los centros y los jugadores fuertes de los postes, tanto los europeos como los caribeños. Echenique es un jugador que promete en su universidad, pero no tiene la envergadura (físico y estatura) para este tipo de torneos y Miguel Marriaga tiene el tamaño pero adolece de la técnica necesaria para parar a sus adversarios, características de las que se dio cuenta el DT venezolano Musselman en los torneos amistosos previos en los cuales tuvo que destinarlo a la banca.

Venezuela y su historia en los Preolímpicos de Baloncesto:

Venezuela solo han podido lograr su cupo a la máxima cita deportiva del olimpismo mundial en una oportunidad, y ello ocurrió hace exactamente 20 años atrás, cuando contra todo pronóstico se clasifico segundo en el Preolímpico de Baloncesto celebrado en Portland, Oregon (EEUU). Fue precisamente 1992, el año que colocó a Venezuela en el mapa de baloncesto gracias a los llamados “Héroes de Portland”, quienes accedieron a los Juegos Olímpicos de Barcelona 92 luego de caer en la final ante la selección de Estados Unidos, conocida como el “Dream Tem” y que era conformada por estrellas como Michael Jordan, Larry Bird, Magic Johnson, Scottie Pippen, Patrick Ewing, Charles Barkley, Karl Malone y el Almirante Robison.

Pero Venezuela con Ivan Olivares, Gabriel Estaba, Carl Herrera, Alexander Nelcha y Sam Sheppard, entre otros, fue sorteando obstáculos para que Venezuela se ganara el derecho de jugar en las Olimpiadas antes mencionadas. A pesar de quedar en un grupo difícil(había quedado encuadrada con las selecciones de Brasil, Puerto Rico, Uruguay y México), logro acceder a la segunda ronda al quedar en el tercer lugar de la llave con 6 puntos producto de dos victorias (URU y MEX) y dos derrotas (BRA y PUR).

Venezuela jugó su encuentro de Cuartos de Final ante Canadá, equipo que había quedado en el segundo puesto de su grupo con record parecido al de Venezuela. En ese juego Venezuela sorprendió al mundo al vencer al combinado de la bandera con la hoja de maple por 76-72 y así acceder a Semifinales, donde se enfrentó a Brasil, conjunto que le había vencido con una diferencia holgada en la ronda de grupos. La semifinal sería muy diferente y los criollos liquidaron a los amazónicos por 100-91. Ya en la Final a Venezuela le tocó jugar contra un equipo de ensueño (de esos que ni en consolas de Play Station 3 puedes derrotar) en aquella época; Estados Unidos nos venció por 47 puntos en ese decisivo juego con un contundente 127-80, pero ello era suficiente para alcanzar la primera clasificación a unas Olimpiadas en baloncesto.

Tres años después, en 1995, Venezuela fue otra vez sorpresa, pero esta vez negativa, ya que en el Preolímpico de Argentina no pudo obtener victoria alguna frente a los combinados de Brasil, Uruguay, Argentina y Bahamas en el grupo B, convirtiéndose esa versión, en una de las peores selecciones del torneo junto a Barbados, país que tampoco lograron un lauro. En Puerto Rico 1999, las cosas cambiaron un poco ya que la Vinotinto consiguió el pase a segunda ronda de ese torneo al vencer en el Grupo B a Brasil (91-68) , República Dominicana (70-66) y Panamá (76-72), cayendo únicamente ante Puerto Rico (56-81). En segunda fase los criollos se quedaron en el camino al caer ante Argentina (71-95), Estados Unidos (61-83) y Canadá (55-84), superando solo a Uruguay.

En 2003 Puerto Rico volvió a organizar el Preolímpico y Venezuela se quedaba nuevamente en una segunda ronda. En la primera fase la Vinotinto solo superó a Islas Vírgenes (87-84), siendo vencido  por Estados Unidos (69-98), Brasil (89-96) y Rep. Dominicana (76-78). En la siguiente ronda le ganó a la difícil Canadá (93-86), a Argentina (97-92) y a México (98-95), Pero una derrota ante Puerto Rico (59-84) junto al registro ostentado en la primera ronda, dejó afuera a Venezuela. En el torneo de Las Vegas en 2007, el cuadro llanero logró sólo dos victorias, una al superar a Islas Vírgenes en la ronda de grupos (100-90), en la cual también perdió contra Canadá (73-80), Brasil (75-101) y Estados Unidos (69-112). En segunda fase que obtuvo su segundo triunfo contra Uruguay (88-79), pero no pudo con Argentina (63-98), Puerto Rico (63-92) ni México (91-101).

Luego de tantos años de fracasos y sinsabores, Venezuela asistió al Preolímpico de Mar de Plata 2011, en Argentina, torneo en el cual obtuvo un muy digno quinto lugar, mostrando un gran juego con el que estuvo venciendo a equipos como Brasil, Puerto Rico y Rep. Dominicana casi hasta el final de esos encuentros. Tal participación les otorgó el boleto al repechaje que comienza hoy, en el cual existe una posibilidad (aunque remota) de quedar entre los tres primeros y así poder clasificar a nuestros segundos juegos olímpicos en la historia.

Esta nota fue escrita por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para ser publicada en ”El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

 
Deja un comentario

Publicado por en 02/07/2012 en Deportes, Espectáculo, Historia, Opinion

 

Lo que dejó el Clásico Español (versión para los catalanes)

En épocas donde las cadenas televisivas (y por ende sus periodistas, reporteros, cronistas, analistas y todo aquello que termine en “eros” o “istas” que esté bajo su influjo) subliminan y orientan desde sus redacciones el pensar y la opinión de la colectividad, pues el fútbol no puede ser la excepción, contumaz si es el deporte-espectáculo de mayor arraigo y masificación en todo el planeta.

Siendo esto una verdad clara y evidente, se percibe como una perogrullada el no pensar que la cobertura y posterior análisis del Clásico del Fútbol Español, más aún hoy por ser la liga más mediática y que reune a los dos mejores equipos de la actualidad, hubiese estado impregnada de tanto subjetivismo, parcialidad, excesiva adrenalina, pero sobre todo, de mucha inteligencia emocional por parte, no sólo de los llamados “expertos” análistas internacionales-nacionales de la materia, sino de los mismos fanáticos (tanto merengues como culés y del fútbol en general).

De nuevo las comparaciones y los gustos personales se impusieron con respecto a lo tangible y al hecho cierto de lo acontecido. Otra vez los gustos propios por un estilo, por uno o varios jugadores y hasta por una ciudad u otra, incidió más que la objetividad en la percepción del acontecimiento que se estaba desarrollando. En todo caso, la idea con la que surgió esta nota, es la de desgranar un poco a cada conjunto, en como ello se tradujo en el desarrollo del partido, eso si, siempre tratando de evitar lo más posible aquellos atisbos de parcialidad (buscando escribir desde el más puro y técnico vocabulario futbolístico), y tratando de dejar de lado (lo más posible) el hecho también cierto, público y notorio, de que soy hincha furibundo del Real Madrid.

Siendo así, comienzo la primera de mis dos notas sobre el análisis y las probables consecuencias del último derby español, enfocando mi trabajo en el desempeño del Fútbol Club Barcelona, equipo que al contrario de lo que los analistas nos quisieron vender, tenía mucho menos que perder en esta confrontación liguera. En mi concepto, Josep Guardiola (para quien la liga estaba perdida desde hace al menos 2 meses) siempre estuvo claro sobre cual era su prioridad en esta temporada, luego del andar irregular de su equipo en la liga: la búsqueda por segundo año consecutivo, del trofeo de la UEFA Champions League.

Aquellos que decían que Pep se refería a la renuncia verbal a la LFP como un simple juego de palabras para transferirle la presión al Madrid, no conocen el verdadero talante del entrenador catalán. Guardiola, aunque muy prudente y diplomático, siempre es frontal y va con la verdad de sus pensamientos al estrado de las conferencias, mucho más aún desde que los propios tropiezos de su equipo en el torneo local, le llevaran a estar por debajo con una diferencia de 13 puntos con respecto a su enconado rival.

Bajo ese enfoque, sobre la base de que Guardiola siempre visualizó el torneo español como algo totalmente perdido (llegó a decir que a pesar de que ganaran el derby, el Real Madrid todavía tenía la primera opción de titularse en sus manos), opinión en la que además no varió ni siquiera cuando se colocaron a sólo un punto; era de esperarse que ante la inminencia de un duro partido de eliminación en la UEFA Champions League (UCL), apenas 72 horas después del clásico, que el Barcelona se decantara por administrar y reservar más sus fuerza, sus recursos y sus jugadores, siempre con la mira de utilizarles en su encuentro continental ante el Chelsea (su más importante y verdadera prioridad actual).

Para nadie es un secreto que para los equipos más poderosos del viejo continente, el máximo torneo de clubes europeo tiene mucha mayor valía y prestancia que las mismas ligas locales, así sean estas la inglesa, la española, la alemana, la italiana o la holandesa.

Y así fue, porque Guardiola trató de sorprender con su alineación titular (a ver si el riesgo le daba resultados), basado como en anteriores ocasiones, en la confianza de haberse impuesto o empatado en los 6 clásicos previos. Para ello colocó a dos jugadores canteranos como Christian Tello y Thiago Silva, reservándose para el juego de vuelta de la UCL, a varias piezas claves de cara a su enfrentamiento con el conjunto inglés, mañana martes. En ese sentido, conociendo de antemano las prioridades de Guardiola, a mí nunca me sorprendió la no inclusión de Gerard Piqué, Cesc Fabregas y Alexis Sánchez en el cuadro titular.

La gente pareció olvidar, pero sobre todo los sesudos analistas, que Pique acaba de salir de una lesión que lo tuvo alejado del terreno de juego por 3 semanas. Recientemente jugó apenas su primer partido luego de esa lesión y tras recibir un alta médica, partido en el que se le notó algo lento y descoordinado con respecto a sus compañeros de la zaga (le falta mucho para estar a tope).

Sobre el hecho de haber relegado a Fabregas y a Sánchez al banquillo, no tiene que ver ello con otra cosa que no sea el evitar arriesgarlos y darles descanso según el sistema de rotaciones que Guardiola viene implementando desde que fue designado director técnico del cuadro catalán. En ese sentido debo repetir hasta el cansancio, que el objetivo principal del Barcelona es conquistar la segunda Champions consecutiva, algo que no sucede en Europa desde que se implementó el nuevo formato de esa competición.

Creo que en ese aspecto, hizo bien el Pep al priorizar la Champions, si siempre pensó que a pesar de ganar el derby, igual no les alcanza para obtener la liga (simplemente enfocó y concentró sus armas en lo más importante para él). Es por ello que yo entienda que acudió de nuevo (y como siempre lo hace) a un sistema de rotaciones que es el secreto del ritmo endemoniado y arrollador con el que su equipo domina a Europa y el mundo por estas fechas. Y digo esto porque parece que incluso muchos de los fanáticos barcelonistas no han terminado de comprender que los únicos jugadores titulares indiscutibles del equipo para Pep son: Victor Valdes, Carles Puyol, Dani Alves, Xavi Hernandez, Andres Iniesta y Lionel Messi; que el resto de jugadores para el técnico de Santpedor pueden entrar y salir indistintamente, más aún en una plantilla que por ser tan corta, necesita mucho de los relevos y descansos, más aún luego de las duras ausencias de Abidal (por trasplante de hígado) y Villa (por lesión).

Sobre la inclusión de Tello y Thiago, también hay por detrás una decisión muy lógica y racional. Christian Tello es un jugador en extremo veloz que ya ha demostrado su frialdad y facilidad para el gol con el primer equipo de los azulgranas, incluso en la Champions League. Buscaba Guardiola una alternativa interesante, pero sobre todo fresca, para que se internara por un flanco donde Arbeloa nunca ha terminado de convencer. Supuso el técnico (no sin razón previa) que el canterano le ganaría el pulso del partido al lateral madridista, algo que siempre había sucedido en los partidos anteriores con otros jugadores.

La apuesta de Thiago, al igual que la de Tello, como dije antes, también responde a la necesidad de rotar jugadores, pero sobre todo al hecho de darles más responsabilidades e irles curtiendo en este tipo de partidos, siendo que son dos de los jugadores que están llamados a encargarse en el futuro cercano, del relevo generacional del club. La mayoría de los entendidos, y no pocos fanáticos culés, dicen que Guardiola se equivoco en colocarlos, sustentándose para ello en decir que Tello no esta para estos partidos y que Thiago ralentizo el juego, que era un partido para “pesos pesados” como Pique, Fabregas o Sánchez.

Yo no estoy de acuerdo con esa visión, en principio porque soy de los que opina que es en este tipo de compromisos que las más jóvenes promesas deben ser probadas, donde se puede observar si son capaces de dar ese salto de calidad requerido. Además que en su descargo debo añadir, que Guardiola no podía vislumbrar con anterioridad el que Christian Tello fuese bien controlado por Alvaro Arbeloa, quien en esta oportunidad, a sabiendas de la velocidad del joven jugador, le daba siempre hasta un metro de distancia para marcarle y no perderle en la carrera.

Tampoco pudo preveer el Pep, que contrario a la alta eficacia que anteriormente había demostrado este canterano, fallara dos o tres disparos (siempre hubo alguien para incomodarle), cosa que si observamos con objetividad, estuvo muy en sintonía con lo que ha mostrado todo su equipo en los dos últimos juegos.

Con respecto a Thiago Silva, lo vi colaborador, tratando de darle la pausa al equipo que el Barcelona perdió luego del primer gol encajado, intentó sosegar para dar el pase correcto y devolver la tranquilidad a sus filas, algo con lo que no pudo, pero que no fue nunca su culpa sino de otros “más experimentados”. Esto va para aquellos que indicaron que su alineación lo que hizo fue restarle velocidad y claridad mental al juego azulgrana, para mí algo muy alejado de ser cierto.

Con esto respondo a quienes indicaron que el Barcelona dejó ir el partido por no haber incluido en el cuadro titular a Pique, Fabregas y Sánchez. En mi opinión esto no fue lo que incidió en el resultado adverso, sino que el mismo se gestó en pequeños detalles tácticos pero al igual notables, de los cuales les voy a escribir a continuación:

  • Línea defensiva de 3 débil e ineficiente. Se nota que Adriano no puede hacer ese papel mixto de defensor central – lateral, ni por contextura física, ni por fuelle, ni por técnica. El Barcelona allí reciente y padece su labor, que si la hace Javier Mascherano por el otro lado e incluso lo hizo Eric Abidal cuando le fue requerido (hoy alejado de las canchas). En este punto debo insistir que a Piqué no le colocó porque no llegaba a tono para un juego tan difícil, preservándole para el juego contra el Chelsea.
  • Nadie hizo o hace mención al hecho de que ya Carles Puyol necesita su relevo generacional. En mi concepto este gran jugador, a pesar de su lucha incansable, ya comenzó el descenso físico natural de todo ser humano, cosa que quedó en evidencia en el gol de Khedira del minuto 13 del primer tiempo. Simplemente no tuvo arrestos ni fuerzas para bloquearlo. Aquella época de los Puyol-Marquez, Puyol-Zambrota, Puyol-Pique y Puyol-Mascherano, parecieran estar llegando a su fin. Reconozco de nuevo lo increíble de su tenacidad en el tiempo, pero ya su merma se va notando cada vez más.
  • Otro error de Guardiola fue al colocar a Dani Alves como extremo derecho. Según mi parecer, Pep confió en demasía o sobrestimó las capacidades del brasileño en sus desdobles en ataque. Alves como lateral que se suma en delantera aporta y mucho, pero como interior derecho no sorprende a nadie. A ello se sumó que, contrario a todas las expectativas, Fábio Coentrao tuvo un partido excelso y no permitió que el jugador canarinho le pasase siquiera una vez.
  • Con respecto a los cambios, el que se dio de Pedro por Adriano, ya ocurrió con el equipo en una sorpresiva e inesperada desventaja, por lo que el entrenador, con la imperiosa necesidad de al menos conseguir el empate (daba igual perder por dos o por más) sacrificó a uno de los jugadores de la línea defensiva de 3, para sumar a más efectivos en ataque.
  • El cambio de Fabregas por Tello, si bien buscó dar mayor puntería de cara al arco rival, pareció muy tardío, apenas faltando 9 minutos para el final del partido (se entiende ese retraso en parte por el hecho de querer resguardar lo más que se pudiera al ex-Arsenal y por la justeza de la plantilla). 

Pero no todos los cambios estuvieron errados, si bien pareciera a simple vista que los tres llegaron muy tarde, hay que recordar, como lo indiqué antes, que en el caso de Alexis y Cesc, el entrenador culé quiso darles el mayor de los descansos, ya que probablemente ambos serán titulares en el juego de Champions (meta prioritaria para los catalanes).

Con todo y todo, el cambio de Sánchez por Hernandez estuvo para mí muy acertado (criticado para la mayoría), en principio porque “el cerebro” del cuadro culé no tuvo ni de lejos su mejor partido (sin mucha creación y con poca colaboración en los relevos y las asociaciones), y en segundo lugar porque fue precisamente el chileno quien al recién ingresar a la cancha, marcó el gol del empate transitorio para el Barcelona.

Ya analizadas las aristas principales que pudieron degenerar en la segunda derrota de los catalanes en la era Guardiola contra el Real Madrid de Jose Mourinho, para mí el problema central de este Barcelona (temporada 2012) es la excesiva centralización del juego. Es a todas luces inocultable que el conjunto depende exageradamente de Lionel Messi para destrabar partidos. También es cierto que ya se ha hecho predecible el hecho de que siempre intenten llegar con balón dominada casi que hasta dentro del arco contrario. Obviamente que ante tal evidencia, su esquema comience a dejar de funcionar frente a equipos que ya les han enfrentado lo suficiente (caso del Real Madrid y el Chelsea) quienes ya conocen al dedillo el sistema implementado por el barca, hecho este que les permite reducir sustancialmente la generación de posibilidades en ataque, cortarle los circuitos de juego, pero por sobre todo, desnudarles en la carencia de variantes a un equipo con una plantilla muy corta y con limitado número de efectivos.

El Barcelona necesita con urgencia unos 2 o 3 jugadores (como mínimo), recuerden que perdieron a David Villa y Eric Abidal por el resto de la temporada, siendo que el último tal vez no juegue más nunca un partido de fútbol en su vida. El cuadro culé necesita si o si, al menos un defensa central de envergadura (alto y de corpulencia) que les ayude a reducir los riesgos de gol que les generan por vía aérea. Como dije más arriba, Puyol ya está viendo el ocaso de su carrera, y Mascherano, que aunque lo ha hecho bien en esa función que le es prestada, da un handicap grandísimo a balón parado por lo corto que es de estatura (recordemos que el juego áereo y las jugadas a pelota parada, son el talón de Aquiles del cuadro azulgrana en todas sus áreas, incluyendo el ataque).

Otra necesidad imperante y casi obligatoria, es la contratación de un delantero centro, un auténtico nueve de área, un killer al estilo de los Samuel Etoo y Ronaldo Nazario de un pasado no tan lejano. Sin esas piezas, a este Barcelona actual se le irá descifrando cada vez más y de mejor manera, será más predecible y fácil de controlar, ya que es un cuadro en el que si no anota Messi, pareciera que ni Dios lo hace. Las imágenes de los fallos obscenos y los errores al ataque mostrados por los catalanes en Stamford Bridge, fueron poco menos que lamentables.

Sinceramente ya no les alcanza con el temor previo que dicen infundir. Ni con un 65% o 70% de la tenencia de la pelota llegarán a algo si no tienen una mejor definición. Igual pasará si no pueden controlar de mejor manera los saques de esquina, los centros y los tiros libres de los conjuntos rivales. Por todo ello, es que para los culés es prioritario que le den mayor flexibilidad no sólo a su esquema táctico, sino a su juego, dejar de centralizar su esquema (que en los últimos 2 encuentros se ha parecido más al de aquella Colombia del mundial de 1990, siempre por el medio y con toques anodinos y aburridos), ser más creativos, con la búsqueda de más variantes y nuevas opciones, tanto en ataque como en defensa (sólo Puyol va bien en los remates de cabeza hoy en día), y ello sin la necesidad de que pierdan su estilo y personalidad que les caracteriza.

 
Deja un comentario

Publicado por en 23/04/2012 en Deportes, Opinion