RSS

Archivo de la categoría: PNL

Todo sobre la Programación Neuro-Inmuno Lingüística

El Verano Azul

Ciclista en Verano

Ciclista en Verano

¿En honor a la Diosa Juno? lo más probable, ¿en homenaje a la juventud?, puede ser, ¿Qué si así se le llamo para retribuir a Junio Bruto, uno de los fundadores de la República Romana?, pareciera más rebuscado pero me imagino que es lo asumido por quienes piensan que en la civilización occidental actual todo tiene un origen, o greco, o romano, o hasta tal vez greco-romano. Eso realmente no importa, lo que quiero destacar aquí es el arribo del mes de junio, y por consecuencia, lo que los estadounidenses llaman el “Summer Time”, ergo, el famoso verano que para nosotros los latinos es todo el año, pero que igualmente nos alegra porque significa que llegaron las vacaciones.

Verano, dulce verano, te reflejas a mi espalda tan azul como mi bicicleta de montaña Trek 4400. Me haces sentir el arribo de tu estirpe porque ruedo los 20 kilómetros de mi trayecto con el amarillo y la brillantez de tu clima, algo que en mi recorrido habitual no pasaba desde hace varios meses, en los que eran habituales los días de neblina, frío y colores pálidos. Recuerdo también tu llegada por la cantidad de chicas bellas en mono y franelitas, esas que sudadas por el fragor de su trote y por el deseo de verse más bellas, voy pasando como zigzagueando entre ramilletes de rosas y azucenas.

Excelso verano, has llegado con tus colores, con tu alegría y tu música, y con ello nos viene a la mente la palabra FIESTA, anunciando a aquellos seres humanos que planifican anheladamente su arribo, que llegó el momento del disfrute y el merecido descanso, ese que ya vislumbraban casi con un año de anticipación desde sus enclaustrantes oficinas. Estas ya aquí, ferviente, hirviente y hasta irreverente, acicateando ánimos y desatando pasiones. Tanto así que casi me estrello contra una vereda de arbustos por voltear a ver a la bella chica de cabello zaino, tez blanca e indumentaria Everlast a dos tonos, de pies a cabeza, esa que en su correr muy elegante a mi izquierda, a todas luces se percibe muy sana, dura y espectacular.

Enfilo de nuevo la mirada, maniobro al volante y apenado salvo las plantas por apenas centímetros, siempre con la mirada complaciente de la corredora, a quien a través de sus lentes colorados pero transparentes, se le asoma una sonrisa pícara de esas de quien se sabe halagada y se siente observada por los caballeros. Sigo mi camino, el clima cálido y picante que me llega de frente (a 28 grados de temperatura según las mediciones de mi Ipod), me recuerdan que debo hidratarme. No sale ya agua del sistema de tubos que vienen desde mi morral, ¡que calamidad!, cosa que nota el ciclista que viene pegado a mi rueda, a ese que cálculo como entre unos 30 o 35 años.

El hombre me alcanza su botella de agua, le agradezco con un gesto y me dice que baje el pedaleo, que aguante reservas para la subida, la “que se viene dura y empinada”, según me alerta. Me doy cuenta que este ciclista se sabe la ruta al pleno y aprovecho para hacerle señas a los fines de que pase a marcar el ritmo. Cuando me pasa me doy cuenta que su máquina es una Canondale Supersix Evo (Super Evolved) para competencias, caminos de asfalto y de apenas 600 y algo de libras de peso, mucho más ligera que mi rústica Trek. Sin duda alguna, mucho handicap para mi pesada montañera, con la que de inmediato me doy cuenta que es imposible pegármele de tu a tú.

Con mi TREK 4400

Con mi TREK 4400

De igual manera intento ir rueda a rueda, como no hacerlo, se viene el último giro antes de aceptar su reto a desviarnos a las empinadas subidas de Sorrento. Recuerdo que volveremos a pasar cerca de la hermosa chica corredora y me digo: “por lo menos hasta que ella nos vea, tengo que darle pelea a este tipo”. En ese momento sonaba en mi lista de música la canción “Live High” de Jason Mraz, muy hermosa es cierto, pero no la indicada para incrementar la estamina que ya le estaba incrementando el otro ciclista al recorrido. ¿Qué hacer? duda mi cerebro un instante, ¿Sigo pegado a su ritmo o bajo un poco para poder cambiar mi listado de canciones?

El pana que se adelanta unos 4 o 5 metros debido a mi indecisión, se inclina y voltea al más puro estilo del español Miguel Induraín cuando miraba atrás para chequear a sus oponentes vía a ganar una de las innumerables etapas del tour de Francia. Ahí me dije, listo, ya está, me dejaron “botao”, pero no, el tipo al que en el dorsal de su camisa se le leía “Geox-TMC”, redujo su velocidad con aquella complicidad sonriente y al ponerse a mi lado me dijo: “Dame acá ese Ipod, ¿Déjame ver que tienes?, lo que se viene ahora es complejo y necesitas impulso y música que te motive.

Lado a lado, rueda a rueda, ahora lo suficientemente lento para que él revisara mi aparato de música, pasamos ante la dama bella, yo curioso por ver que escogía como repertorio aquel hombre, y él concentrado en las diversas carpetas que yo tenía en mi repertorio. Luego de unos 5 minutos, me dijo: “Listo, ya está, con esto tendrás la motivación necesaria para que aprietes en la subida”. ¿Con que canciones me conseguiría que pudiesen darle un plus a mi rendimiento?, más aún cuando mi “co-equipero” no estaba utilizando ningún reproductor para hacerse más llevadero el camino.

Que me iba a imaginar yo que la primera canción que escucharía al entrar a esa subida que, para mí, un total inexperto en estas lides ciclistas, me parecía más bien el comienzo de una escalada al “Col du Tourmalet” fuese esa pegajosa canción veraniega de 2010 llamada “Verano Azul” de Juan Magan, que coincidencia, que interrelación tan perfecta con lo que venía pensando al comienzo de mi entrenamiento sobre la llegada del mes de junio y lo que conlleva el acercamiento de las vacaciones.

Con respecto a mi desempeño en la nueva ruta propuesta por Ciro Ramones, no voy a escribir mucho, más bien sería tema para abordar luego de que haya participado en mis primeros 10K como “runner”, que para eso es que estaba rodando con la bici hoy, pero lo que si quiero dejar reseñado es la armonía y el empuje que me inyectó esa primera canción sugerida por este avezado ciclista, la misma que con su alegría y dinamismo caribeño, se amoldó perfectamente al clima por demás azul y tropical que hizo hoy, ayudándome sobremanera cuando sentía que ya no podía pedalear más.

Nunca olvidaré que cuando más cansado estaba, el “She’s moving like a Rock Star, moving as a Porn Star, dale go you don’t stop, ya no te pares, dale mami, mueve loca, bésame la boca, fuerte como roca. Verano Azul, pa’ ti, pa’ mi”, me suministró la energía suficiente para proseguir, tal vez basada esta estrofa en el recuerdo de aquella hermosa mujer corredora que se ejercitaba en la explanada, para coronar aquel trayecto que nunca pensaba recorrer, y mucho menos culminar.

Si quieres ver el vídeo que inspiró este post, dale link aquí: El Verano Azul

Anuncios
 
Deja un comentario

Publicado por en 09/06/2013 en Culturales, Curiosidad, Historia, Opinion, PNL

 

Piezas de Rompecabezas

El Árbol de la Vida también es un Rompecabezas.

El Árbol de la Vida también es un Rompecabezas.

Si te digo que no te miento, si te digo que si, también, todo es tan relativo como el mismo momento o el instante. ¿Que si pasó?, ¿Qué si no?, ¿Qué si es presente o más bien parte de un futuro soñado?. Yo sólo sé que no se nada, ni siquiera si estoy aquí y ahora. Por lo tanto no puedo saber si estás, estarás o siquiera si algún día estuviste, todo es parte de la nada, la nada es parte de un todo, en donde tal vez el encontrarse con alguien sea tan circunstancial como encontrar dos piezas de rompecabezas que se amolden en un juego de cinco mil figuras.

¿Qué si solíamos hablar por horas?, tal vez, sólo se que ya no, ¿Qué si nos sabíamos de memoria nuestros números de teléfono?, hoy de broma y recuerdo el mío porque es necesario para estar comunicado con el mundo. Me hablas de un antes, de un estuviésemos, de un como era, o de un usábamos, un teníamos, una conversa llena de pretéritos en la que noto una ansiedad conexa con un hipotético futuro. No sé por qué, pero se me antoja que por ahora soy cuchillo ¿o tal vez tenedor? tampoco lo sé, lo cierto es que no atino ni busco saber cual de los cubiertos de mesa eres tú, sólo sé que en mi cama se me antoja dormir simulando cual silueta a una cuchara.

La vida es simple, me asumo como una de las cinco mil piezas que forman ese rompecabezas de la vida. Por ahora estoy tan regado como las otras cuatro mil novecientas noventa y nueve, no tengo apuros, apenas para mí comienza el armado, por lo que buscar en este momento a esas otras piezas que encajen a mis distintos lados, en mi diversidad, no es una prioridad. Por lo tanto, pensar en tener más conversaciones, futuras pláticas, no es un norte per sé, honestamente estoy más pendiente de dormir más, de escribir más, en hablar menos, en relativizar, en desaprender a aprender, en buscar la simpleza y dejar lo complicado, así que no eres tú, soy yo, no es que ahora sea un extraño, sólo soy y ya, respiro y por ende existo, esté o no esté cerca de ti como antes.

El que encajes en un Rompecabezas no es indicativo de que seas igual.

El que encajes en un Rompecabezas no es indicativo de que seas igual.

No quiero rechazar a nadie, no quiero pelear, sólo quiero ser, quiero vivir, no como solía vivir, no porque fuese malo, sino porque ya viví de esa forma, ahora quiero otra, Así que si de encajar se trata, sea de nuevo o sea en otra parte, eso ni yo lo sé, no sé cuando me llegué de nuevo esa frase que reza “ser como dos piezas de un mismo rompecabezas”. Por ahora no busco acoplar, no busco amoldar nada, sólo busco seguir, fluir, vivir. Por ello, no te acuestes sin conciliar tu sueño, sólo escúchate respirar, de seguro eso te relaja. No andes pensando en que echo de menos tal o cual cosa de antes, que el pensar a veces esclaviza.

¿Qué si soñaste con cual o tal cosa?, está bien, dicen que ese tipo de situaciones sólo las controla el subconsciente, no puedes hacer nada, pero en lo que si te puedes ayudar, es en como reaccionar luego de haber soñado. Tu decides si transformarlo en algo positivo, o simplemente dejarlo caer dentro de los brazos de tu nostalgia. Recuerda que todo es anecdótico, incluso aquel episodio en que puedas haber o no besado a alguien toda la noche, porque de seguro, ya en la mañana, ese momento, ese sentimiento, realmente no estará allí, será sólo parte de un holograma, un recuerdo.

Te preguntarás ¿Por qué no podemos simplemente cerrar todas las puertas? esa es una excelente pregunta, ya que tal vez logrando eso, puedas encontrar lo que estés buscando, que dicho sea de paso, puede ser que no sea yo, tal vez esa acción te lleve o te haga ver el sendero hacia un perfecto extraño, no es que yo quiera que seamos extraños, sino que tal vez lo que te haga falta sea uno. En tal sentido te reitero, que con mi conducta y mi razonamiento, no busco pelear, tampoco ignorar o causar dolor, sólo busco ser yo mismo, la más cercana copia de mi propia esencia.

Yo sólo quiero una vida en armonía de amor, pero del amor interno en primera instancia, de ese del que ya he hablado sopotocientas veces. Ya ni recuerdo como solíamos vivir, no porque fuese malo, sino porque ya no es, no soy, no eres y menos aún somos. Ahora hay otros libros, otras páginas, grandes, chiquitas, de colores, en blanco y negro, ha pasado por nosotros casi que una inmensa biblioteca, como la de Alejandría, y todo entre el trayecto de esos tiempos y estos otros. En todo caso, no te asustes, no te apegues, no te esfuerces más allá de lo sano, incluso no quieras dejar de fumar o hacer cualquier otra cosa que no esté en ti, y menos si es por el sólo interés de encajar de nuevo como si fuésemos dos piezas de un rompecabezas, ya que lo que será, será, y lo que no, no.

El Hombre es una pieza más del Rompecabezas de la Vida.

El Hombre es una pieza más del Rompecabezas de la Vida.

En ese sentido te recuerdo, que en esta vida somos sólo eso, recuérdalo, unas piezas más, amoldables o no, dos formas ínfimas que son parte de un infinito de otras tantas que forman una inmensa figura, Piezas de Rompecabezas pues, Piezas de Rompecabezas, sólo eso, Piezas de Rompecabezas.

Esta Nota fue escrita y publicada por Gustavo Adolfo Agüero Cruz para “El Blog de Gustavo”, gracias a la herramienta de WordPress para Blackberry Playbook.

 
2 comentarios

Publicado por en 13/05/2013 en Culturales, Opinion, PNL

 

Etiquetas: ,

Plegaria de Abril para el descanso y por Venezuela

Por mis hijos, por mi familia, por mis amigos, por Venezuela y por mí

Por mis hijos, por mi familia, por mis amigos, por Venezuela y por mí

Padre mío, ahora que las voces se silenciaron y los clamores se apagaron, aquí al pie de la cama mi alma se eleva a ti, te amo con todas mis fuerzas Señor. Deposito en tus manos la fatiga y la lucha, las alegrías y desencantos de este día y este mes que quedó atrás. Si los nervios me traicionaron, si los impulsos egoístas me dominaron, si dí entrada al rencor o a la tristeza, ¡PERDÓN SEÑOR!, si he sido infiel, si pronuncie palabras vanas, si me dejé llevar por la impaciencia, si fui espina para alguien, ¡PERDÓN SEÑOR! No quiero esta noche entregarme al sueño sin sentir sobre mi alma la seguridad de tu misericordia, tu dulce misericordia eternamente gratuita Señor.

Te doy gracias Padre Mío, porque has sido sombra fresca durante todo este día. Te doy gracias porque invisible, cariñoso y envolvente, me has cuidado a lo largo de estas horas. Señor, a mi derredor ya todo es silencio y calma, “te pido por favor que ese silencio y esa calma también la irradies sobre mis hijos, mis familiares, amigos, vecinos, compatriotas, pero por encima de todo, sobre mi bella nación”. Envía al Ángel de la Paz no sólo a mi casa, sino también a mi país. Por favor relaja mis nervios, así como el de mi pueblo, mi gente, sosiega mi espíritu, nuestro espíritu, inunda mi ser, nuestro ser, de silencio y serenidad.

Vela por mí, por nosotros todos, Padre Querido, mientras me entrego confiado al sueño, como también espero que lo haga el resto, como un niño que duerme feliz en tus brazos. Yo sé que en tu nombre, SEÑOR, descansaré y descansaremos tranquilos. Que así sea (AMEN).

 
4 comentarios

Publicado por en 01/04/2013 en Curiosidad, Opinion, PNL

 

Etiquetas:

Filosofando un rato

filosofarEs posible vivir en libertad, pero no hay libertad sin responsabilidad. La Responsabilidad es la capacidad de responder con consciencia en lo que generamos con nosotros y con los demás. Entonces, no hay libertad sin consciencia y no hay consciencia sin meditación. Sólo utilizando esa llave nos reencontramos con nuestra esencia.

Es posible vivir en libertad. La libertad, tu libertad, no tiene interferencias cuando la basas en un estado de consciencia, y ese estado de consciencia es posible sólo con el encuentro de nuestra verdad. Nuestra verdad la encontramos al hacer consciente las mentiras, y al hacer consciente las mentiras se revela la verdad.

Lo anteriormente dicho, no lo logran muchas personas, ya que para vivir a través de la verdad (o en verdad) se necesita (o necesitamos) mucho coraje, porque ella puede ser dura y poco diplomática, pesada y áspera, ya que su contenido no siempre gusta al interlocutor, pero a pesar de ello, si lo logras, habrás trascendido, porque al vivir en verdad, estarás viviendo en libertad.

Libertad es amor y el amor es solo aquí y ahora. El amor no tiene “peros”, y si tiene “peros” simplemente no es amor, ya que el amor es confianza, sin condiciones, pero por sobre todo, es el amor hacia uno mismo en primer lugar, más allá del que se siente por el otro, más allá de una ilusión, más allá de lo que te haga ver tu mente.

 
Deja un comentario

Publicado por en 01/03/2013 en Curiosidad, Opinion, PNL

 

Caminando te encontré y supe que me amabas

DiosHabía decidido no usar el carro hoy, por miles de factores, quería estar más cerca de lo cotidiano, de la gente, de mi ciudad, de mi mismo. Al sitio al que iba, no importaba cual, representaba el recorrer geográficamente algo así como las tres cuartas partes del poblado, incluyendo sus afueras. Pero que importaba, nada importaba sino el hecho de recorrer caminos, y con ellos, con el paso de las leguas, desarrollar esa comunicación interna que naturalmente fluye cuando te adentras por algún sendero.

Con cada paso dado un rostro nuevo, con cada bocanada de aire, una sensación de que a pesar de todo, ahí estaba yo, otra de tus creaciones. Por algo, por algún motivo me estabas haciendo recorrer ese trayecto. Las pulsaciones me indicaban que mi ritmo debía tener un destino, un sentido que si bien no sabía cual era, estaba intentado vislumbrar en lo que va de este año 2013.

Caminando y caminando me pasó algo curioso, cada vez que los pensamientos me llevaban a un punto sin salida, o intentaban desviarme de mi punto central, tu me colocabas en el trayecto a algún amigo de cualquier instante pasado de mi vida o a alguna persona conocida con la que me detenía a conversar y con las cuales, gracias a la distracción de segundos o minutos, me re-encausabas en lo prioritario.

Dios 2Luego, un previo para almorzar, alguien cercano me dio su cargador para recargar la energía de mi teléfono celular, Talal, su esposa y su hija de apenas meses llamada Camila. Plática amena y visión que me retrotrajo a aquellas épocas en las que pasé por esos momentos de coches, teteros y pañaleras. Sin duda alguna tu también estabas allí presente, porque comí rodeado de buena gente, acompañado y lleno de afecto, no permitiste que tomara los alimentos en soledad y a expensas de mi cerebro.

Gracias a tu anuencia se hizo corta la tarde, fluyeron mis diligencias y ya sólo faltaba emprender el largo camino de regreso a casa, el cielo algo nublado, no tanto como acostumbra por estos tiempos en San Antonio de los Altos, pero si con bastante frío desde el principio. Tanto había bajado la temperatura, que justo cuando comenzaba a pasar y recordar sitios algo nostálgicos de mi pasado reciente, tuve que obligarme a colocarme el suéter de lana, y con ello a re-enfocarme de nuevo en el sendero.

Gente trotando o haciendo ejercicios en las caminerías, así como niños y adolescentes practicando con sus patinetas, me impulsaron a entrenarme un rato en el lugar, barras fijas y máquinas para ser exactos, muy cerca de ese sector que está frente a una afamada farmacia franquiciada en la zona comercial. Ahí estuve otro buen rato, llenándome de energía, bañándome de gente y buena vibra, recibiendo esas otras sensaciones que también, de seguro estoy, tuvo que deberse a tus designios.

Dios 3Al rato, ya en vías de oscurecer, y habiendo emprendido de nuevo el camino de mi regreso, decido recortar trayecto para evitar la calle principal y su acostumbrado caos vehicular y peatonal de las horas pico, cuando de repente, en Los Castores me topé a los lejos, con la voz del párroco que justo a esa hora, las 06:00 pm, estaba oficiando la misa diaria del lugar. Cada vez que me acercaba más a esa voz potenciada por el micrófono, sentía una mayor sensación y más decidida voluntad de quedarme para escuchar lo que el buen pastor tenía a bien decir.

Ya ante el templo, no quise entrar, el mismo se encontraba abarrotado de gente. No quería interrumpir, era justo el momento de la lectura del santo evangelio, así que decidí sentarme en el banquito que se encontraba justo en el pasillo de afuera, al lado de una madre que daba de lactar a su bebé de apenas meses y a un hombre de mediana edad que intentaba controlar a un niño con exceso de azúcar e intensidad en su comportamiento.

Aunque con dificultad por el llanto del recién nacido, escuchaba como el padre hablaba de lo pernicioso de la envidia y de aquellas otras conductas, esas que a veces hasta siendo inconscientes, tenemos para con nuestros semejantes. Pero tal vez lo más hermoso de la lección, y de hecho, de mi caminata, mi día y de todo lo que va de año 2013, fue la respuesta que el padre dio a la pregunta de un feligrés.

Dios 4La persona le preguntó al párroco que cual debía ser la conducta correcta de un cristiano para evitar caer en este tipo de envidias, así como en la tentación de calumniar, juzgar o clasificar a los demás. Más nunca voy a olvidar la sabia respuesta que le dio el Padre: “Hijo, tu pregunta es interesante pero sencilla; para evitar caer en las actitudes y sentimientos negativos que tu mencionas, nosotros debemos centrarnos en actuar con base a los dos mandamientos fundamentales de la fe cristiana, o sea, Amar a Dios por encima de todas las cosas, así como Amar y Respetar al Prójimo como a ti mismo.”

No voy a negar la explosión de emociones que tal respuesta causó en mí, tanto, que tuve que limpiar las lágrimas de mi rostro ante la mirada acuciante del niño intranquilo y del señor que lo cuidaba. Esa era la respuesta que desde que finalizó el año 2012 estuve buscando a lo que me pasó. Si mi Señor, eso era, seguir siendo AMOROSO, primero ante ti por sobre todo, y luego seguirlo siendo con el prójimo, o sea, tratarlo con el mismo respeto y perdonarle por aquello que me haya podido hacer, siempre en el entendido de que debo comprender que es un ser de carne y hueso, un ser humano al igual que yo, y por lo tanto susceptible de cometer innumerables errores y tener miles de fallas.

Ahora entendía para que me hiciste prescindir de mi carro hoy, estaba en mi destino el llegar a pie ante ti y tu palabra, para que me dijeras que perdonara independientemente de lo que hubiese sucedido, para hacerme ver que no debía caer en la tentación de actuar con rencor y que debía evitar llegar al extremo de juzgar, clasificar y hasta calumniar a esa persona en función al engaño o dolor que haya podido infligirme. Fue justo en ese preciso instante que vislumbré que sólo necesitaba colocar todo en tus manos (en tu amor por sobre todas las cosas), ya que descargando todas esas dudas, malas sensaciones y otros sentimientos en ti, gracias a tu bondad, infinita sabiduría y misericordia, todo tiene el tiempo y el destino que merece.

Dios 5Tus palabras me hicieron recordar que uno no debe cambiar por el hecho de que le hayan hecho daño. Uno debe seguir manteniendo su esencia y seguir creyendo en las cosas nobles de la vida, en el correcto actuar, en los principios, en los valores, pero sobre todo, en el AMOR, a la vida, a la familia, a los amigos, incluso en el de pareja. Esa tu homilía de hoy me hizo ver que no debo dejar de ser el mismo romántico y buen samaritano de siempre, me enseñó que por muy malo que me haya ido en cierto momento, no debo dejar de ayudar y entregarme al prójimo, claro que con más sapiencia, pero siendo el mismo, ya que las acciones nobles están muy por encima del dolor y de las bajas acciones que por humanos todos somos tendentes a cometer.

Habiendo pasado todo lo relatado, un sólo pensamiento tuve de camino a casa: “Gracias Dios”, ya que con tu acción de hoy me hiciste ver cuan presente y cuan cerca estás de mí. Realmente me sentí respaldado y protegido y me di cuenta que ni por un instante has dejado de estar ahí, observándome, escuchándome, entendiéndome, hasta apoyándome.

Iba caminando e internalizando todo eso cuando recordé aquella canción que amalgama perfectamente lo que haces por mí, SUPE QUE ME AMABAS, concepto que me generó un gran alivio y me hizo regalarte esta humilde nota que con estas palabras estoy terminado: ALABADO SEAS MI SEÑOR DIOS.

 
2 comentarios

Publicado por en 28/01/2013 en Culturales, Historia, Opinion, PNL

 

Oṃ Śrī Mahā-Lakṣmīyai namah….¡Om! (Feliz Diwali o Día de las Luces)

Niña haciendo sus peticiones de Diwali en Nueva Delhi.

Recuerdo que era una noche de mucha humedad y calor, con cientos de personas atravesando la populosa y más afamada Avenida Saint James, en la ciudad de Port of Spain, Trinidad & Tobago. Era un día inexacto de noviembre y yo me encontraba ayudando a mi amigo Vimal Lakhan, quien para esos tiempo aprovechaba la llegada de ese mes para vender fuegos artificiales en la tienda que posee justo en la misma calle de su casa.

Por un lado intentaba decirle a mi hijo Sebastián que no se acercara tanto a los fuegos artificiales que encendían niños más grandes, y por el otro me centraba en mi hija Lorena Alejandra, a quien su “Sari” Morado (indumentaria femenina de estilo hindú) se le soltaba un poco, tal vez por ser algo grande para su diminuta humanidad. En eso, en estar al pendiente de mis hijos me centraba, cuando uno de los transeúntes se nos acercó, y viendo a aquella niñita pálida y de rulos dorados, una luz blanca entre ese mar de Indostanos, nos dijo la siguiente frase: “Oṃ Śrī Mahā-Lakṣmīyai namah….¡Om!” que al momento no entendía, y que luego me explicaron que significaba: “Por ti, a la Señora Gran Fortuna le doy reverencias.”

Esa noche era la primera en que contaba con la inmensa suerte de celebrar con amigos de la Comunidad India de Trinidad & Tobago, era el día en que se celebraba el Festival de las Luces al que ellos dan por llamar “Diwali”, ese festejo al que asistí desde lejos en años anteriores, sólo a través de la curiosidad y la ignorancia de un extranjero latino que nunca antes de pisar esa isla había oído en su vida hablar de tal acontecimiento.

Vimal, quien con gran paciencia siempre respondía a mis preguntas curiosas sobre sus Dioses y sobre su cultura milenaria y ancestral, me había invitado gracias a la decisión de ese sabio ser, y gran patriarca de la estirpe de los Lakhan, el “Gran Sugar” (su padre), como cariñosamente lo llaman en la cuadra, en Saint James y en toda la ciudad.

Ritual del encendido de velas y lamparas en Diwali.

Mientras se acercaba la hora de subir a celebrar con su familia, entre venta y venta de fuegos artificiales, Vimal me explicaba que al anochecer se abren todas las ventanas y puertas de las casas y en cada una de ellas se realiza un ofrecimiento de luz con una lámpara de aceite o una vela, rezando un mantra a la Diosa Lakshmi, a los fines de que ella entre y cuide su hogar a lo largo de todo el año. Recuerdo que mi amigo me decía que si bien en Trinidad no se estilaba, en India también se lanzaban barcos de papel o lamparillas encendidas a los ríos sagrados, con la curiosidad de ver cuan lejos llegaban, ya que a más distancia recorrida por los mismos, mayor será la felicidad en el año venidero para la persona quien los lanza.

Otro muchacho de la cuadra, de quien no recuerdo su nombre, me dijo que en Diwali se elaboran unos diseños llamados Manorā, que son unos dibujos hechos en las paredes que se usan como adornos durante todo el festival. Alguien también dijo que en la “Diáspora India” (en las comunidades hindúes fuera de la Gran Patria) se estila que a la salida del sol del día siguiente, es de ritual muy importante lavarse la cabeza, acto de higiene que busca el mismo significado y el mismo mérito que bañarse en el sagrado río Ganges (Gangā en Hindi).

Happy Diwali o Feliz Día de las Luces para todos Ustedes.

Ustedes me preguntarán a que viene toda esta información de la cultura y la nacionalidad India, a lo que yo les respondo que hoy martes 13 de noviembre de 2012, se celebra una fecha más del “Día de Diwali” (Deepvali o Deepawali en Hindi) que es una fiesta religiosa de ese país, así como de aquellos otros Estados en donde hay importantes comunidades de indioparlantes o con gran respeto hacia el Hinduismo, el Sijismo y el Jainismo.

Me preguntarán también mis lectores, está bien, pero ¿Qué es Diwali? y ¿En que se relaciona con nosotros? o ¿Por qué nos importa saber sobre tal tradición?. Diwali en sí, no es otra cosa sino la Festividad de la Luz o el Festival de las Luces, una celebración en la que se pide y se ora a la Diosa Lakshmi por obtener la prosperidad y las riquezas (de toda índole, pero sobre todo la espiritual) necesarias para sobrellevar la vida en este plano terrenal. Tal vez Uds. no sean tan ecuménicos o de verdad no estén interesados en tener una imagen de Ganesha, la otra deidad a la que en menor grado se le pide en estas fechas, pero yo considero que nuca está demás el alinearse y solidarizarse con las causas nobles, así como con las fechas espirituales en las que cree el ser humano, celébrense éstas en donde se celebren.

De igual forma, y para quienes sigan interesados en saber sobre esta celebración, les digo que esta es la fecha religiosa que marca el comienzo del año calendario indio, nunca se festeja en un mismo día del año de manera exacta, ya que tal fiesta debe cumplirse justo en el décimo quinto día más oscuro del mes de Kãrttika (periodo del calendario indio que cae usualmente entre el 21 de octubre y 18 de noviembre de cada año). Asimismo, siendo inexacta su fecha, también son inexactos el número de días que dura su realización, siendo la usanza más práctica y general la de las fiestas con 4 o 5 días de duración.

Las luces tradicionales de la celebración de Diwali.

Al respecto, por el hecho de que se celebra en el día más oscuro del invierno, los fieles prenden luces a lo largo de todas las ciudades en conmemoración del triunfo de Krishna sobre el demonio Narakasura, así como de la liberación de 16 mil doncellas prisioneras. También se celebra en esta fecha de Diwali, el regreso triunfante del Príncipe Rãma a la ciudad de Ayodhyã, luego de su victoria ante Rãvana, el rey de los demonios.

Como me dijo Vimal aquel noviembre de 2005, diversos dulces y postres son convidados a todo aquel que visite o pase cerca de cada casa, a los familiares, a los amigos, incluso a los transeúntes. Algunas familias incluso preparan platos más elaborados de la gastronomía India, comidas con las cuales hacen peticiones, rezan y oran para que los dioses les hagan cumplir sus promesas, luego de los cual entregan presentes, regalos y detalles a familiares, amigos y personas allegadas.

Los fuegos artificiales y las luces en las casas hacen que las ciudades Indias tengan una luminosidad impresionante durante la celebración del Diwali.

Desde ese día, y gracias a la “Familia Lakhan” pude vivir e internalizar un ritual de mucha espiritualidad y de mucha paz (a pesar del ruido de los fuegos artificiales de la medianoche). Ese día aprendí que Diwali en sí es un momento de luz para renovar la vida, tus promesas, tus cuentas, es momento para dejar atrás o desechar lo viejo, lo que ya no hace falta o lo que no sirve. Recuerdo que muchos hindúes pintan sus casas y hasta cambian de estilo y de look en una fecha como esta.

Pero no todo tiene que ver con la estética y la espiritualidad, ya que es una fecha para la reconciliación y la re-armonización con personas que por cualquier motivo se alejaron de tu vida. Diwali también es el momento de disculpar a aquellos a los que no comprendemos, incluso a los mal llamados enemigos, es en sí el simbolismo de una fiesta que te hace consiente de la necesidad del hombre de avanzar hacia “La Luz de la Verdad”. Es una celebración que te hace comprender que dirigiéndote hacia la luz serás menos propenso a la ignorancia y la infelicidad, hecho que te lleva a la “Victoria del Dharma (La Virtud) sobre el Adharma (La Falta de Virtud).”

Luego de todos estos conceptos y definiciones, les deseo la mayor de las luces en su vida presente y futura, a todos mis lectores, mis familiares, a los amigos, allegados, contactos, a todos Ustedes en general (incluso a aquellos desconocidos que puedan leer esta nota), agradeciéndoles también la paciencia que tuvieron para llegar a este párrafo, porque con ello también se ayudaron a transitar por el camino de la luz, esa en la que cabemos todos.

Feliz Diwali para todos.

 
Deja un comentario

Publicado por en 13/11/2012 en Culturales, Curiosidad, Historia, Opinion, PNL

 

Etiquetas: , , ,

PNL: ¿Qué es lo que se quiere? ¿Cómo hacer para avanzar hacia algo mejor? Cómo te defines, así actúas.

¿Acaso será el vino de la victoria o la amargura de la derrota?

Dado el éxito que en mis lectores generaron las notas acerca “¿De que depende el que seas feliz?” y “La importancia de cerrar ciclos en la vida”, ahora he querido escribirles sobre un tema que como todos los que tienen que ver con el crecimiento interno así como con los anhelos y proyectos del ser, es difícil de manejar por las personas.

Quiero hablarles específicamente de como definir lo que realmente se quiere y lo que es más importante aún, como hacer para siempre avanzar hacia algo siempre mejor. Para ello es necesario que les indique que todo lo opuesto a ello, a marcar objetivos, es pensar en problemas. Pensar en los problemas centra la atención en que todo está mal. Hay quienes se pierden en un laberinto de problemas buscando las causas y el por qué les suceden esas cosas, en lugar de preguntarse ¿Qué es lo que quiero?, ¿Cómo hago para avanzar hacia algo mejor?.

Es importante habituarnos a tener pensamientos positivos. Hay quienes se habitúan a hablar siempre de los problemas y a victimizarse de ellos. Mis experiencias antes de entrar al mundo del coaching, antes de que buscase herramientas para centrar y consolidar mi ámbito interno, mi espiritualidad y mi condición humana, ha hecho que cada día más me convenza del enorme poder que tiene la mente del ser humano. Las decisiones que tomamos determinan la calidad de nuestra vida.

Por ello es importante ver, elegir y hacer aquello que nos de satisfacción. Piensa en los sueños que deseas cumplir y conviértelos en metas reales. Observa que actitudes quieres cambiar que te harán sentir mejor y que te ayudarán a optimizar tus relaciones. A nuestra mente le gusta que le demos significados, que la focalisemos y dirijamos. Te sugiero dirigirla entonces hacia algo muy positivo y provechoso, que diseñes tu vida con fe, con paciencia, constancia y perseverancia, y acostúmbrate a felicitarte por cada logro y reto alcanzado.

Pregúntate si lo que estás haciendo hoy te acerca al lugar en donde quieres estar mañana

Si sientes que algo bloquea los cambios que deseas, fíjate si son tus hábitos, pues son el enemigo número uno para lograrlos. Recuerda también que así como te defines, así actúas. Nuestras vidas se han vuelto tan automáticas, llenas de innumerables responsabilidades y problemas, que hasta nos olvidamos de nosotros mismos. Te has preguntado en algún momento ¿Quien soy? ¿Cómo te defines a ti mismo? ¿Cómo te definiste en el pasado y como te defines ahora?.

Algunos habrán usado en sus definiciones palabras como: Soy bueno, amable, sincero, honesto, responsable. Otros quizá se respondan: Soy tímido, malhumorado, despistado, nervioso, etc. El definirte puede ayudarte a tu autoconocimiento en este momento. Fíjate si algunas de tus descripciones pueden estar siendo perjudiciales para ti. Muchas de tus proyecciones actuales son reflejos de experiencias del pasado. ¿Qué clases de etiquetas estás usando que puedan estar negando el desarrollo de tu potencial?

Cuando eras niño o niña, ¿Qué clase de mensajes recibiste de tus padres, maestros, amigos o de tu entorno?. Es muy probable que hayas escuchado frases como estás: “Eres malo o mala para las matemáticas”, “No sirves para la música”, “siempre te portas mal”, “eres insoportable”, “eres muy terca o terco”, “eres muy desordenada o desordenado”, “rebelde”, “siempre vas a ser un bueno o buena para nada”, “eres muy inamadura o inmaduro”, etc. En ese sentido es muy importante que reflexiones que muchos de esos comportamientos que te paralizan, son etiquetas que aprendiste del pasado.

Fíjate cuales etiquetas o descripciones de ti están evitando que asumas riesgos y tomes decisiones en tu vida, es necesario que las ubiques para que las puedas ir tratando hasta que te las puedas quitar de lleno.

Hay otras etiquetas que nos imponemos para evitar los cambios, tomar decisiones, soltar hábitos o cosas que no nos gustan, por lo que comenzamos a decirnos: “Soy demasiado viejo o vieja”, “muy torpe”, “siempre he sido así”, “soy tímido o tímida”, “yo no sirvo para cambios”. Cuando nos encontramos con situaciones que nos disgustan, en lugar de aceptarlas, nos engañamos poniéndonos etiquetas. Entonces decimos: “No soy bueno o buena para eso”, “tengo mala suerte”, “yo no puedo”.

Cuando te identificas con esas etiquetas negativas, garantizas que no te esforzarás en lograr cosas en tu vida. Mientras más identifiques tus etiquetas, comprenderás mejor tus actitudes en el presente. Fíjate cuales etiquetas o descripciones de ti están evitando que asumas riesgos y tomes decisiones en tu vida, es necesario que las ubiques para que las puedas ir tratando hasta que te las puedas quitar de lleno.

 

 
Deja un comentario

Publicado por en 30/10/2012 en Curiosidad, Opinion, PNL