RSS

Archivo de la categoría: PNL

Todo sobre la Programación Neuro-Inmuno Lingüística

Cadenas en la Mente.

WhatsApp Image 2018-02-20 at 02.57.24Hoy amanecí nostálgico de los viajes que tuve la dicha de hacer por cuestiones profesionales al oriente medio, por lo que al retomar la lectura del libro “La Historia de los Árabes” de Albert Hourani, recordé una fábula que alguna vez me contó uno de los empleados del Hotel Continental en la Bahía de Sharm El-Sheik, al sur de Egipto, en una de esas tardes del más intenso verano, de esos que caracterizan al clima del norte de África, en donde es tal la temperatura y la humedad, que justo frente a ti puedes experimentar esa especie de humo transparente que generan los líquidos al evaporarse.

Inmediatamente me transporté a las remembranzas de ese desierto dominado por beduinos con sus animales, y perfectamente extrapolé en mis recuerdos a una larga caravana de camellos que avanzaba por el Sahara hasta que llegaron a un oasis y los hombres decidieron pasar allí la noche.

Conductores y camellos estaban cansados y con ganas de dormir, pero cuando llegó el momento de atar a los animales, se dieron cuenta de que faltaba un poste. Todos los camellos estaban debidamente estacados excepto uno. Nadie quería pasar la noche en vela vigilando al animal, pero, a la vez, tampoco querían perder al camello. Después de mucho pensar, uno de los miembros de la caravana tuvo una buena idea.

Fue hasta el camello, cogió las riendas y realizó todos los movimientos como si atara al animal a un poste imaginario. Después, el camello se sentó convencido de que estaba fuertemente sujeto y todos se fueron a descansar.

A la mañana siguiente, desataron a los camellos para prepararlos y alistarse para continuar el viaje, pero se dieron cuenta, que había un camello, que sin embargo, no quería ponerse en pie. Los conductores tiraron de él, pero el animal no quería moverse.

Finalmente, uno de los hombres entendió el porqué de la obstinación del camello. Se puso de pie delante del poste de amarre imaginario y realizó todos los movimientos con que normalmente desataba la cuerda para soltar al animal. Inmediatamente después, el camello se puso en pie sin la menor vacilación, creyendo que ya estaba libre.

Tal acto, le hizo ver a todos los beduinos de la caravana, que hay creencias y costumbres que limitan la mente y estancan la vida, por lo que reflexionaron y se dieron cuenta de que mejor es ayudarse a sí mismo a descubrir cuáles son las cuerdas con nudos que no nos dejan progresar en los distintos ámbitos de nuestra vida, para así poder liberarse de ellas para poder progresar.

El Señor de las letras.

Anuncios
 

Etiquetas: , , , , , , , ,

La calidez o las espinas.

WhatsApp Image 2018-02-18 at 18.53.32

Durante la era glacial eran muchos los animales que morían a causa del frío. Por esa causa los erizos, percibiendo tal situación, resolvieron juntarse en grupos para así protegerse mutuamente, pero sin percatarse que las espinas de cada uno herían a los compañeros más cercanos, justamente a los que más le ofrecían su calor.

Ante tal eventualidad, decidieron apartarse unos de otros y comenzaron a morir congelados nuevamente. Siendo la situación insostenible, tuvieron que hacer una dura elección: o aceptaban las espinas de los compañeros o desaparecían del planeta.

Con sabiduría decidieron volver a juntarse, aprendiendo así a convivir con las pequeñas heridas que las relaciones con personas muy próximas les podía causar, ya que se dieron cuenta que lo más importante era el calor de los otros…Y fue así, solo así, que sobrevivieron a las heladas.

Ante esta corta, sencilla, pero muy aleccionadora fábula, lo que quiero hacer significar es que las mejores relaciones afectivas son aquellas en las que se acepta lo que no nos gusta al uno del otro, y en las que se conservan las respectivas distancias, los espacios, es decir, el respeto mutuo para así no clavarse las espinas, sin menospreciarse, sin que exista el detrimento del uno por el otro.

Entonces ¿Cuál es la clave? ¿Cuál es el secreto? aunque no haya una receta absoluta en el relacionamiento entre los seres humanos, si se aprende a convivir con aceptación reciproca, con admiración por las cualidades mutuas, sabiendo brindar calor para recibir, pero también honrando los espacios y la individualidad de cada quien, entonces sin duda estaremos muy cerca de lo que queremos en nuestra vida.

El Señor de las letras.

 

Etiquetas: , , , , , , , ,

Yo Agradezco.

El poder de Agradecer.

El poder de Agradecer.

¿Quien no  ha leído aquello de que eso que eres hoy es el resultado de lo que hiciste en el transcurso de tu pasado? o ¿Que tus actos anteriores te definen? De seguro se han topado con esa máxima en reiteradas oportunidades en sus vidas, las cuales si bien han escuchado mucho, tal vez no las hayan podido decantar y entender en su debido contexto. Algunos no las verán de inmediato, otros siquiera se percaten del hilo conductual de tamañas verdades, pero tal vez quienes se decidan a desacelerar un poco sus existencias para detenerse a ver en donde están situados o ubicados en su presente, quienes realmente mediten y reflexionen, podrían dar fe de que esto es absolutamente cierto y palpable.

Cuando se percatan, los que lo logran, pueden o no usarlo como herramienta en su crecimiento personal, sobre todo quienes de ese darse cuenta, de ese diagnóstico propio y personalísimo de cada individuo, sólo les queda en el filtro de su análisis aquello que en esos momentos pasados les resultó de carácter negativo y contraproducente. Sin embargo, hay quienes, por su propia conciencia, tal vez por su personalidad, o por el hecho de ir un poco más allá de la visión de su propia experiencia, prefieren dejarse impregnar por esas otras cosas positivas que les permitieron llegar a donde están, dejándose ver en una actitud más constructiva para con esos experimentos por los que atravesaron, así como decantaron y asimilaron la sabiduría que da el sobrevivir a los años y a los hechos pasados.

Y son justamente estos últimos seres, quienes por añadidura le encuentran un sentido total y verdadero a aquella otro máxima que nos indica que todo, absolutamente todo lo que nos sucede o acontece, debe estar relacionado con la acción de AGRADECER, esa que casi como una filosofía, las personas deben tener y hacer de sí una continua práctica, así como una constante prédica y una conducta de vida.

En ese sentido, creo que agradeciendo, es decir, sintiendo o mostrando gratitud por lo recibido, o mejor aún, por esa historia que has vivido, sin duda alguna te estás ayudando sobremanera a mejorar a causa de ti mismo, porque eso se te está regresando, y con ello, también estás agradeciendo por lo que eres y lo que serás como producto de ese algo recibido, y fundamentalmente, por lo que creciste impulsado por esas situaciones que te sucedieron y te acicatearon en el camino.

Tan cierto y válido es ese axioma, que leyendo un maravilloso libro que cayó en mis manos gracias a un amigo que precisamente me regaló esa misma vida llena de sucesos y altibajos de la que estamos escribiendo, me topé en su interior con una concepción muy refrescante y eminentemente positivista sobre la posibilidad de agradecer, esa según la cual esta práctica es el “corresponder una cosa al trabajo empleado en conservarla o mejorarla”

Sobre el particular, en mi libre interpretación de esta frase, quiero y deseo entender que agradeciendo (hasta por aquellas situaciones difíciles y hostiles -negativas- a las que nos hemos referido), te puedes ayudar tu mismo a construir, cimentar y encausar la vía y el camino que necesitas para no sólo superar aquello que te afectó, sino para evitarlo y no volver a vivirlo. Y esto mis queridos lectores, es muy fácil de entender gracias a una simple ecuación de la cortesía según la cual, al agradecer, automáticamente estás perdonando y liberando toda aquella carga que como lastre pesado no te permite reflotar y colocarte por encima del suceso infortunado por el que has pasado.

Allí radica la gran importancia que yo le encuentro al agradecer en este tipo de circunstancias, ya que el hacerlo cuando todo funciona y las cosas se dan a pedir de boca, es un proceder en extremo fácil, por demás sencillo, hasta cómodo y falso, pero si incluso sigues agradeciendo ante otro tipo de situaciones, hasta con aquellas cosas o hechos no tan buenos que necesariamente tuviste que tamizar en tu vida, eso si es verdad que te ENGRANDECE (en todo el sentido de la palabra), ya que te hace una persona más humilde y a la vez más fuerte y tolerante, más astuta e inteligente, entre otros muchos atributos positivos que te da el hacerlo, y que sin lugar a dudas te van a ayudar en el eterno camino del vivir, ese sendero que en su transcurso, si lo enfocas en agradecer y bendecir, de seguro te va a llevar por esas otras rutas tributarias, las que siendo casi tan largas como el camino principal mismo, también te van a ayudar a desandar tu propia historia, claro está que de mejor manera, y no me refiero a otras rutas que no sean las del aprender, así como las que se refieren al crecimiento interior y espiritual.

Por tal motivo, te invito a agradecer siempre, a ver el lado positivo de todo lo que te sucede, por muy cuesta arriba que consideres que pueda serlo, a que perdones a los que te dañaron, a que dejes fluir la vida, evitando así los rencores y las ansiedades. Agradece por tu pasado, sonríele, así como también a tu presente, para que tu existencia te sea más alegre y llevadera.

Agradece mi lector por la gente que conociste y dejaste atrás, por quienes ya no están contigo, por quienes se fueron a otro plano existencial, por los amores del pasado, inclusive si tuviste alguno traumático, dale las gracias, porque te permitieron aprender, te enseñaron lo que no debes hacer y no debes permitir, recuerda y agradece también lo bueno, hasta da las gracias por aquellos amigos que terminaron siendo enemigos, sin ellos no hubieses aprendido a alertarte y cuidarte de mejor manera.

Todo tiene un por qué y una razón, y pues si no la encuentras al principio, ten la paciencia necesaria para permitirle al tiempo que te la revele cuando deba hacerlo. Agradecer es vivir, pero sobre todo es sanar.

 

Etiquetas: , , , , ,

El verano azul.

Ciclista en Verano

Ciclista en Verano

¿En honor a la Diosa Juno? lo más probable, ¿en homenaje a la juventud?, puede ser, ¿Qué si así se le llamo para retribuir a Junio Bruto, uno de los fundadores de la República Romana?, pareciera más rebuscado pero me imagino que es lo asumido por quienes piensan que en la civilización occidental actual todo tiene un origen, o greco, o romano, o hasta tal vez greco-romano. Eso realmente no importa, lo que quiero destacar aquí es el arribo del mes de junio, y por consecuencia, lo que los estadounidenses llaman el “Summer Time”, ergo, el famoso verano que para nosotros los latinos es todo el año, pero que igualmente nos alegra porque significa que llegaron las vacaciones.

Verano, dulce verano, te reflejas a mi espalda tan azul como mi bicicleta de montaña Trek 4400. Me haces sentir el arribo de tu estirpe porque ruedo los 20 kilómetros de mi trayecto con el amarillo y la brillantez de tu clima, algo que en mi recorrido habitual no pasaba desde hace varios meses, en los que eran habituales los días de neblina, frío y colores pálidos. Recuerdo también tu llegada por la cantidad de chicas bellas en mono y franelitas, esas que sudadas por el fragor de su trote y por el deseo de verse más bellas, voy pasando como zigzagueando entre ramilletes de rosas y azucenas.

Excelso verano, has llegado con tus colores, con tu alegría y tu música, y con ello nos viene a la mente la palabra FIESTA, anunciando a aquellos seres humanos que planifican anheladamente su arribo, que llegó el momento del disfrute y el merecido descanso, ese que ya vislumbraban casi con un año de anticipación desde sus enclaustrantes oficinas. Estas ya aquí, ferviente, hirviente y hasta irreverente, acicateando ánimos y desatando pasiones. Tanto así que casi me estrello contra una vereda de arbustos por voltear a ver a la bella chica de cabello zaino, tez blanca e indumentaria Everlast a dos tonos, de pies a cabeza, esa que en su correr muy elegante a mi izquierda, a todas luces se percibe muy sana, dura y espectacular.

Enfilo de nuevo la mirada, maniobro al volante y apenado salvo las plantas por apenas centímetros, siempre con la mirada complaciente de la corredora, a quien a través de sus lentes colorados pero transparentes, se le asoma una sonrisa pícara de esas de quien se sabe halagada y se siente observada por los caballeros. Sigo mi camino, el clima cálido y picante que me llega de frente (a 28 grados de temperatura según las mediciones de mi Ipod), me recuerdan que debo hidratarme. No sale ya agua del sistema de tubos que vienen desde mi morral, ¡que calamidad!, cosa que nota el ciclista que viene pegado a mi rueda, a ese que cálculo como entre unos 30 o 35 años.

El hombre me alcanza su botella de agua, le agradezco con un gesto y me dice que baje el pedaleo, que aguante reservas para la subida, la “que se viene dura y empinada”, según me alerta. Me doy cuenta que este ciclista se sabe la ruta al pleno y aprovecho para hacerle señas a los fines de que pase a marcar el ritmo. Cuando me pasa me doy cuenta que su máquina es una Canondale Supersix Evo (Super Evolved) para competencias, caminos de asfalto y de apenas 600 y algo de libras de peso, mucho más ligera que mi rústica Trek. Sin duda alguna, mucho handicap para mi pesada montañera, con la que de inmediato me doy cuenta que es imposible pegármele de tu a tú.

Con mi TREK 4400

Con mi TREK 4400

De igual manera intento ir rueda a rueda, como no hacerlo, se viene el último giro antes de aceptar su reto a desviarnos a las empinadas subidas de Sorrento. Recuerdo que volveremos a pasar cerca de la hermosa chica corredora y me digo: “por lo menos hasta que ella nos vea, tengo que darle pelea a este tipo”. En ese momento sonaba en mi lista de música la canción “Live High” de Jason Mraz, muy hermosa es cierto, pero no la indicada para incrementar la estamina que ya le estaba incrementando el otro ciclista al recorrido. ¿Qué hacer? duda mi cerebro un instante, ¿Sigo pegado a su ritmo o bajo un poco para poder cambiar mi listado de canciones?

El pana que se adelanta unos 4 o 5 metros debido a mi indecisión, se inclina y voltea al más puro estilo del español Miguel Induraín cuando miraba atrás para chequear a sus oponentes vía a ganar una de las innumerables etapas del tour de Francia. Ahí me dije, listo, ya está, me dejaron “botao”, pero no, el tipo al que en el dorsal de su camisa se le leía “Geox-TMC”, redujo su velocidad con aquella complicidad sonriente y al ponerse a mi lado me dijo: “Dame acá ese Ipod, ¿Déjame ver que tienes?, lo que se viene ahora es complejo y necesitas impulso y música que te motive.

Lado a lado, rueda a rueda, ahora lo suficientemente lento para que él revisara mi aparato de música, pasamos ante la dama bella, yo curioso por ver que escogía como repertorio aquel hombre, y él concentrado en las diversas carpetas que yo tenía en mi repertorio. Luego de unos 5 minutos, me dijo: “Listo, ya está, con esto tendrás la motivación necesaria para que aprietes en la subida”. ¿Con que canciones me conseguiría que pudiesen darle un plus a mi rendimiento?, más aún cuando mi “co-equipero” no estaba utilizando ningún reproductor para hacerse más llevadero el camino.

Que me iba a imaginar yo que la primera canción que escucharía al entrar a esa subida que, para mí, un total inexperto en estas lides ciclistas, me parecía más bien el comienzo de una escalada al “Col du Tourmalet” fuese esa pegajosa canción veraniega de 2010 llamada “Verano Azul” de Juan Magan, que coincidencia, que interrelación tan perfecta con lo que venía pensando al comienzo de mi entrenamiento sobre la llegada del mes de junio y lo que conlleva el acercamiento de las vacaciones.

Con respecto a mi desempeño en la nueva ruta propuesta por Ciro Ramones, no voy a escribir mucho, más bien sería tema para abordar luego de que haya participado en mis primeros 10K como “runner”, que para eso es que estaba rodando con la bici hoy, pero lo que si quiero dejar reseñado es la armonía y el empuje que me inyectó esa primera canción sugerida por este avezado ciclista, la misma que con su alegría y dinamismo caribeño, se amoldó perfectamente al clima por demás azul y tropical que hizo hoy, ayudándome sobremanera cuando sentía que ya no podía pedalear más.

Nunca olvidaré que cuando más cansado estaba, el “She’s moving like a Rock Star, moving as a Porn Star, dale go you don’t stop, ya no te pares, dale mami, mueve loca, bésame la boca, fuerte como roca. Verano Azul, pa’ ti, pa’ mi”, me suministró la energía suficiente para proseguir, tal vez basada esta estrofa en el recuerdo de aquella hermosa mujer corredora que se ejercitaba en la explanada, para coronar aquel trayecto que nunca pensaba recorrer, y mucho menos culminar.

Si quieres ver el vídeo que inspiró este post, dale link aquí: El Verano Azul

 

Piezas de Rompecabezas.

El Árbol de la Vida también es un Rompecabezas.

El Árbol de la Vida también es un Rompecabezas.

Si te digo que no te miento, si te digo que si, también, todo es tan relativo como el mismo momento o el instante. ¿Que si pasó?, ¿Qué si no?, ¿Qué si es presente o más bien parte de un futuro soñado?. Yo sólo sé que no se nada, ni siquiera si estoy aquí y ahora. Por lo tanto no puedo saber si estás, estarás o siquiera si algún día estuviste, todo es parte de la nada, la nada es parte de un todo, en donde tal vez el encontrarse con alguien sea tan circunstancial como encontrar dos piezas de rompecabezas que se amolden en un juego de cinco mil figuras.

¿Qué si solíamos hablar por horas?, tal vez, sólo se que ya no, ¿Qué si nos sabíamos de memoria nuestros números de teléfono?, hoy de broma y recuerdo el mío porque es necesario para estar comunicado con el mundo. Me hablas de un antes, de un estuviésemos, de un como era, o de un usábamos, un teníamos, una conversa llena de pretéritos en la que noto una ansiedad conexa con un hipotético futuro. No sé por qué, pero se me antoja que por ahora soy cuchillo ¿o tal vez tenedor? tampoco lo sé, lo cierto es que no atino ni busco saber cual de los cubiertos de mesa eres tú, sólo sé que en mi cama se me antoja dormir simulando cual silueta a una cuchara.

La vida es simple, me asumo como una de las cinco mil piezas que forman ese rompecabezas de la vida. Por ahora estoy tan regado como las otras cuatro mil novecientas noventa y nueve, no tengo apuros, apenas para mí comienza el armado, por lo que buscar en este momento a esas otras piezas que encajen a mis distintos lados, en mi diversidad, no es una prioridad. Por lo tanto, pensar en tener más conversaciones, futuras pláticas, no es un norte per sé, honestamente estoy más pendiente de dormir más, de escribir más, en hablar menos, en relativizar, en desaprender a aprender, en buscar la simpleza y dejar lo complicado, así que no eres tú, soy yo, no es que ahora sea un extraño, sólo soy y ya, respiro y por ende existo, esté o no esté cerca de ti como antes.

El que encajes en un Rompecabezas no es indicativo de que seas igual.

El que encajes en un Rompecabezas no es indicativo de que seas igual.

No quiero rechazar a nadie, no quiero pelear, sólo quiero ser, quiero vivir, no como solía vivir, no porque fuese malo, sino porque ya viví de esa forma, ahora quiero otra, Así que si de encajar se trata, sea de nuevo o sea en otra parte, eso ni yo lo sé, no sé cuando me llegué de nuevo esa frase que reza “ser como dos piezas de un mismo rompecabezas”. Por ahora no busco acoplar, no busco amoldar nada, sólo busco seguir, fluir, vivir. Por ello, no te acuestes sin conciliar tu sueño, sólo escúchate respirar, de seguro eso te relaja. No andes pensando en que echo de menos tal o cual cosa de antes, que el pensar a veces esclaviza.

¿Qué si soñaste con cual o tal cosa?, está bien, dicen que ese tipo de situaciones sólo las controla el subconsciente, no puedes hacer nada, pero en lo que si te puedes ayudar, es en como reaccionar luego de haber soñado. Tu decides si transformarlo en algo positivo, o simplemente dejarlo caer dentro de los brazos de tu nostalgia. Recuerda que todo es anecdótico, incluso aquel episodio en que puedas haber o no besado a alguien toda la noche, porque de seguro, ya en la mañana, ese momento, ese sentimiento, realmente no estará allí, será sólo parte de un holograma, un recuerdo.

Te preguntarás ¿Por qué no podemos simplemente cerrar todas las puertas? esa es una excelente pregunta, ya que tal vez logrando eso, puedas encontrar lo que estés buscando, que dicho sea de paso, puede ser que no sea yo, tal vez esa acción te lleve o te haga ver el sendero hacia un perfecto extraño, no es que yo quiera que seamos extraños, sino que tal vez lo que te haga falta sea uno. En tal sentido te reitero, que con mi conducta y mi razonamiento, no busco pelear, tampoco ignorar o causar dolor, sólo busco ser yo mismo, la más cercana copia de mi propia esencia.

Yo sólo quiero una vida en armonía de amor, pero del amor interno en primera instancia, de ese del que ya he hablado sopotocientas veces. Ya ni recuerdo como solíamos vivir, no porque fuese malo, sino porque ya no es, no soy, no eres y menos aún somos. Ahora hay otros libros, otras páginas, grandes, chiquitas, de colores, en blanco y negro, ha pasado por nosotros casi que una inmensa biblioteca, como la de Alejandría, y todo entre el trayecto de esos tiempos y estos otros. En todo caso, no te asustes, no te apegues, no te esfuerces más allá de lo sano, incluso no quieras dejar de fumar o hacer cualquier otra cosa que no esté en ti, y menos si es por el sólo interés de encajar de nuevo como si fuésemos dos piezas de un rompecabezas, ya que lo que será, será, y lo que no, no.

El Hombre es una pieza más del Rompecabezas de la Vida.

El Hombre es una pieza más del Rompecabezas de la Vida.

En ese sentido te recuerdo, que en esta vida somos sólo eso, recuérdalo, unas piezas más, amoldables o no, dos formas ínfimas que son parte de un infinito de otras tantas que forman una inmensa figura, Piezas de Rompecabezas pues, Piezas de Rompecabezas, sólo eso, Piezas de Rompecabezas.

El Señor de las Letras.

 

Etiquetas: , , ,

Plegaria de Abril para el descanso y por Venezuela

Por mis hijos, por mi familia, por mis amigos, por Venezuela y por mí

Por mis hijos, por mi familia, por mis amigos, por Venezuela y por mí

Padre mío, ahora que las voces se silenciaron y los clamores se apagaron, aquí al pie de la cama mi alma se eleva a ti, te amo con todas mis fuerzas Señor. Deposito en tus manos la fatiga y la lucha, las alegrías y desencantos de este día y este mes que quedó atrás. Si los nervios me traicionaron, si los impulsos egoístas me dominaron, si dí entrada al rencor o a la tristeza, ¡PERDÓN SEÑOR!, si he sido infiel, si pronuncie palabras vanas, si me dejé llevar por la impaciencia, si fui espina para alguien, ¡PERDÓN SEÑOR! No quiero esta noche entregarme al sueño sin sentir sobre mi alma la seguridad de tu misericordia, tu dulce misericordia eternamente gratuita Señor.

Te doy gracias Padre Mío, porque has sido sombra fresca durante todo este día. Te doy gracias porque invisible, cariñoso y envolvente, me has cuidado a lo largo de estas horas. Señor, a mi derredor ya todo es silencio y calma, “te pido por favor que ese silencio y esa calma también la irradies sobre mis hijos, mis familiares, amigos, vecinos, compatriotas, pero por encima de todo, sobre mi bella nación”. Envía al Ángel de la Paz no sólo a mi casa, sino también a mi país. Por favor relaja mis nervios, así como el de mi pueblo, mi gente, sosiega mi espíritu, nuestro espíritu, inunda mi ser, nuestro ser, de silencio y serenidad.

Vela por mí, por nosotros todos, Padre Querido, mientras me entrego confiado al sueño, como también espero que lo haga el resto, como un niño que duerme feliz en tus brazos. Yo sé que en tu nombre, SEÑOR, descansaré y descansaremos tranquilos. Que así sea (AMEN).

 
4 comentarios

Publicado por en 1 abril, 2013 en Curiosidades, PNL

 

Etiquetas:

El hombre en el espejo.

ImagenSe pelean por los despojos de alguien, en vez de hacer cambios sustantivos, se debaten entre lo místico, lo religioso o lo real, en vez de modificarse a ellos mismos, al menos una vez en sus vidas. Horas hombres perdidas trillando en lo superfluo mientras se acomodan el cuello de sus sacos preferidos y supeditan sus conciencias al abultamiento de sus bolsillos.

De uno y otro lado parecen no recordar lo bien que se siente el honor y el desinterés, así como la sensación de sentirse “realmente bien” de hacer las cosas de distinta manera. A ello prefieren la borrasca y el viento que les aturde sus mentes. Anteponen las diatribas del poder político que los enceguece y les impide ver las simples acciones a tomar para resolver el problema inmediato del hambre de aquellos que no tienen lo suficiente para comer.

Se repiten y se siguen en sus torpezas, en sus agendas, en sus alejados mundos de despropósitos, esos lares muy alejados de aquello para lo que fueron colocados allí, unos y otros, los de aquella acera y los de esta otra, pretendiendo no ver las necesidades de quienes les pusieron allí. Los separa de la realidad ese eterno verano que apenas se cuela por el cuello de botella de la ingratitud mortífera que apenas denotan a través de la escueta tapa rota de ese mismo frasco.

Siendo así, como son, se anteponen y a la vez se siguen unos a otros, a través del viento, sin tener ni querer un lugar específico a donde dirigir, a donde ir. Ellos no quieren que tú lo sepas. Quieren que tu simplemente seas su reflejo en el espejo, que pienses como ellos.

Habiéndote ya alertado sobre todo ello, te pregunto: ¿Quieres seguir siendo el reflejo? o más bien empezar a ser el hombre en el espejo de tus propios designios y tu propia evolución?. Tu eres quien decide si realmente quieres cambiar tu forma de ser. Para ello, en el caso de que tu respuesta sea si, no puede haber un mensaje más claro que el de la observación desde lo interno, ya que si quieres que el mundo (tu mundo) sea un lugar mejor, tienes que darle un vistazo objetivo, pero sobre todo hacerlo a través de tu propio cambio.

No importa que anteriormente no hayas tenido suerte en algo e incluso que hayas sido víctima del amor (o desamor) egoísta de algunos o alguien, recuerda siempre que más allá de tus propios problemas, están esos otros todavía más graves como los de aquellas personas sin hogar, sin dinero. ¿Podrías pretender dejarlos solos como lo han hecho aquellos personajes que te mencioné al principio?

Aunque empieces por ti, el hombre de tu propio espejo, para ser mejor y superarte instante a instante, recuerda ayudar a esos sauces que están profundamente marcados, a aquellos corazones rotos, a esos a quienes los sueños se les hicieron descoloridos. Recuerda que ellos sólo siguen el curso del viento, son desvalidos y no tienen lugar en donde estar. 

Así que ya sabes, si quieres que tu entorno inmediato, tu urbanización, tu zona, tu ciudad, tu región, tu país, tu continente y el planeta entero sean mejores lugares, debes ser claro, debes echar un vistazo y hacer un cambio, pero debes hacerlo bien, y esto mientras estés a tiempo, porque si previo a ello ya has cerrado tu corazón, ya habrás entonces cerrado tu alma. Así que no te abandones y has el cambio, tu cambio, lo más pronto posible. Ya una vez lo sepas y lo interiorices, te será más fácil conseguirlo, así que muévete, levántate, ya lo sabes, has tu propio cambio.  

El Señor de las Letras.

 

Etiquetas: , , , , ,